Cartas de lectores

14 Jul 2017

No es árbol, sino la burocracia

El pobre árbol ubicado en la vereda de mi domicilio llegó a su fin. Creo que se secó, eso parece. Espero que no produzca una desgracia (que el árbol caiga sobre un vehículo, o sobre una persona), por su altura, de aproximadamente seis metros, y por su copa hacia la calle por las podas irresponsables de EDET u otras empresas que perjudican con su cableado. Las raíces, que ya sobresalen, rompieron la vereda y obstruyeron los caños, así como el ingreso al garage. Esto no fue desidia de la propietaria. Me cansé de presentar notas y fotos; en diversas oportunidades vinieron a inspeccionar y el resultado fue nulo. Hoy, a 24 metros de mi domicilio funcionan un jardín maternal y un gimnasio. Cansada de no obtener respuestas, ayer al mediodía me presenté en las oficinas de Parques y Jardines, por supuesto sin solución alguna. Luego de deambular entre las oficinas de los jerárquicos (Dirección, Vicedirección), fui atendida por alguien que no se identificó, y que me dijo: “recurra a los medios de comunicación, ya que los trámites en estas oficinas son burocráticos”. Entonces, ¿para qué están, si a los ciudadanos que pagamos sus sueldos no nos dan la solución?

Sara Ester Bulacio

Avenida Coronel Suárez 151

San Miguel de Tucumán


Fueros parlamentarios

Un tema de la semana que despertó la curiosidad por parte de la población fue el de saber en qué consisten los denominados fueros parlamentarios, de los cuales gozan tanto diputados como senadores nacionales y ministros. Esto, que puede ser considerado como un privilegio, es lo que resguarda las opiniones y el accionar de los representantes del pueblo, que desarrollan sus tareas por imperio de la soberanía popular. Los fueros tienen una íntima relación y están ligados con la independencia que tiene el Poder Legislativo en una democracia. Los mismos encuentran sus antecedentes en la Inglaterra del siglo XIV; servían como contralor de los representantes ante el avasallamiento o poder del rey. Casi todas las legislaciones que implementaron tanto el sistema presidencialista como el parlamentario adoptaron esta protección justamente para que aquel no se sintiera preso del poder omnímodo del rey o de los presidentes. La Francia de 1789 los adoptó en medio de la Revolución de la Bastilla. Nuestra Constitución los reconoce debidamente y fija el procedimiento para desaforar a aquellas personas que considere incursas en un delito pedido por la justicia o de inhabilidad moral para ejercer el cargo que el pueblo le brindara. Muchos se preguntan porqué aquellos tienen este privilegio: es precisamente para brindar la protección para que puedan ejercer libremente su cargo, lo que no les da derecho a cometer delitos o tropelías amparándose en los fueros. En la historia política de nuestro país, más allá de considerar indigno que una persona como el actual diputado nacional De Vido -que tiene el récord de procesos y denuncias como ministro de Planificación durante la “década ganada”- no tiene ni el pudor que tuvieron otros. Tal el caso del doctor Eduardo César Angeloz, quien en 1997, al ser acusado por delitos contra la administración pública, obró como persona de bien pidiendo su desafuero, lo que la Cámara le otorgó; al declararlo inocente la Justicia de ese entonces, reingresó a la misma. Distinto es el caso del desafuero de Ricardo Balbín, quien ejerció una brillante exposición en su discurso de la sesión del 29 de septiembre de 1949, pero la Cámara votó su desafuero por causas políticas, y debió purgar un año y meses en prisión justamente por decir la verdad y defender la libertad. La Ley 25.320 del 8/9/2000 reglamentó la Ley de Fueros. Reconozco que para aquellas personas sin conocimiento les puede parecer violenta, como aprovechamiento e inmunidad, pero tiene una explicación histórica, por más aborrecible que pueda resultar la persona cuestionada a la cual se le debe brindar todas las garantías para su defensa. La doctrina y prestigiosos constitucionalistas como Daniel Sabsay, Gregorio Badeni -verdaderas instituciones del Derecho Constitucional- ponen la luz en la oscuridad, justamente para evitar no caer en facilismo, que pueden resultar simpáticos en el momento pero que se vuelven producto de la demagogia en contra con el transcurrir del tiempo. Ninguna persona que ejerza un cargo parlamentario de por sí puede despojarse de los fueros; es la Cámara la que debe tratar de resolver la cuestión y por una mayoría calificada de los dos tercios.

José Luis Avignone

[email protected]


Whipala

Estimo que si cada grupo étnico o con particulares características, se les da por enarbolar un pabellón que los identifique, estamos en el horno. Cada acto oficial tendría más abanderados que el público asistente. Al respecto de esta bandera y su ley obligatoria, considero necesario recordar los sucesos del 12 de octubre de 1492 pues desde esa fecha españoles, portugueses, ingleses, franceses, otros europeos y también africanos, asiáticos y pueblos aborígenes de este continente americano, cruzaran sangre y cultura. De esta heterogénea mezcla de asombros y lágrimas surgiría un nuevo tipo de hombre. Como diría el gran Simón Bolívar: casi un nuevo género humano. Por ello el presidente Yrigoyen en 1917 instauró el 12 de octubre como el “Día de la Raza” y no el día de las razas; pues esa Raza insinúa la unidad y el nacimiento de un nuevo tipo humano fruto de la fusión de razas, como en un crisol. Tiene unidad, lo que no significa lo uniforme, sino por el contrario, garantiza lo plural. Reconoce y respeta lo diferente y lo distinto y sin embargo se puede decir que es uno. Tiene identidad, pero no está terminada, está en construcción constante. Ya no somos españoles, portugueses, ingleses, franceses, etcétera; ni tampoco somos mayas, aztecas, incas, araucanos o mapuches: somos mestizos. Lo diverso, lo plural, lo mestizo se conjugaron para darnos una sola identidad: argentinos y tucumanos. Enarbolar los estandartes que nos identifican –la enseña nacional y la bandera de Macha (que asombrosamente reemplazó al blasón de la cruz)- son presencias suficientes de identidad. Como ciudadano tucumano espero el veto gubernamental.

Luis Vides

[email protected]


Insensibilidad social

Sin dudarlo, repugna al espíritu de los ciudadanos las medidas gubernamentales que atentan contra la economía de la nación y por ende a todos los pobladores, especialmente aquellos con necesidades insatisfechas que requieren urgentes soluciones. Haber asignado 2.500 millones de pesos para disponer la provisión de boletas para las próximas PASO, suma que deberá ser repartida a las listas que presenten los candidatos, entendiendo a las listas y no a los partidos, lo que permite que un partido de neto corte nazi presente seis listas y deba recibir 20 millones de pesos, que es una aberración ya advertida por el Dr. Fait, ex juez de la Corte Suprema quien con clarividencia explicó que se estaba instalando un sistema perverso que incidiría en provecho individual de los componentes de las llamadas listas. Pensemos que con ese monto de dinero, por ejemplo, se podrían construir no menos de 2.500 casas confortables, que, como contrapartida los beneficiarios podrían pagarlas a largo plazo y ese dinero permitir realizar nuevas obras. Estos hechos son verdaderamente preocupantes, porque hacen pensar que hay una insensibilidad social, desde ya inaceptable, ante la dilapidación de los bienes del Estado , que indudablemente deben ser volcados a las necesidades más acuciantes de nuestra población y no desgastarlos en aquellos políticos cuyo norte es la ambición personal. Creo que nuestro deber como ciudadanos es hacer sentir nuestro desagrado ante tan pésimo manejo de los bienes del Estado que nos pertenecen a todos.

Francisco Hugo Palazzo

Esteban Echeverría 55

San Miguel de Tucumán


POLICíA MUNICIPAL

La ciudad de San Miguel de Tucumán necesita más agentes de tránsito y la vía pública que fraudulentos policías de seguridad. En toda la Capital abusamos impunemente de la vía pública a cualquier hora, estacionamos donde queremos, vendemos cualquier cosa, como sea y donde se nos antoja, porque falta personal para controlar nuestra mala educación; así lo dice el subsecretario de la unidad operativa municipal, y el sindicato prohíbe que los municipales trabajen de 22 a 7 y feriados, aunque las ordenanzas rigen las 24 hs de los 365 días del año. Con el agravante de que los concejales no tienen autoridad legal para obligar con una ordenanza, a ningún empleado municipal a cumplir funciones de seguridad (sin armas también es ciudadano víctima), en horas nocturnas ni en barrios apartados del centro, porque están protegidos por la ley nº 5.473. La seguridad de las personas y las propiedades es responsabilidad indelegable de la Provincia. Como representantes de los ciudadanos deben legislar seriamente, y si dudan hagan un plebiscito sobre el caso, antes de que se lo declare inconstitucional.

Roberto N. Córdoba (h)

San Lorenzo 4.355

San Miguel deTucumán


La libertad y el ser individual

Quienes actualmente pasamos los 50 crecimos mirando en la televisión a los superhéroes tales como “El Llanero Solitario”, “Batman”, “El Zorro” y otros, que además de enseñarnos que la justicia es un bien, nos transmitían la imagen de que nada que tenga que ver con esto se puede hacer solo. Por lo tanto, El Llanero tenía con él a Toro; Batman, a Robin; y El Zorro a su amigo Bernardo, que se hacía pasar por sordomudo para ser los oídos de su benefactor social y amigo. Algo similar, pero a la inversa, pasa en el mundo delictivo. Habría menos delito y sería más fácil de controlarlo si no existiera la complicidad. Es muy difícil, para quien delinque, tener éxito en soledad. En Argentina, por ejemplo, el kirchnerismo robó lo más que pudo durante los 12 años de su gobierno. Y pudo hacer esto por el engranaje casi perfecto de complicidad que existió en ese tiempo, en el cual el ciudadano común debía mirar y callar para no perder su trabajo, mientras algunos jueces, fiscales, partidos políticos y hasta punteros silbaban mirando al cielo. Esto, se supone, a nadie debería agradarle. Pero, insólitamente, cuando comenzaron a aparecer las denuncias, gran parte del pueblo se posicionó en actitud de guerra para defender a los que robaron. ¡Y lo siguen haciendo! Esto, obviamente, a raíz del fanatismo que los tiene atrapados, algo que no es bueno en ningún ámbito, especialmente en el de la política, puesto que va en contra de nuestros intereses medulares. Ya simpaticemos con los peronistas, kirchneristas, macristas, etcétera, no es bueno que miremos con la mente cerrada lo que hacen sus conductores. Creo que pasarán muchos años hasta que aprendamos que la libertad comienza en el ser individual.

Daniel E. Chávez

Pasaje Benjamín Paz 308

San Miguel de Tucumán

Comentarios