Macri se pone al frente de la campaña con un discurso cargado de economía

El Presidente dijo que el dólar ya no es un problema y pronosticó que las elecciones coincidirán con una reducción histórica de la inflación.

16 Jul 2017
1

UNA “SELFIE” TODOS JUNTOS. El presidente Mauricio Macri se toma una fotografía con una vecina de Haedo y la gobernadora María Eugenia Vidal. fotos de dyn

BUENOS AIRES.- El presidente Mauricio Macri se puso al frente de la campaña electoral de la coalición oficialista Cambiemos y salió a tocar el timbre de vecinos en las afueras de Buenos Aires para sumar apoyo con vistas a las elecciones legislativas de octubre. El mandatario se sumergió en la campaña con un discurso de corte económico al decir que ya no había razones para preocuparse por el dólar y al augurar que “la Argentina llegará a las elecciones de octubre con la menor inflación en siete años”. Macri celebró que el país “esté creciendo” y afirmó que para que todo el mundo lo sienta, tendrá que crecer mucho tiempo seguido.

“Hemos aprendido de los errores de las últimas décadas, y confío en que estas elecciones sean una gran oportunidad para que los argentinos ratifiquemos esta decisión de cambio cultural y de valores”, declaró Macri a Radio Mitre. Y advirtió que un país no se construye en un año y medio, sino en muchos años, y recordó que no hay una solución milagrosa para sacar definitivamente a la Argentina de todos los problemas que enfrenta. Durante la mañana del sábado Macri recorrió la localidad de Haedo, en el Gran Buenos Aires, junto a la gobernadora María Eugenia Vidal, una de las políticas con mayor imagen positiva. Haedo (partido de Morón) es el barrio donde creció Vidal, quien publicó en su cuenta de Facebook que el de ayer “fue un timbreo de corazón”.

“No saben qué lindo es venir a mi barrio, a la carnicería adonde compraba, a la verdulería que iba cuando era chica, a ver las vecinas de mi cuadra”, dijo sonriente Vidal en un video. Macri, quien conoció al carnicero “Faby”, bromeó con los futboleros de Haedo. “Son todos de Boca, es una maravilla este barrio, me voy a mudar acá”, dijo.

La bronca de Salvai

El Presidente y gran parte de los ministros de su gabinete participaron ayer en el timbreo de lanzamiento de la campaña para las primarias del 13 de agosto, en la que se confirmarán los candidatos y los partidos que participarán en las elecciones legislativas de medio término del 22 de octubre. En esa ocasión se renovarán la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado.

El oficialismo no cuenta con mayorías propias en ninguna de las dos cámaras. “Aún con el apoyo que el cambio reciba de la gente, seguiremos sin mayoría en el Congreso”, reconoció Macri. Cambiemos decidió no realizar actos proselitistas, como los que encabezaron el viernes la ex presidenta y precandidata a senadora opositora Cristina Fernández de Kirchner. También optaron por este formato inaugural los precandidatos de extracción peronista y ex funcionarios kirchneristas Sergio Massa y Florencio Randazzo. “A veces da un poco de bronca escuchar ahora a quienes tuvieron la posibilidad de hacer mejor las cosas y dejar un país con 30% de pobreza”, advirtió al respecto el jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Federico Salvai.

En el timbreo de este sábado participaron, entre otros, los ministros Rogelio Frigerio (Paraná), Jorge Triaca (Almirante Brown), Nicolás Dujovne (Tigre), Guillermo Dietrich (San Fernando) y Germán Garavano (Berazategui).

Una coincidencia

Macri dijo que con la liberación del dólar y el control de la inflación el país empezó a caminar en la dirección correcta. Según su opinión, está avanzando la inversión en la construcción, en el campo y en la energía.

Macri señaló que los mandatarios extranjeros que vinieron a la Argentina como Barack Obama (ex presidente de Estados Unidos) y Ángela Merkel (canciller de Alemania), y los que él visitó en China y Japón coincidieron en que “el crecimiento depende de nosotros”.

El jefe de Estado aseguró que “se mata” todos los días para ver qué otra cosa puede hacer su gabinete para ayudar a que un argentino más tenga trabajo. Con relación a los posibles acuerdos con la oposición luego de las elecciones, Macri manifestó que siempre quiere acordar y se pronunció a favor de profundizar los consensos. Puso como ejemplo los acuerdos cerrados con los gobernadores respecto de la lucha contra el narcotráfico, de la educación pública y del yacimiento Vaca Muerta en la cuenca neuquina.

Al ser consultado sobre una posible reelección, el Presidente eligió responder con indicadores económicos, aunque después planteó que estará hasta que lo necesiten. “Cada día vas cambiando algo. Ya estamos empezando a producir más energía; dentro de cuatro años podremos exportar a Chile y, tal vez, a Brasil”, pronosticó.

Como chinos y europeos

Macri agregó que el campo ya creció el 20% y vaticinó que el año que viene crecerá el 20% más. “Tenemos que dejar de ser el granero para ser el supermercado del mundo. Tenemos que exportar alimentos con marca”, bregó.

En cuanto a la suba de la cotización del dólar registrada durante los últimos días, Macri insistió en que si se confía en que se va a ser cuidadosos y austeros, el dólar ya no tiene que ser un problema. “Tenemos que confiar en nuestra moneda. Nuestra preocupación central es la inflación: cuando baja, volvés a tener tu moneda, ahorrás en tu moneda, invertís con tu moneda. Es lo que hacen los europeos o los chinos. Ellos no están pensando en el dólar. El dólar no es nuestro foco en este momento; es bajar la inflación, aumentar el empleo y bajar los impuestos”, insistió el jefe de Estado. (Especial)

Comentarios