Entre la economía y la corrupción

14 Jul 2017

Cecilia Caminos - Agencia DPA

La marcha de la economía y las denuncias de corrupción animarán a partir de mañana la campaña electoral para las primarias de las legislativas de octubre, que marcarán el pulso de la segunda mitad del Gobierno de Mauricio Macri y el futuro político de Cristina Fernández de Kirchner.

El 13 de agosto se realizarán las PASO, por más que la mayoría de los partidos presenten listas únicas. Servirán sin embargo para definir a los candidatos y como un enorme sondeo a nivel nacional previo a las legislativas de octubre.

La coalición gobernante Cambiemos aspira a mejorar su representación en el Congreso, donde hoy no cuenta con mayorías propias. Macri medirá además el pulso al respaldo popular con el que podría contar para una eventual aspiración a la reelección en 2019.

Pero la compleja situación económica que vive Argentina, con una tibia recuperación que aún no se palpa en la vida diaria -unida a una elevada inflación- podría volverse en contra del Gobierno.

La madre de las batallas electorales se librará en la provincia de Buenos Aires, con el regreso de la ex presidenta, Fernández de Kirchner, al centro del escenario político como precandidata a senadora de su nuevo frente Unidad Ciudadana, tras decidir no postularse por el Partido Justicialista. Allí se medirá con el saliente ministro de Educación, Esteban Bullrich, por Cambiemos; y los peronistas Florencio Randazzo, que encabeza el núcleo tradicional no kirchnerista, y Sergio Massa, líder del Frente Renovador, entre otros.

Un buen resultado podría catapultar a Fernández de Kirchner de regreso, mientras que un revés electoral podría significarle el final de su carrera política, al menos por un tiempo.

La ex mandataria deberá lidiar sin embargo con el frente judicial como principal rival, ante el avance de las investigaciones sobre corrupción durante sus dos mandatos que la tienen a ella y a varios de sus ex funcionarios bajo investigación en diversas causas.

“Mirá lo malo que habrá sido este gobierno que Cristina resucitó políticamente”, declaró esta semana Massa, quien al igual que Randazzo quedó en medio de la polarización entre el kirchnerismo y el oficialismo. Ambos aspiran a circular por “la ancha avenida” del centro del arco político.

Fernández de Kirchner inaugurará mañana su campaña con un acto en la ciudad de Mar del Plata. Massa se presentará junto a la diputada Margarita Stolbizer en la localidad bonaerense de Tigre, su bastión político en el que fue intendente, mientras que Randazzo lo hará en la ciudad de Bolívar, a unos 350 kilómetros de la capital. Macri se pondrá al frente de la campaña de la coalición Cambiemos y participará el sábado activamente en los ya habituales “timbreos” oficialistas, en los que funcionarios y candidatos de la alianza de centroderecha buscan un acercamiento cara a cara tocando el timbre a vecinos por distintos barrios de la ciudad y sus populosos alrededores, y diversas localidades más alejadas.

Comentarios