Un paso significativo en la lucha contra el HLB

11 Jul 2017

Tres letras pueden tener un poder destructivo impensado, mucho más si están emparentada con ese animal fabuloso con forma de reptil muy corpulento, con garras y alas, y de extraña fiereza y voracidad. El Huanglongbing, más conocido por su sigla HLB, viene desparramado estrago desde hace tiempo a su paso. En la primera década del siglo XXI, ingresó a Honduras, México, Costa Rica, Panamá, Brasil y Estados Unidos.

La semana pasada, tuvo lugar la presentación y el lanzamiento del Programa Provincial de Prevención del HLB surgido de un convenio de cooperación y asistencia técnica entre el Ministerio de Desarrollo Productivo de la provincia y la Asociación Tucumana de Citrus. El principal objetivo es conservar el status de provincia libre de HLB.

Se diseñará además un servicio de barrera para el control fitosanitario en Tucumán; se capacitará al personal que integrará el equipo técnico de las barreras fitosanitarias móviles, sobre aspectos técnicos del HLB, seguridad vial y cuestiones legales; se efectuarán campañas de prensa y difusión para concientizar a los productores, comercializadores y a la población sobre la gravedad potencial de la problemática, y se implementará un sistema de monitoreo digital.

Se controlarán los transportes de carga a los que se les exigirá la presentación del Documento de Tránsito Vegetal. “Cuando detectemos una irregularidad, se labrará el acta respectiva y trasladaremos el vehículo hasta la comisaría más cercana donde quedará detenido, y se informará al Centro de Monitoreo, y recién ahí esa unidad operativa regresará a la zona desde la cual partió”, afirmó el secretario provincial de Desarrollo Productivo.

La “enfermedad del dragón amarillo” -tal el significado del Huanglongbing en chino- es un mal de procedencia asiática que ha invadido 40 países de ese continente, África, Oceanía y América. En 2004 hizo su debut en Brasil, y un año después se instaló en el Estado de Florida, Estados Unidos. En noviembre de 2010, se detectó la presencia del vector no contaminado en la localidad de Metán, Salta. En agosto de ese año, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) a través de la resolución 543/2010 estableció el procedimiento para el movimiento de fruta fresca y de material de propagación vegetal entre provincias con distinta condición fitosanitaria respecto al HLB. La norma tenía por objetivo fortalecer los mecanismos de prevención fitosanitaria para evitar el ingreso del mal al territorio argentino.

Hasta el momento, la enfermedad no tiene cura y obliga a arrancar de raíz la planta afectada y destruirla, sin posibilidad alguna de salvarla. Los árboles enfermos producen frutos amargos, incomibles, deformes y con el tiempo, mueren. Donde haya HLB, habrá una producción arruinada y miles de familias en riesgo de perder su principal sostén económico.

Es un paso significativo que el gobierno provincial y los productores locales, con la participación de la Estación Experimental Agrícola “Obispo Colombres”, se hayan unido para evitar que el temible dragón ingrese a nuestro territorio e infecte nuestras plantas. Sería importante también trabajar en coordinación con provincias limítrofes para que ellas inspeccionaran el ingreso a sus propias geografías de vehículos que transporten la fruta y si esta estuviera contaminada, la destruyeran. De ese modo se ampliaría la prevención, que es la madre para evitar las enfermedades y accidentes.

Comentarios