Funcionarios sospechan que detrás de la droga incautada podría haber un cártel internacional

Se sospecha que el estupefaciente iba a ser trasladado a otro país. Funcionarios del NOA, en estado de alerta El decomiso de los más de 1.800 kilos de cocaína significaría que habría un grupo con poder económico y logístico muy grande.

07 Jul 2017
1

PROCEDIMIENTO HISTÓRICO.Comandos especiales de Gendarmería custodian parte de la carga que se secuestró en la localidad santiagueña de Los Pirpintos.

“Esto es la punta del ovillo”, aseguró Pedro Simón, el fiscal federal de Santiago del Estero al referirse al secuestro de 1.838 kilos de cocaína incautados en la localidad de Los Pirpintos, Santiago del Estero. El histórico decomiso generó alarma en todos los ámbitos, puesto que desde las fuerzas de seguridad, pasando por la Justicia Federal y terminando por los funcionarios del área de seguridad del NOA, todos piensan que detrás de esa carga podría estar un cártel dedicado al tráfico internacional de drogas.

Gendarmería nacional investigaba a una banda narco que, supuestamente, traficaba cocaína desde el norte del país. Los investigadores habían recibido la información de que en estos días iba a llegar una carga, por lo que efectivos de esa fuerza se instalaron en el monte del departamento Copo. El martes por la mañana, el radar instalado en la provincia de Formosa detectó un vuelo irregular de una avioneta.

Un helicóptero de la Gendarmería la siguió hasta que descubrió adónde había arrojado la carga y avisó al personal que estaba en tierra. Estos detuvieron a dos hombres cuando intentaban llevarse en una camioneta más de 400 kilos de cocaína. Luego, los arrestados llevaron a los efectivos a un campo ubicado a unos cuatro kilómetros donde encontraron unos 1.400 kilos más.

El fiscal que dirigirá la investigación de esta causa opina: “Esto era un acopio y suponemos que la iban a trasladar dentro del país o a las zonas de puerto, simulando que eran cereales; por eso estaban en una tolva, para cubrirla como si fuera un equipo de cosechas, para trasladarla por ruta, sin levantar sospechas”, explicó Simón.

“La envergadura de la banda es importante por el volumen (de la droga) y el movimiento económico; estamos hablando de un cargamento valuado en 45 millones de dólares en Buenos Aires,. En Europa esto vale tres o cuatro veces más”, destacó el fiscal santiagueño.

El juez federal Guillermo Molinari fue contundente: “no son narcos de poca monta, sino que es una organización grande y no descartamos que ellos acopiaran la droga en ese lugar para luego llevarla al exterior”.

Reacción

Ante este panorama, la posibilidad de que algún cártel internacional opere en la región quedó en evidencia con este operativo. Los investigadores aseguran que una banda nacional no está en condiciones de acopiar semejante cantidad de estupefacientes y tampoco cuenta con la logística para movilizar esa cantidad.

“Todo es posible; la investigación recién está comenzando, pero no nos sorprende nada”, explicó Marcelo Pato, secretario de Seguridad de Santiago del Estero, provincia donde se realizó el secuestro de la droga.

Regino Amado, ministro de Gobierno, Seguridad y Justicia de la provincia, también habló sobre el tema. “Todo debe ser investigado por la Justicia Federal. No se puede descartar nada; en una investigación, todas las pistas son analizadas. Es la justicia la que lleva adelante la pesquisa y ordena medidas, ya sea a las fuerzas nacionales, provinciales o en conjunto, cuando ellos lo requieren”, opinó.

“Es un tema que no sólo nos preocupa, sino del que también nos estamos ocupando para que no siga avanzando en la provincia. Trabajamos para un país sin narcotráfico”, agregó el funcionario.

Los 180 kg de Los Rosales

El secretario de Seguridad de Salta, Jorge Ovejero, destacó el operativo llevado a cabo por Gendarmería Nacional en Santiago del Estero y detalló que en su provincia hay una línea investigativa que estaría relacionada con el histórico secuestro. “En noviembre de 2016 nuestra policía secuestró 180 kilos de cocaína que fueron arrojados desde un avión en un camino alternativo dentro de una finca de la localidad de Los Rosales, cerca del límite entre nuestra provincia y Santiago del Estero”, señaló.

“La Linda” aparece como punto de partida en esta investigación. Uno de los detenidos es de esa provincia y parte del cargamento, según el sello encontrado en los panes de cocaína, sería de un productor de Salvador Mazza. (Ver nota “Tras los pasos del águila”).

Ovejero remarcó que el este de la provincia de Salta es la zona más controlada por las fuerzas de seguridad, principalmente los caminos que van de norte a sur que atraviesan los departamentos de General San Martín, Rivadavia, Orán y Anta.

Finalmente el funcionario salteño resaltó el trabajo coordinado que están desarrollando fuerzas nacionales y provinciales con la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) y apuntó que hace 10 días hubo una comitiva que tuvo como base la ciudad de Salta, y que viajó a capacitarse un equipo integrado por Gendarmería, la Policía Federal, Prefectura y la policía salteña.

Comentarios