El vivero provincial de La Florida plantó 121.000 ejemplares para el plan forestal

El programa oficial pretende alcanzar los 500.000 ejemplares por año. Lapachos, pinos, cipreses, eucaliptos crecen en el invernadero

18 Jul 2017
3

RIEGO. Algunos plantines están en tubetas; otros en bolsitas, de acuerdo al tiempo de siembra en el invernadero de la Reserva Provincial La Florida. la gaceta / foto de franco vera

El ambicioso plan de forestación, que desarrolla el Gobierno, pretende plantar “un árbol por cada tucumano” y se asienta en la producción del vivero provincial de La Florida, ubicado en Monteros. El programa oficial de tres años prevé una producción de 500.000 ejemplares por año.

En el vivero se plantaron 121.000 árboles desde enero a la fecha. Se trata de ejemplares de pinos, lapachos, cipreses, fresnos, hoveñas, y eucaliptos. “El plan funciona bien, porque hemos implementado los controles para que no se entreguen los árboles y todo quede en la nada”, afirmó Carlos Parajón, jefe técnico del vivero La Florida.

“Nuestro compromiso es llegar a producir 500.000 por año; por supuesto tendrán unos 15 centímetros y lo que haremos será activar los viveros municipales y comunales para que ellos críen los árboles -explicó Parajón-; También estamos trabajando con las escuelas agrotécnicas: nosotros producimos los árboles, la siembra en grandes volúmenes es complicada, y ellos se encargan de llevarlo a tamaño”, precisó.

El caso de la Escuela Agrotécnica de Santa Ana es un claro ejemplo del avance del programa oficial. Ese establecimiento tiene un terreno acorde para realizar una plantación forestal. En un espacio de dos hectáreas comenzó la plantación de pinos. “En esa porción de tierra, cabe un total de 670 pinos aproximadamente”, resaltó.

Los pinos se usan para madera de la construcción, porque es más barata, y también se utilizan para mueblería. Se trabaja de manera coordinada entre profesores y estudiantes. Para tener un buen rendimiento de la madera, los árboles deben alcanzar los 20 metros de altura al momento del corte.

En cambio, el eucalipto tiene más posibilidades de uso. “Se están plantando 1.300 árboles por hectárea; o sea el doble de los pinos, porque el eucalipto puede usarse para hacer postes de la luz con el tratamiento correspondiente o puede ser destinado a bioenergía o también como madera; en definitiva el eucalipto ofrece múltiples utilidades, porque la madera tiene mucho poder energético a diferencia del pino”, resaltó.

Los ejemplares de eucaliptos pueden alcanzar entre 30 y 40 metros de altura.

Los plantines

En el vivero se está trasplantando aguaribay. Se trata de una especie arbórea de hojas perennes perteneciente a la familia Anacardiaceae. Es originaria del sur de Brasil, Uruguay, y la mesopotamia argentina. Según los expertos, este árbol puede llegar a medir alrededor de 15 metros de altura. “Tenemos plantines pequeños de unos 10 centímetros que se destinarán al arbolado urbano en las zonas semiáridas como los Valles, en Trancas, o en el este tucumano”, indicó.

En 1936, cuando se creó la reserva se regaba a mano por canales que todavía quedaron, pero ya no se usan. La tecnología reemplazó la mano del hombre. Los climas variables permiten tener distintas especies en toda la provincia para uso forestal.

La tecnología modificó el sistema de siembra. Ya no se utilizan los almácigos en el suelo, sino en tubetas. El invernadero dispone de una sembradora neumática para eficientizar la siembra. Dentro de las bandejas se arma un sustrato que tiene abono de liberación lenta, que es donde se produce el nacimiento de las plantas hasta que tienen una determinada envergadura.

El ingreso principal a la reserva de La Florida está a la vera de la ruta 324 (interpueblos). Se accede a ese camino desde Monteros, pasando por la localidad de Capitán Cáceres, a unos 60 kilómetros al sur de San Miguel de Tucumán.

Dentro del predio de 9.000 hectáreas funciona el vivero de la provincia. Hay senderos para caminatas de una hora y media aproximadamente. Sólo los días hábiles.

Es la primera área protegida provincial del país. Se creó el 20 de noviembre de 1936. Por los senderos internos puede descubrirse los verdaderos testigos de la historia de esas tierras.

La zona, cercana al sitio de la primera fundación de Tucumán, era una importante vía de comunicación entre los pueblos del llano y los de los Valles. El camino de conexión era el que hoy se conoce como “Quebrada del Portugués”. Después del traslado de Tucumán a su actual emplazamiento se perdió esa comunicación.

Lanzamiento

El plan de forestación “Tucumán, nuestro jardín” fue lanzado por el gobernador, Juan Manzur, el 21 de marzo pasado, en ocasión del Día Internacional de los Bosques. Aquella vez, el secretario de Desarrollo Productivo, Álvaro Simón Padrós, dijo que se trataba de un trabajo interministerial.

“En mi caso tengo a cargo la producción de los árboles que se van a plantar en los próximos tres años”, resaltó.

Comentarios