El drama de la explotación laboral reflejada en una obra de teatro

Alsina denuncia que las personas se cosifican y las cosas se humanizan.

08 Jul 2017
1

TRIÁNGULO EN TENSIÓN. Tres personajes de una compleja transacción.

ESTRENAN HOY

• A las 22 en El Pulmón (Córdoba 86).

Carlos Alsina redefine la idea de la grieta. El dramaturgo y director no se refiere a la pelea entre kirchneristas y antikirchneristas. “Es la lucha de clases entre los sectores del poder económico, las grandes corporaciones, sus gerentes y los grupos políticos que los defienden y los intereses de los trabajadores. La pelea entre el cristinismo y el macrismo es una grieta falsa y absurda, porque no tienen una real diferencia entre ellos y defienden lo mismo”, afirma.

A partir de ese concepto es que estructuró su nuevo estreno, “El discreto encanto de la compraventa”, que tendrá lugar esta noche en su teatro independiente El Pulmón, con las actuaciones de Ana Sala, Sandra Virgolini y Anahí Rodríguez.

“Abordo un tema candente y actual, inspirado en hechos reales que están sucediendo en el mundo, incluyendo nuestro país: la explotación laboral a niveles de servidumbre en las fábricas textiles clandestinas, en una sociedad en la cual las personas se cosifican y las cosas se ‘humanizan’ y donde comprar y vender sintetiza la época. Este es un sistema capitalista destructivo que degrada las relaciones sociales”, le dice a LA GACETA.

- El título hace referencia a la película de Luis Buñuel “El discreto encanto de la burguesía”.

- Jugué con ese título, cambiándole las palabras. En todo el mundo fuimos gobernados durante décadas y siglos por una clase social que no nos lleva a ninguna parte. Han agotado su capacidad y su perfil progresista; si bien en ningún momento lo fue, ahora menos que nunca. Ese grupo se saca los ojos y se clava puñales mientras sonríe.

- ¿Cuáles son los personajes?

- Está la dueña de casa que quiere vender esa propiedad, la compradora y una empleada, que representan las distintas clases sociales. En particular, me centro en la explotación de los inmigrantes bolivianos. La empleada es como un objeto más, pero es la que resuelve la pieza.

- ¿Cómo surgió la historia?

- Estaba en Italia dando clases, pero ya venía investigando sobre este tema. Me encontré con la historia real de una mujer que necesitaba vender su casa vieja tras la muerte de su madre y llegó una persona dispuesta a comprársela para montar un taller clandestino. En un acto ético de gran entereza, al saber su destino, decidió no venderla.

- No es un hecho aislado lo que vivimos en el país...

- En Europa pasa lo mismo que en la Argentina con los inmigrantes que llegan de distintas partes del mundo, desde sirios hasta africanos, encerradas 10 familias en pequeños galponcitos, para trabajar sin descanso. En la Argentina tenemos casos como los chicos que murieron en el incendio de un taller no autorizado. Es un fenómeno mundial, que nos hace volver 200 años en la humanidad.

- ¿Sobre qué estética está planteada la puesta?

- Aplico el realismo dialéctico de Bertolt Brecht, no es una puesta realista del drama burgués, sino con distanciamiento en el trabajo actoral y determinados signos. Al final de su vida, buscaba la reflexión y la emoción, y es lo que pretendo lograr porque la persona no es sólo la razón.


Comentarios