Hofer: "en los últimos cuatro años no se perdieron armas”

Hubo reunión de la cúpula de seguridad.

07 Jul 2017
2

EL INFORME. El miércoles a la noche, se trató el faltante de miles de armas. la gaceta / foto de antonio ferroni

Según los informes presentados tras entrecruzamientos entre el ex Renar (Registro Nacional de Armas) y la Justicia hay miles de armas que en las últimas décadas fueron secuestradas y cuyo destino se desconoce. Esto fue parte del informe que presentó el miércoles a la noche Panorama Tucumano por Canal 10. Sin embargo, desde el actual gobierno aseguraron que, al menos desde 2013, no se perdió ningún arma de la oficina de Secuestros Judiciales.

Tanto el secretario de Seguridad, Paul Hofer, como el jefe de Policía, Dante Bustamante, negaron concretamente que, al menos en los últimos cuatro años, se hayan robado armas de dependencias policiales.

“Hemos hecho un inventario y en ese lapso no faltan armas y además, que nosotros sepamos, no se hicieron denuncias ni investigaciones”, indicó Hofer.

“Tenemos todo controlado, y el trabajo de clasificación que se viene haciendo en esa dependencia es magnífico”, agregó Bustamante.

Hay más de 30.000 armas en el mercado negro, y la mitad de ellas salieron de una oficina policial

Ayer a la mañana, en casa de Gobierno, hubo una reunión presidida por el ministro de Gobierno, Seguridad y Justicia, Regino Amado, a la que asistieron Hofer y Bustamante para tratar el tema de las armas. “A nosotros no se nos perdió ningún arma”, reafirmó el secretario de Seguridad. En 2015 la fiscala Adriana Giannoni emitió un informe a pedido del ministro fiscal Edmundo Jiménez en el que se advertía que desde 2007 la Policía había perdido 422 armas. Por su parte, el Tribunal de Cuentas de la provincia, sólo en 2016, abrió juicios de responsabilidad contra 12 policías por haber perdido el arma reglamentaria. Y en lo que va de 2017 ya se concretó lo mismo con otros dos policías.

En Tucumán no se destruyen armas desde 1980. Y la Justicia secuestra un promedio de 500 por año (incluidas las “tumbares”). Sin embargo, en la sección Secuestros Judiciales hay solamente 3.300 armas, por lo que estarían faltando más de 15.000. si se sigue la lógica de los promedios en estas últimas décadas. A esto hay que sumarle la cantidad de armas que por ejemplo permanecen en las fiscalías, de donde también pueden ser robadas, como le pasó al fiscal Washington Navarro Dávila en noviembre del año pasado. Lo mismo sucedió de distintas comisarías e incluso regionales policiales.

Fue el mismo Renar (actualmente Anmac, Agencia Nacional de Materiales Controlados) el que denunció el robo de armas, ya que durante los distintos planes de desarme les llevaban pistolas, revólveres o escopetas que deberían haber estado secuestrados. Incluso muchas de esas armas pertenecían a policías que estaban bajo proceso.

Comentarios