Coronaron la antigua imagen de Nuestra Señora del Carmen, patrona de Famaillá

La ceremonia fue presidida por el arzobispo. Estuvo el gobernador Juan Manzur. La misa

18 Jul 2017

Cada 16 de julio Famaillá se viste de fiesta para honrar a su protectora, Nuestra Señora del Carmen. La antigua imagen es sacada en procesión por las calles de la ciudad y por la noche el pueblo celebra en la plaza con música y kermeses. Este año la fiesta tuvo un brillo especial. La sagrada imagen fue coronada por el arzobispo, monseñor Alfredo Zecca. Los actos fueron presididos por el gobernador de la provincia, Juan Manzur, la intendenta local, Patricia Lizárraga, y el diputado José Orellana.

La antigua imagen de vestir, de madera, data del siglo XVIII. La del Carmen es una antigua devoción del lugar. Según la tradición popular, la imagen fue trasladada por un monje carmelita hacia el pueblo de Famaillá hace más de 175 años y desde entonces los fieles la acogieron con gran devoción. Para que una imagen pueda tener la coronación canónica debe contar como mínimo con más de 50 años de antigüedad, tener un valor artístico particular y una documentación histórica que la avale.

La ceremonia fue presidida por monseñor Zecca. El primer mandatario provincial estuvo acompañado por la legisladora en uso de licencia Sandra Mendoza.

Como todos los años la imagen fue sacada en procesión por las calles de Famaillá, para la veneración pública. “Esta es la fiesta más grande de nuestra comunidad y de la que participan no solo los famaillenses sino también gente de toda la provincia”, explicó el diputado Orellana.

Las honras a la Virgen se suceden todo el año, en especial los 16 de cada mes, en la parroquia que se encuentra frente a la plaza principal. Esta advocación adquiere una presencia especial en la Galería de la Veneración ubicada en el ingreso a la ciudad de Famaillá, a la vera de la ruta. En ella se ofrece un espectáculo en el que se puede ver la elevación de la Virgen del Carmen al monte Carmelo, en una recreación para animar la fe de los creyentes.

Comentarios