Los brasileños habrían clonado al menos 54 tarjetas, pero no hay denuncias

Hasta el momento, nadie se presentó como víctima en la Justicia Los sospechosos quedaron detenidos y el caso será investigado durante la feria judicial, por la fiscala Adriana Giannoni

11 Jul 2017
1

CAJEROS AUTOMÁTICOS. En estos dispositivos se suelen realizar los fraudes. ARCHIVO

Entre los cientos de elementos que les secuestraron a los dos hombres brasileños que se encuentran detenidos en Tucumán por fraude, existen 54 tarjetas de débito con información clonada, y listas para retirar el dinero de usuarios de cuentas bancarias que ni siquiera sabían que eran cómplices de este delito. De hecho, se cree que aún no lo saben, porque hasta el momento ningún particular se presentó como víctima en el caso, y tampoco lo hicieron las entidades afectadas.

Según comentaron fuentes del caso, los plásticos fueron encontrados en el bolso del más grande de ellos, de 50 años -el otro acusado tiene 30- cuando intentaba huir de la ciudad en un colectivo. A este hombre lo vigilaron hasta que salió del hotel del parque 9 de Julio en el que se encontraba y lo atraparon antes de que pudiera llegar a la Terminal de Ómnibus. Pese a que su cómplice fue sorprendido mientras atacaba un cajero en la esquina de General Paz y avenida Colón, las tarjetas clonadas serían de distintos bancos.

Los dos acusados fueron presentados ante el fiscal Arnoldo Suasnabar, quien pidió la detención de ambos antes de que comenzara la feria. Por la relevancia que adquirió el fraude, el funcionario judicial solicitó que fuera tratado durante el receso judicial, por lo que ahora quedó en manos de la fiscala Adriana Giannoni.

Entre otras pericias, los investigadores de la Policía están estudiando el celular de los acusados y también una computadora portátil que estaba en la habitación del hotel de uno de ellos. Con los primeros elementos se intentará saber si -como se sospecha- efectivamente forman parte de una banda que habría atacado en distintos puntos del país de la misma forma y con ganancias millonarias; de hecho, se estima que podrían formar parte de una organización que atacó en Córdoba y se quedó con unos $ 800.000 Con la computadora, por su parte, se buscará conocer los softwares que utilizaban para clonar las tarjetas de débito.

En su intento de dejar la provincia, el acusado más grande solo se llevó las tarjetas. Al parecer, ya sabía que había detenido a su amigo cuando intentaba atacar un cajero automático. Por esta razón, cuando los efectivos allanaron su habitación, encontraron un instructivo para utilizar distintas tarjetas, cinta adhesiva con pegamento en los dos lados (posiblemente para copiar las bandas magnéticas de los plásticos de sus víctimas) y elementos para construir una cámara casera, con la que se presumía que espiaban las contraseñas de los usuarios. Esta medida recayó en los efectivos Gustavo Mercado, Walter González, Néstor Salazar y Eduardo Coronel, bajo la coordinación del comisario Jorge Juárez. Con estos secuestros, se engrosó la acusación en su contra.

En cuanto a los acusados, apenas se pudo saber su edad y que ambos son oriundos de la misma región del centro de su país: Distrito Federal, donde se ubica la capital, Brasilia. Al ser aprehendidos fueron llevados a la seccional 3°, pero cuando se pidió su detención se los trasladó hasta la Dirección General de Investigaciones (ex Brigada), donde esperan saber si se les pedirá la prisión preventiva en algunos días.

Comentarios