Qué pasó con el adolescente que está acusado de atropellar a Paula Argañaraz

La chica se recupera en su casa de las secuelas que le dejó el accidente.

13 Jul 2017
1

EL AUTO. El Honda Fit quedó con abolladuras luego de haber embestido a Paula Argañaraz. ARCHIVO

Luego de haber permanecido varios días alojado en el instituto de menores Roca, el chico de 16 años que está acusado de haber atropellado a Paula Argañaraz retoma de a poco su vida normal, aunque con restricciones.

La Justicia determinó que sea alojado en la casa de unos tíos que viven en el mismo country donde él vivía con su mamá cuando ocurrió el accidente.

"Cada mejoría de Paula es como nacer de nuevo"

Además, tiene la obligación de asistir a clases y de continuar con los entrenamientos de rugby. Lo que no puede hacer es conducir vehículos, entre otras cosas.

Recuperación

Casi un mes y medio después del accidente, Paula recibió el alta y regresó a su casa. Su recuperación es lenta a causa de la gravedad de las lesiones que sufrió la madrugada del 5 de junio, cuando fue atropellada en la avenida Aconquija, en Yerba Buena.

Paula todavía no puede caminar ni sentarse. Por eso pasa el tiempo entre series de televisión y libros de Medicina. Su ánimo, según su padre, es bueno cuando no siente dolor. Y aunque el golpe en la cabeza le afectó un poco la memoria, ella puede tener largas charlas con sus visitas. El pronóstico es alentador: si todo sale como lo esperan, apenas tendrá algunas secuelas mínimas.

El caso

La noche del sábado 3 de junio, Paula fue a un cumpleaños. Sus amigas habían decidido ir a bailar, pero ella prefirió encontrarse con su novio. Cuando cruzaba la avenida para encontrarse con el muchacho, fue atropellada. Gracias a la viralización que le dio su hermana Laura al caso, de inmediato se convirtió en uno de los temas más comentados en las redes sociales en la provincia.

Con las cámaras, el fiscal Diego López Ávila identificó el automóvil y pidió la detención de su dueña, la odontóloga María Berta Poliche. La mujer se presentó a declarar, pero López Ávila la frenó y le advirtió que, tarde o temprano, sabría quien manejaba el auto. En ese momento, ya se sospechaba que, tras el volante, estaba su hijo de 16 años. Finalmente el adolescente admitió que era él quien manejaba.


Comentarios