El líder de la barra de Atlético, “El Gordo” Gustavo, declaró a favor de los hermanos Ale

Otro testigo contó que “El Mono” lo apuntó con una ametralladora.

06 Jul 2017

El líder de la barra brava de Atlético, Gustavo “El Gordo” González, declaró ayer en el juicio que se sigue contra el “Clan Ale”, miembro del club San Martín. Sin embargo, su testimonio le fue más funcional a la defensa que a la parte acusadora.

“¿Hay una enemistad entre usted y los Ale por un origen futbolístico?”, le preguntó Víctor Taleb, abogado de Ángel “El Mono” Ale. “Es como River y Boca, ellos hacen la de ellos y nosotros la nuestra”, respondió González. Luego lo indagó Alejandro Biagosch, representante de Rubén “La Chancha” Ale.

Tres testigos dijeron que fueron “apretados” por el “Clan Ale”

- ¿Tuvo alguna vez un inconveniente con Rubén Ale?

- No.

- ¿Por el ambiente futbolístico, le consta que Rubén Ale se haya dedicado a la prostitución de mujeres?

- No. Se escuchan en la cancha un montón de cosas pero del dicho al hecho hay mucho trecho.

- ¿Que se haya dedicado a la venta de drogas?

- No.

- ¿Al tráfico de armas?

- No.

Hay polémica por una causa contra el “Clan Ale”

A su turno, el fiscal Agustín Chit le consultó por una causa que enfrentó al testigo con “El Mono” en el año . Según explicó González, todo había comenzado en un bar céntrico donde discutió con Rodolfo Wardi por cuestiones relacionadas a los clubes Atlético y San Martín. Más tarde se frenó un auto frente a él en la zona del parque Guillermina, bajó un grupo de hombres y lo agredió.

Pese a que en aquel entonces González le había dicho a LA GACETA que uno de los agresores había sido “El Mono”, quien portaba dos armas y le pegó un tiro en la pierna, el relato de ayer fue distinto. “Vino Wardi con dos armas, me encañonó, me tiró, me pegó y caí. Me dejaron inconsciente en el suelo, me pegaron”, afirmó. Cuando Chit le preguntó si Ale se encontraba entre esas personas que lo agredieron, González respondió que se comentaba que sí, pero que él solamente reconoció a Wardi.

Armas y amenazas

Otro testigo que prestó declaración ayer fue el abogado Alfredo Alejandro Aydar. Empezó relatando una anécdota de 1996: “una noche voy a buscar a un amigo que vive en calle Bolivia al 100 y vemos que un grupo de hombres sube a un auto con capuchas y armas largas. Le pregunto a mi amigo qué pasa y me dice que en la casa de la esquina vive ‘El Mono’ Ale”.

“Les dicté la prisión preventiva en un hotel”

Luego Aydar pasó a explicar cómo comenzó un episodio violento que le tocó vivir con relación a Ale. Contó que en 2011 intervino como abogado en el remate de unas tierras de un cliente (Ángel Silvestre) y dijo que “El Mono” terminó adquiriendo esa parcela por un monto superior a $ 500.000.

Agregó que un tiempo después fue a buscarlo Ale, acompañado por su abogado Taleb. Dijo que Ale le reprochaba que la finca se había inundado y que eso le generaría pérdidas económicas. “Le dije a Silvestre que le diera todo lo que le pida porque evidentemente era una estrategia para buscar un conflicto y después llegar a un arreglo”, relató.

Juicio al Clan Ale: el representante de la UIF pide que se investigue a Cortalezzi

Fue así que Aydar y Silvestre subieron a un tractor junto a Ale para recorrer las tierras y ver el daño ocasionado. “Si no hacés lo que me estás prometiendo, te voy a hacer cagar”, aseguró el testigo que le dijo “El Mono” a Silvestre. “Después sacó un arma y el tractorista sacó otra. Nos apuntaron y Ale me pegó un culatazo. Estaban a los gritos. ‘Somos los Ale, te voy a matar’, me decía ‘el Mono’ y me puso una ametralladora en el pecho”, contó.

Aydar agregó que, cuando pudieron escapar, se dirigieron a la Fiscalía IX, donde María de las Mercedes Carrizo les tomó la denuncia. “En ese momento me llamó por teléfono Taleb, pero no lo atendí y realicé la denuncia”, afirmó.

Comentarios