Cartas de lectores

08 Jul 2017 Por LA GACETA

Una fecha patria, dos actos 

¿Con qué necesidad se montarán dos enormes y costosos escenarios en las inmediaciones de plaza Independencia? El acto por el 9 de Julio no es de los políticos en campaña o de las diferencias de los mismo ocupando responsabilidades públicas tanto en Provincia como en Nación; es de los argentinos y tucumanos, anfitriones históricos de esta fecha patria. Con semejante gasto podrían parchar las necesidades de los habitantes de La Madrid, alimentar a la gente en situación de calle y tantas cosas más. Si de gestión se trata, la perversidad de sus actos, señores, preocupa. 

Williams Fanlo
Pasaje Pedro Valdivia 2.951
San Miguel de Tucumán 

Biblioteca Alberdi 

Como asidua concurrente a la Biblioteca Alberdi, me extraña ver hace 3 semanas un cartel de clausurado en la puerta principal de la misma. Me apena enormemente tal situación ya que se han cumplido 114 años de esta emblemática institución y esto no permitió realizar los festejos correspondientes. Me gustaría que las autoridades municipales competentes realicen sin demoras los trámites correspondientes para levantar dicha clausura, ya que la biblioteca ha cumplimentado con los trabajos requeridos y aún no obtienen respuesta.Anhelo que la burocracia no sea más importante que la cultura. 

Marta del Valle Gramajo
[email protected] 

Camiones con carga pesada 

Quisiera pedirle al intendente de Alderetes que se encargue de controlar la alta velocidad que registran los camiones que están transportando áridos y materiales hacia el aeropuerto. Estas inmensas moles avanzan raudamente rebalsando material cuando van cargados y esparciendo polvo cuando van vacíos, haciendo imposible la visibilidad de los demás conductores. A fin de evitar una desgracia, se debe tener en cuenta la cantidad de motociclistas cargados con niños u otros adultos que transitan desde la avenida Rivadavia hacia el Oeste. Le pido al intendente que coloque reductores de velocidad o personal de tránsito que controle estas moles; y que así evite que la obra de mejora del aeropuerto quede manchada con la sangre de algún inocente. Señor intendente, queda el asunto en sus manos. 

Sergio Aráoz
[email protected] 

Sábato y los bomberos de ley 

El 6 de julio será una fecha para el recuerdo de todos quienes participamos en estas nobles instituciones que son los Bomberos Voluntarios de la Provincia. Se produjo en la Legislatura nada menos que la sanción de la ley que los ayudará, de aquí en más, a nuestros queridos bomberos, a poder desempeñar su tarea con más denuedo, con más alegría, aunque con el mismo riesgo de siempre. Es así. Este proyecto iniciado por la legisladora Nancy Bulacio contagió la sensibilidad de todos los otros legisladores, de tal modo que cada uno en su alocución borró las diferencias ideológicas y se sumó en la decisión del voto unánime por la aprobación de la ley. Ese día sentí que estaba escuchando una clase magistral sobre los temas en los que debe expresarse la gente. Y no es para menos, ya que todo niño, en su verdadera e inocente expresión, dice que le gustaría ser bombero, al igual que los grandes hombres que nos dejaron muchas enseñanzas. Para nombrar alguno, basta leer la Obra “Sobre héroes y Tumbas” de nuestro recordado Ernesto Sábato, cuando menciona: “Siempre pensé que me gustaría ser, algo así, como… bombero. Quizá … cabo de Bomberos. Porque entonces, uno sentiría que está entregado a algo comunitario, a algo en que uno realiza un esfuerzo por los demás, y además… en medio del peligro… cerca de la muerte. Y, siendo cabo, porque se sentiría, supongo, la responsabilidad de su pequeño grupo. Ser para ellos la Ley… y la Esperanza. Un pequeño mundo en que el alma de uno esté transfundida… en una pequeña alma colectiva. De modo que las penas… son las penas de todos, y las alegrías también, y el peligro… es el peligro de todos. Saber, además, que uno puede y debe confiar en sus camaradas… que en esos momentos límites de la vida… en esas zonas inciertas y vertiginosas en que la muerte nos enfrenta repentina y furiosamente, ellos, los camaradas … lucharán contra ella… nos defenderán… y sufrirán… y esperarán por nosotros. Y luego, el desafío pequeño y modesto de mantener el equipo limpio, los bronces relucientes, el limpiar y afilar las hachas, el vivir con sencillez… esos momentos que, sin embargo… preceden al peligro… y acaso… a la muerte”. Quiero felicitar a todos los legisladores que apoyaron este proyecto, como también al comandante mayor Ángel Aguilar, con 38 años de servicio a cuestas en la profesión de bombero. Pienso que la Divina Providencia quiso que le pusieran de nombre “Ángel”, porque nadie se imaginó que después, desde su juventud, ha sido el “Ángel” que, consciente de lo que hacía, volvió a la vida terrenal a tantas personas que hoy, seguramente, estarán agradecidas de él. ¡Felicitaciones, mis queridos Bomberos Voluntarios!

Enrique Julio Ortega
Presidente de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Tafí Viejo 

Barrio Padre Monti 

Hace unos dias se publico se publico una carta de mi autoria referido a “Basura cero” que habia lanzado la Municipalidad al comienzo de esta administración, lo que en el Barrio Padre Monti no sucede. Posteriormente fue ratificada mi denuncia por unos señores ambientalistas. Pero a pesar de ello y hasta la fecha, nadie ha concurrido a ni siquiera a ver cómo está el barrio; pareciera ser que a la Municipalidad no le interesa lo que uno pudiera publicar con el solo hecho de vivir un poco mejor (es decir parece que son ciegos, sordos y mudos), o solamente tienen empleados jefes y nadie que ejecute obras. Me parece correcto que el señor intendente inaugure obras de pavimento, pero le ruego que a la par se interese o que alguien cercano le haga saber cuando uno se queja del mal estado en que se encuentran algunos barrios y calles de la ciudad. Esperando que en esta oportunidad el mensaje tenga eco favorable, esperaremos que algunos lleguen para hacer lo que deben. 

Mario Oscar Rivet
Vozza[email protected] 

A mantener el arbolado

En una tarde apacible y cálida de junio, realizaba yo una de mis caminatas habituales por la plaza Alberdi. Y sucedió un hecho peligroso para los presentes, que podría repetirse. Un árbol sin ramas ya, un inmenso tronco, en realidad, se desplomó sin motivo aparente (no llovía, ni corría viento) sobre una parejita que estaba cómoda y despreocupadamente sentada en un banco de la plaza, sobre la calle Corrientes, a centímetros de un auto que estaba estacionado, y a pocos metros de mí. Quedó atravesando toda la vereda, ante el estupor de la gente que se acercaba y observaba al pobre árbol sin raíz, que había dejado un inmenso hueco en la tierra. Otros, como unos jóvenes padres que paseaban a su bebé en el cochecito, se alejaban impresionados, imaginando, con seguridad, que el árbol podría haber caído sobre ellos. Pienso, y pregunto: ¿no debería haber una inspección del arbolado público, de los árboles más añosos, para prevenir estos incidentes? ¿No sería más inteligente, para que los funcionarios eviten juicios eventuales que pudieran sobrevenir por casos como ésos? ¿Es que ahora ni siquiera podemos disfrutar de estos momentos por los que no hay que pagar en el espacio público? 

Patricia Eugenia Neme
San Juan 969 3° C
San Miguel de Tucumán

Comentarios