Parentescos y relaciones cruzadas

19 Jul 2017 Por Indalecio Francisco Sanchez

La red de parentescos entre funcionarios del Instituto Provincial de la Vivienda y Desarrollo Urbano (Ipvdu) y propietarios de empresas constructoras sería mucho más prolífera que la comprobada entre Lucas Barrionuevo (coordinador de Programas Federales del organismo) y los hermanos Martín y Sebastián Nieva (tío y sobrinos políticos).

Los Nieva están a la cabeza de la empresa constructora Marán, que creció y sustentó su actividad casi completamente de la mano de la obra pública que surgió del Ipvdu, donde el tío se mueve con holgura y con poder de decisión. A la vez, Barrionuevo, consultado en “Panorama Tucumano”, el programa de TV de LA GACETA, había dicho que no conocía de “antes” a los Nieva, pese a que son sobrinos directos de su ex esposa. Posteriormente, el interventor del instituto, Gustavo Durán, aseveró que no estaba al tanto de nada de lo anterior y que no era su obligación estarlo. Curiosa cadena de omisiones y desconocimientos, en medio de la catarata de rumores que desde hace años existen alrededor de la empresa, de Barrionuevo y de familiares y amigos de los funcionarios de la entidad nombrados en el propio Ipvdu y al mismo tiempo “cercanos” a otras constructoras.

¿Nadie jamás investigó los “rumores”? ¿Durán, que admitió que existían esos chismes ante las cámaras de televisión, nunca intentó despejarlos o increpar a su funcionario y preguntarle si eran ciertos? ¿Si lo hizo, le mintió en la cara? ¿Si faltó a la verdad, con qué necesidad negó a sus sobrinos si su accionar estaba en regla? Demasiadas preguntas sin respuestas, como las que no logran dar esos empleados públicos que viven en countries con viviendas de valores cercanos al millón de dólares o que circulan con autos de alta gama de difícil alcance para aquellos que -como declararon- “apenas” viven de un salario del Estado.

El escándalo en el Ipvdu promete continuar inaugurando capítulos. No tan sólo porque la Justicia provincial, la Federal y organismos nacionales pusieron sus ojos sobre las posibles irregularidades, sino porque aparecen nuevos datos sobre los que serían vínculos entre funcionarios y empresas de sus familiares a cargo de obras del instituto. Por ejemplo, se acaba de postergar el inicio de una obra de remodelación en la sede del organismo, que iba a ejecutar una firma que estaría ligada al cuñado de Durán. Los parentescos se desparramarían en otras áreas, con sobrinos de los funcionarios en dependencias internas claves, con hijos de secretarias y secretarios en otras y hasta con parientes de unos y otros a cargo de obras cuestionadas en el interior profundo.

Eso no es todo: las cooperativas fueron las vedettes del sistema impulsado por José López y a través de ellas se hicieron viviendas y se pagaron millones por inspecciones dudosas. Se espera que los auditores de la Nación pongan especial atención en el Programa de Emergencia Habitacional. También que se indague qué pasó y qué relación tienen los que están a cargo de la Unidad Ejecutora Manantial Sur con empresas y funcionarios. En lo que se levanta, se halla algo extraño. También en la Dirección del Área Económica Financiera habrían habido cruces de influencias para cargos y obras.

Habrá que ver, por ahora, qué camino toma la Justicia. El secretario de Vivienda y Hábitat de la Nación, Domingo Amaya, afirmó que mandará una inspección, mientras que su aliada-enemiga Silvia Elías (extraños casos políticos de personas que comparten un frente electoral, pero se repelen mutuamente) solicitó al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que garantice que ese auditor sea “independiente”. ¿La senadora desconfía de Amaya? Más allá de ello, lo que se pretende es que aparezca el listado completo de empresas que realizaron obras para Vivienda y auditar si efectivamente se construyeron adecuadamente. También pedirían explicaciones sobre por qué muchas obras de Marán fueron subcontratadas a otras constructoras. Habría un patrón en ese sentido. ¿Tendrán que contar uno por uno los módulos habitacionales del barrio San Carlos II?

Comentarios