La NASA usará 25 telescopios para estudiar un posible asteroide desde la Patagonia

Llegaron al país 54 científicos de la NASA para observar esta noche un posible asteroide ubicado en los confines del Sistema Solar.

16 Jul 2017

Se realiza un megaoperativo astronómico al sur de la ciudad de Comodoro Rivadavia, para estudiar, en la trasnoche de este domingo, el objeto 2014MU69, ubicado en los confines del Sistema Solar y que alcanzaría unos 40 kilómetros de longitud. Ya arribaron a Argentina 54 científicos de la NASA, quienes contarán con el apoyo de la Conae y de la Universidad Nacional de la Patagonia.

La observación de este objeto se realizará a la 0.26 del lunes, durante un lapso de aproximadamente dos segundos. El responsable de cooperación en proyectos internacionales de exploración del universo de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), Stanislav Makarchuk, aseguró que “esta observación desde la Patagonia es muy importante para el avance de la misión New Horizons, la cual es revolucionaria, porque se propone estudiar el objeto MU69 con una sonda y nunca se ha realizado algo así con un cuerpo tan alejado de la Tierra”.

Si bien la observación durará solamente dos segundos, los científicos deben trabajar arduamente para reconocer el lugar exacto en que estará cada uno de estos telescopios que miden 2,50 metros de altura por 80 centímetros de diámetro y pesan unos 200 kilos.

Los astros parecen haberse alineado en favor de la ciudad de Comodoro Rivadavia. El doctor Marcelo Márquez de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (Unpsjb) explicó a la Agencia CTyS-UNLaM que “el asteroide pasará frente a una estrella y ello provocará una minúscula línea de sombra que cruzará transversalmente la Patagonia, a la latitud de Comodoro Rivadavia”.

En febrero de este año, cuando se produjo un eclipse anular, Comodoro Rivadavia fue una de las ciudades más privilegiadas para ver el “anillo de fuego” que produjo dicho evento. “Parece que los astros nos están eligiendo”, bromeó Márquez. Y aclaró: “En realidad, es un accidente astronómico y, como ejemplo, se puede mencionar que el asteroide 2014MU69 pasó frente a otra estrella a comienzos de junio, provocando una ocultación que pudo observarse desde Mendoza y desde Sudáfrica, pero no desde aquí”.

La geóloga planetaria Adriana Ocampo, una de las líderes de la misión New Horizons, explicó que, con la observación desde Comodoro Rivadavia, se va a intentar definir con mayor precisión las dimensiones de MU69, su forma, ver si tiene lunas, anillos, y se intentará verificar si hay otros materiales rocosos o polvo cósmico en su entorno.

La NASA ha puesto especial atención en el posible asteroide y aprovecha toda oportunidad para estudiarlo, no porque haya algún tipo de riesgo de que se aproxime a la Tierra, sino porque la sonda New Horizons va en camino hacia dicho objeto, a una velocidad de 50.000 kilómetros por segundo, al cual le pasará de cerca el 1 de enero de 2019.

De allí que quieren asegurarse de que no haya rocas o polvo cósmico rodeando a este objeto distante, porque una partícula minúscula podría destrozar a esta sonda que ha sido lanzada en el año 2006 y ya ha aportado imágenes de Plutón y su luna Caronte, lo cual permitió conocer mucho más sobre sus atmósferas. “Gracias a esta sonda, sabemos que Plutón es azul, con una atmósfera de nitrógeno y amoníaco; también sabemos mucho más sobre su dinámica interna y externa, y todas esa información permiten aproximarse a saber cómo se formó el sistema Sslar”, aseguró Márquez.

Los científicos entienden que MU69, ubicado en los confines del sistema solar, permitirá indagar sobre los orígenes de nuestros planetas. Aportará, posiblemente, información para entender de qué manera la Tierra obtuvo los elementos básicos y primordiales, los aminoácidos y las proteínas que eventualmente dieron origen a la vida.

“El objeto MU69, por estar tan lejos del Sol, en un ambiente de 40 grados Kelvis (-233 grados Celsius aproximadamente), quedó resguardado del paso del tiempo y es por eso que su estudio nos acercará más a la comprensión de la materia en los orígenes del sistema solar”, explicó Makarchuk.

La sonda New Horizons tiene un tamaño semejante al de un auto pequeño. “Mide 2,70 metros por 2 metros de ancho y 70 centímetros de alto, por lo que sería comparable a un Fiat 600”, ilustró el geólogo Márquez.

Comentarios