Murió tras ser acuchillado en el barrio 240 Viviendas

Familiares de la víctima dijeron que se trató de un homicidio en ocasión de robo, pero en la zona escucharon gritos como de una riña

14 Jul 2017

Los vecinos del barrio 240 Viviendas, ubicado al sur de la ciudad, se despertaron con los gritos de un joven. Cuando salieron lo descubrieron con una herida en su pierna derecha. Llamaron a la policía y una patrulla lo llevó hasta la avenida Independencia, donde lo subieron a una ambulancia; pese al intento de los médicos por reanimarlo, llegó sin vida al hospital Padilla.

“El joven se murió desangrado, como un perro. La ambulancia se demoró mucho porque no todas entran aquí, menos a la madrugada. La noche es muy peligrosa en esta zona”, admitió, con resignación, Luciana García, vecina del barrio.

Franco Ariel Agüero tenía 22 años. y vivía en el cercano barrio Elena White. Los médicos poco pudieron hacer para salvarle la vida. La herida provocada por un arma blanca le había generado lesiones que necesitaban una atención urgente, algo que no sucedió.

Poco después comenzaron a llegar al Hospital Padilla los familiares de la víctima. Hablaron con los policías de Homicidios, que se encuentran actuando bajo las órdenes del comisario Daniel Cuellar. Según la versión que aportaron el joven había sido herido en un intento de robo. Además, comentaron que el ataque se había producido cuando Agüero se desplazaba en una moto con un amigo; al que nunca pudieron identificar. Los vecinos que fueron entrevistados por los policías tampoco pudieron confirmar esa versión.

Lo que sí dijeron los vecinos es que habían escuchado los gritos característicos a una riña callejera. Los pesquisas, según comentó una fuente policial, ya sabían que la víctima se había peleado con un hombre, que tampoco pudo ser individualizado.

Ahora los efectivos de Homicidios tratan de determinar quién es ese sospechoso. Los policías, por el temor de los vecinos, creen que podría ser alguien poderoso en el barrio.

Ante la GACETA, la gente del barrio dijo que de noche esa es una “zona liberada. Se vende mucha droga por aquí. Están los adictos que hacen cualquier cosa por quedarse con una dosis y los soldados de los transas que lastiman a los que no les pagan o los que hacen problemas”, comentó Fernanda Ramírez. La investigación del caso le corresponde a fiscala Adriana Giannoni, quien se encuentra de turno en la feria judicial.

Comentarios