Tragedia de Mendoza: "no sabemos si Priscila volverá a bailar", dijo el papá de una adolescente que sobrevivió

La menor de edad fue sometida a una doble cirugía de columna, tibia y peroné, tras el vuelco.

15 Jul 2017
1

VUELCO EN MENDOZA. ARCHIVO

El padre de Priscila Alaníz, la adolescente de 13 años que se recupera en el hospital pediátrico Garrahan porteño, donde fue sometida a una doble cirugía de columna, tibia y peroné, dice que no sabe si su hija volverá a bailar y atribuyó a los choferes la responsabilidad del accidente en Mendoza en el que murieron 15 personas de un contingente de jóvenes bailarines de la localidad bonaerense de Grand Bourg hace más de 20 días.

"Mi hija era una de las pocas que iba despierta, se había acurrucado por el frío que sentían, los chicos iban dormidos", contó Carlos Darío Alaniz, de 34 años, el papá de Priscila en una entrevista con Télam en un bar frente al centro médico, en la que aseguró que la adolescente le dijo que antes del vuelco los choferes habían parado para mirar "algo en las ruedas".

"Es como si hubieran notado una falla y decidieron seguir. Los choferes tuvieron la posibilidad de haber evitado lo que pasó", añadió Carlos, quien renunció a su trabajo como mecánico para estar a tiempo completo en el hospital junto a su "única hija" y su esposa Magalí Del Castillo, de 33 años.

El hombre confesó que teme que los médicos le terminen dando un mal pronóstico y desconoce si Priscila volverá a bailar, pero se consuela asegurando que ella es muy positiva. "Cree que no siente sus piernas porque está sedada, que todo va a volver a estar como antes".

Desvalijaron la casa de una de las víctimas de la tragedia de Mendoza y se llevaron sus fotos

Carlos relató que luego del accidente 'Prisci' le preguntó "'¿quién murió pá?'" y cuando empezó a nombrar a sus mejores amigas, todas las respuestas eran "sí".

Pese a estar agradecido a Dios porque "ella está conmigo", el hombre dice que los médicos solo le informaron que hay que esperar por su recuperación pero admitió que su diagnóstico "pinta más negativo que positivo".

El siniestro vial ocurrió el domingo 25 de junio en la ruta nacional 144 a la altura de la Cuesta de los Terneros, en el departamento mendocino de San Rafael, cuando el micro en el que viajaba el grupo de la escuela de danzas "Soul Dance" de Grand Bourg, en Malvinas Argentinas, integrado en su mayoría por chicos y adolescentes, volcó por causas que aún se investigan con el saldo de 15 muertos.

Video: así bailaban los chicos de la escuela de danza que se accidentaron en Mendoza

El papá de Priscila detalló que los chicos viajaron a la ciudad de San Rafael, como todos los años, para realizar una exhibición de danzas y que cuando ocurrió el accidente regresaban de una excursión a Las Leñas para relajarse luego de su puesta en escena.

Al recordar lo que sabe de la tragedia, Carlos reveló que cuando el micro empezó a ir más rápido, las mamás y el profesor que viajaban con los chicos le pidieron al chófer que bajara la velocidad, pero el conductor les respondió: "si, ya se, siéntense que nos quedamos sin frenos".

En cuestiones de segundos, el ómnibus chocó contra la montaña y Priscila apareció debajo de la rueda del colectivo, con la pierna aplastada, relató el hombre.

Las últimas fotos de las víctimas de la tragedia de Mendoza

"Prisci me dijo que no había cinturones y que todo fue muy rápido. Cuatro mendocinos los ayudaron e hicieron un pozo con un destornillador para sacarle la pierna debajo de la rueda pero no le quisieron hacer un torniquete por miedo a que se siga fracturando la pierna", contó Carlos, quién confesó con pesar que su hija vio "partes de cuerpos".

"Estuvo consciente todo el tiempo, pero en un momento sintió que se iba. Me contó que vio a un muchacho que le tenia una mano y del otro lado había alguien que le agarraba la otra y le decía: 'todo va a estar bien, todo va a estar bien'. Pero cuando ella miró ya no había nadie", relató emocionado.

Horas después de la tragedia, Carlos viajó para encontrar Priscila en el hospital Teodoro Schestakow de San Rafael, donde fueron internados la mayoría de los heridos, y pudo abrazar a su hija. Allí la adolescente le confesó: "no siento las piernas papá", y más tarde los médicos le informaron que "tenía la médula cortada de raíz".

Desde allí Priscila fue trasladada al Garrahan, donde la operaron durante diez horas para corregir el desplazamiento de columna, la tibia y el peroné, por su rodilla expuesta y en el tobillo y un dedo.

Tragedia en Mendoza: la mayor parte de las víctimas tenían entre 8 y 15 años

Pese a que la justicia continúa la investigación sobre lo ocurrido, no hay imputados en la causa a cargo de Pablo Peñasco, titular del Segundo Juzgado de Instrucción de San Rafael, quien cambió recientemente la carátula a "homicidio culposo agravado y lesiones culposas agravadas en concurso ideal" en 15 y 21 hechos respectivamente, debido a que el principal involucrado en el accidente fue el chófer que murió en el lugar.

Por su parte, los últimos 2 heridos, Claudio Giménez, de 41 años, profesor y coreógrafo del instituto de danzas, y Malena Leiva, de siete años, fueron trasladados de San Rafael el jueves en un avión Hércules sanitario a Buenos Aires, donde continuarán sus tratamientos. 

En Esta Nota

Mendoza
Comentarios