Se mató un ícono de la corrupción financiera de España

20 Jul 2017

El banquero español Miguel Blesa, uno de los símbolos de la corrupción financiera de la última década, fue hallado muerto ayer en una finca de Córdoba, en el sur de España, con un disparo de escopeta en el pecho, que según los primeros indicios apunta a un suicidio, según fuentes policiales.

Blesa, de 69 años, había sido condenado en febrero a seis años de prisión por un delito de apropiación indebida por el caso de las “tarjetas black” de Caja Madrid, entidad que presidió entre 1996 y 2010, y estaba a la espera de que el Tribunal Supremo español confirmara su sentencia antes de ir a la cárcel. Ayer, cuando desayunaba junto con un grupo de amigos antes de salir de cacería, se levantó diciendo que iba a mover su coche en el garaje, donde se pegó el tiro.

Además de haber sido condenado por haber instalado un sistema de tarjetas ocultas al fisco, Blesa fue investigado por llevar a Caja Madrid al borde de la quiebra.

Entre sus manejos figuran la compra del City National Bank of Florida, de EEUU, adquisición que pudo acarrear pérdidas de 500 millones de euros a Caja Madrid, y un crédito sin garantías otorgado al empresario Gerardo Díaz Ferran, ex propietario de Aerolíneas Argentinas, hoy en prisión por llevar a la quiebra al grupo Marsans. (Télam)

Comentarios