La capacitación es el valor agregado en la empresa

Nueve de cada 10 argentinos consideran que la especialización es clave no sólo para mantener el empleo, sino también para el desarrollo de su carrera. Satisfacción con el trabajo

16 Jul 2017
1

ESTABILIDAD. En la Argentina, sólo el 10% de los trabajadores encuestados cambió de trabajo durante los últimos seis meses, según Randstad.

No hay dudas que la posibilidad de capacitación continua es uno de los principales instrumentos de seducción interna en las empresas. Tampoco que, frente a los constantes cambios de escenario, el empleado necesite renovar las herramientas para no quedarse en el inventario, en el pasado de una organización que tiende a mejorar su competitividad. Y esto ha quedado demostrado en una reciente encuesta realizada por Randstad, una compañía líder en gestión de Recursos Humanos. La cifra es contundente: nueve de cada 10 argentinos considera necesario seguir formándose, aun teniendo trabajo, para conservar o aumentar la empleabilidad. A su vez, 93% de ellos indicó que estaría dispuesto a ser capacitado nuevamente para evitar quedarse sin trabajo. Los resultados de Argentina están en línea con los del estudio a nivel global, ya que la necesidad de la formación continua es una prioridad para el 86% de los encuestados en los 33 países, mientras que el 89% está dispuesto a ser capacitado para evitar el desempleo o para apuntalar su carrera dentro de la organización.

En un contexto donde la tecnología y la digitalización de la economía avanzan sin pausa cruzando transversalmente todas las áreas y los procesos de las empresas, y redefiniendo cada vez más profesiones, la formación continua se presenta como la única alternativa para que los trabajadores se mantengan competitivos, a tono con un contexto de cambio permanente. Los encuestados para esta edición del Randstad Workmonitor dan cuenta de este contexto desafiante, ya que 94% de ellos afirmó que las personas desempleadas deben capacitarse lo máximo posible para que puedan ocupar los trabajos vacantes por la escasez de perfiles calificados.

“Actualmente la especialización en el trabajo ha aumentado y es necesario estar preparado para poder afrontar nuevas tareas o para aprender a hacerlas de otra manera”, dijo Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay. “El impacto de la tecnología está generando grandes cambios en muchas profesiones y posiciones laborales, al punto tal que la gran mayoría de las tareas que se realizan como parte del trabajo cotidiano se ha transformado en los últimos años”, completó.

Como emergente de este fenómeno, el desafío del trabajo del futuro empuja una mayor demanda de perfiles con formación en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática (STEM, por su sigla en inglés). “Si algo está claro en este marco de incertidumbre sobre el futuro del mundo del trabajo, es que difícilmente un profesional pueda desarrollar su carrera en el mediano plazo sin conocer y dominar las prácticas y herramientas que la creciente digitalización de la economía y el consumo trae consigo. Este cambio de herramientas, de procesos y de sistemas para hacer las cosas incide de manera directa en los skills que se necesitan de la fuerza laboral”, planteó Ávila.

El reporte de Randstad observó que, durante el segundo trimestre del año, el 69% de los argentinos aseguró estar satisfecho o muy satisfecho con su trabajo actual. Entre los mayores de 45 años el nivel de satisfacción asciende al 72%, mientras que desciende al 64% entre los jóvenes de 18 a 24 años. En la región, México es el país con mayor satisfacción laboral (82%) seguido por Brasil (75%), Argentina (69%) y por último Chile (66%).

Comentarios