A 10 años de su muerte, Fontanarrosa es el rosarino más admirado

Hoy se cumple una década de la partida del humorista. El creador del famoso personaje Inodoro Pereyra cosecha más seguidores. El éxito, las revistas y El Cairo

19 Jul 2017

Con la idea de ver a sus amigos o la excusa de presentar algunos de sus libros, Roberto “El Negro” Fontanarrosa siempre se daba tiempo para llegar a Tucumán. Una de las visitas más recordadas fue la de julio de 1999. Aquella vez, el humorista descargó su filosa ironía sobre los políticos. Los dardos recayeron sobre Carlos Saúl Menem y Antonio Domingo Bussi. “Menem fue una fiesta para todos los humoristas; y no sólo él, sino todo su entorno”, le dijo a LA GACETA en una entrevista previa a su presentación en La Feria del Libro, donde firmó ejemplares y charló con sus lectores.

“Si fuera tucumano, ¿Con quién se hubiera divertido más, con Ramón Ortega o con Bussi?” fue la consulta periodística. “Creo que Bussi hubiera sido como una dictadura; pero la verdad, no sé, habría que preguntarles a los humoristas tucumanos. Con Bussi hicimos bastantes chistes con el tema de las cuentas en Suiza y otras cosas. Con Ortega también, pero es cauto con su imagen, tiene perfil bajo. Después de que dijimos que no sabíamos si era mejor que cantara o fuera político, y gastamos ese tema, no nos quedó mucho por decir. No es como Menem”, respondió en medio de una estruendosa carcajada.

Rosarino, fanático del fútbol, “padre” de Inodoro Pereyra y de Boogie El Aceitoso, “El Negro” fue un excelente narrador y uno de los mejores humoristas argentinos. Sus amigos lo definían como un hombre sereno, humilde, satisfecho, que vivió de lo que le gustaba hacer, y le apasionaba.

Hoy se cumple una década de su fallecimiento. Nació el 26 de noviembre de 1944. Su padre era vendedor de seguros y su madre, Rosa, una ama de casa preocupada por la educación de su hijo. En la casa de la calle Catamarca se hablaba más de básquet que de fútbol, porque su padre era fanático de ese deporte de altos que lo había llevado a jugar en la Selección.

Nunca fue buen alumno, se aburría en el colegio, pero en su casa se pasaba horas tirado en la cama devorándose las revistas Rico Tipo, El Rayo Rojo y Hora Cero. Dejó la escuela en tercer año y se anotó en un curso por correspondencia -los mismos que venían publicitados en las revistas- de la Escuela Panamericana de Arte, que dirigían dos maestros del humor gráfico y la historieta: Hugo Pratt y Alberto Breccia.

Fontanarrosa era una celebridad en Rosario. El cantante catalán Joan Manuel Serrat, que fue su amigo, recordó en varias ocasiones que caminar con él por la ciudad significaba detenerse a cada paso para saludar y conversar, principalmente, con desconocidos. El “Negro”, apodo por el que fue reconocido desde niño, escribía las viñetas durante la mañana y las enviaba a Buenos Aires, 300 kilómetros al sur de Rosario. Luego, intercalaba colaboraciones en otros medios, entre ellos la revista Humor, o aportaba ideas a los guiones de Les Luthiers.

Al final de la tarde se reunía con sus amigos en el bar El Cairo, que tenía como único atractivo ser la sede diaria de la llamada “mesa de los galanes”, con Fontanarrosa entre sus miembros. El resultado del encuentro cotidiano le servía, luego, de libreto perfecto para las historias que llevaba al papel en forma de viñeta, historieta, cuentos o novelas.

El gran escritor popular

Su percepción de las costumbres cotidianas, el oído atento para trasladar a un cuento el diálogo surgido en la mesa de un bar y un apetito literario que alimentó con la voracidad de un autodidacta transformaron a Fontanarrosa en el gran escritor popular de la Argentina, coinciden quienes estudiaron su trabajo.

Se había formado leyendo a Truman Capote, Ernest Hemingway y Scott Fitzgerald, entre otros grandes autores norteamericanos. El humorista publicó siempre en Ediciones de la Flor, la misma editorial que fue el hogar de Mafalda de Quino. Allí se destacaron “El mundo ha vivido equivocado”, “Uno nunca sabe”, “Usted no me lo va a creer” y “La mesa de los galanes”. Todos sus cuentos de fútbol fueron reunidos en “Puro fútbol”.

Decenas de cuentos de Fontanarrosa fueron adaptados a series televisivas, obras de teatro y películas. El próximo 3 de agosto se estrenará en Argentina “Fontanarrosa, lo que se dice un ídolo”, un film compuesto por seis de sus relatos.

Su vida no fue la misma desde 2003, cuando los médicos le detectaron una enfermedad neurológica (esclerosis lateral amiotrófica) que en forma progresiva lo fue paralizando. Uno de sus últimos personajes, antes de anunciar que ya no volvería a dibujar, lo hizo a pedido del club del que fue hincha apasionado, Rosario Central, que también formó parte de varias historias en sus cuentos.

Una vez le preguntaron a Fontanarrosa: “si existiera Dios, ¿qué le gustaría que le dijera al llegar al paraíso?”. “¡Llegaste, Negro!”, respondió. Tras el velatorio, un cortejo fúnebre recorrió la ciudad y lo despidió con la emoción y la gratitud que su figura siempre generó.


muestra
La última visita a tucumán en 2004
“La televisión fue matando poco a poco a la historieta”. Así lo definió el propio Roberto Fontanarrosa en su última visita a Tucumán. Aquella cita ocurrió el 5 de agosto de 2004, en ocasión de presentar una versión del Martín Fierro, que contenía sus ilustraciones. “El humor se sigue consumiendo, pero los formatos son distintos” advirtió aquella vez en la sede de la Fundación Banco Empresario, donde se expuso la muestra al público.
============06 TEX VARIOS ITEMS 1 (11616904)============
“inodoro”
el origen del nombre de un personaje
¿Por qué el Pereyra se llama Inodoro? le consultó LA GACETA. “Un amigo me contó una anécdota sobre un tipo que era muy bueno con los apodos -respondió Fontanarrosa- y que a uno que tenía aspecto criollo le había puesto Inodoro Pereyra. Pero esto fue mucho antes de haber creado el personaje, en el 72. Y como los 70 fueron años muy folclóricos hice una historia gauchesca y le puse ese nombre”.
============23 TIT Punto x punto HOG (11616832)============
El Día del Humorista 
n El 26 de abril de 2006, el Senado nacional le entregó la Mención de Honor  en reconocimiento a su trayectoria. 
n En diciembre de 2006, en la Feria del Libro de Guadalajara recibió el premio “La Catrina”.
n Dos veces (1992 y 1994) recibió el premio Konex de Platino. 
n En 2009, su personaje Inodoro Pereyra formó parte de “Bicentenario: 200 años de Humor Gráfico”.
n El 26 de noviembre, en conmemoración de su nacimiento, se celebra el Día Nacional del Humorista.
============23 TIT Punto x punto HOG (11616837)============
Traspasar las fronteras 
n Comenzó su carrera como dibujante humorístico en la revista “Boom” (de Rosario, en 1968). 
n Luego, el autor pasó a publicar en las revistas Zoom y Deporte 70. 
n Desde el principio, se destacaba por la rapidez y la seguridad con que creaba sus dibujos. 
n En 1973 comenzó a publicar en las revistas “Hortensia”, en “Satiricón” y en el diario Clarín.
n La fama de Fontanarrosa trascendió las fronteras del país. Sus trabajos fueron publicados en toda Iberoamérica.


Muestra
La última visita a Tucumán en 2004

“La televisión fue matando poco a poco a la historieta”. Así lo definió el propio Roberto Fontanarrosa en su última visita a Tucumán. Aquella cita ocurrió el 5 de agosto de 2004, en ocasión de presentar una versión del Martín Fierro, que contenía sus ilustraciones. “El humor se sigue consumiendo, pero los formatos son distintos” advirtió aquella vez en la sede de la Fundación Banco Empresario, donde se expuso la muestra al público.

“Inodoro”
El origen del nombre de un personaje

¿Por qué el Pereyra se llama Inodoro? le consultó LA GACETA. “Un amigo me contó una anécdota sobre un tipo que era muy bueno con los apodos -respondió Fontanarrosa- y que a uno que tenía aspecto criollo le había puesto Inodoro Pereyra. Pero esto fue mucho antes de haber creado el personaje, en el 72. Y como los 70 fueron años muy folclóricos hice una historia gauchesca y le puse ese nombre”.

El Día del Humorista 
El 26 de abril de 2006, el Senado nacional le entregó la Mención de Honor  en reconocimiento a su trayectoria. 
En diciembre de 2006, en la Feria del Libro de Guadalajara recibió el premio “La Catrina”.
Dos veces (1992 y 1994) recibió el premio Konex de Platino. 
En 2009, su personaje Inodoro Pereyra formó parte de “Bicentenario: 200 años de Humor Gráfico”.
El 26 de noviembre, en conmemoración de su nacimiento, se celebra el Día Nacional del Humorista.

Traspasar las fronteras 
Comenzó su carrera como dibujante humorístico en la revista “Boom” (de Rosario, en 1968). 
Luego, el autor pasó a publicar en las revistas Zoom y Deporte 70. 
Desde el principio, se destacaba por la rapidez y la seguridad con que creaba sus dibujos. 
En 1973 comenzó a publicar en las revistas “Hortensia”, en “Satiricón” y en el diario Clarín.
La fama de Fontanarrosa trascendió las fronteras del país. Sus trabajos fueron publicados en toda Iberoamérica.

Comentarios