Estudiantes secundarios debatieron y negociaron como si fueran políticos en el recinto del Concejo Deliberante

Con protocolo y reglamento hicieron de senadores. El tema: bajar o no la edad de imputabilidad.

06 Jul 2017
3

CRUCES EN EL RECINTO. El Concejo Deliberante de la capital abrió sus puertas para recibir a los chicos.LA GACETA / FOTOS DE JORGE OLMOS SGROSSO.-

Con todo el protocolo y el reglamento que corresponde a una sesión del Senado de la Nación, ayer un grupo de 28 estudiantes del nivel secundario vivió en carne propia la experiencia del debate político. El recinto del Concejo Deliberante de la capital abrió sus puertas para recibir a los jóvenes que discutieron un tema tan actual como polémico: la baja de la edad de imputabilidad en Argentina.

Cada uno de los estudiantes se sentó en su banca, con el micrófono enfrente, y sus apuntes en el escritorio. Después les sirvieron una copa con agua como sucede con los verdaderos representantes del pueblo cuando se realiza una sesión. La Organización Argentina de Jóvenes por las Naciones Unidas (Oajnu) y la Universidad de San Pablo-T coordinaron esta actividad en el marco de la carrera de Ciencia Política. Del programa, denominado “Modelo de Cámara de Senadores de la Nación”, participaron estudiantes de cuarto y quinto año de escuelas y colegios secundarios de Tucumán.

La mesa de conducción de la sesión estuvo a cargo de Pamela Valdez (presidenta), Leandro Medina (vicepresidente) y Maira Vieyra Colombres (secretaria). Incluso tuvieron cuarto intermedio para refrescar la mente, tomar un café o jugo con galletas y volver al recinto con aire fresco para seguir el tema. “Es un desafío -dijo Valdez-, porque debo mediar entre las diferentes posturas que tienen los chicos, pero eso es positivo porque una se da cuenta de que no siempre es blanco o negro, sino que hay grises, que es lo rescatable”.

En un promedio de tres alumnos por cada colegio, los jóvenes expusieron su criterio dentro del recinto. Tomás Kairuz, de 17 años, estudiante del colegio Nueva Consolación, dijo que estaba en contra de bajar la edad de imputabilidad. “Me parece que no es una solución de fondo; es una medida demagógica que lo único que hace es tratar de ocultar el problema debajo de la alfombra -remarcó-. Me parece que la solución de fondo es crear oportunidades para todos y tratar de terminar con la desigualdad social”.

En la vereda de enfrente se pronunció Camila Moyano, de 16 años. “Estoy a favor -explicó la estudiante del Instituto San Miguel- porque si un chico tiene conciencia de que ha matado a una persona o ha robado, por ejemplo, también tiene edad y conciencia para asumir la responsabilidad por ese delito e ir preso”.

Entre los bloques

Catalina Navarro, directora de Ceremonial y Protocolo del Concejo Deliberante, se ocupó de coordinar el grupo en lo referido al mecanismo de una sesión. A media mañana se realizó el primer cuarto intermedio. Los jóvenes aprovecharon la ocasión para intercambiar sus opiniones de manera informal como si se tratara de una negociación política para convencer a los representantes de otros bloques.

Cuando tuvo que hacerlo, la presidenta de la sesión no dudó en llamar al orden a los senadores estudiantes. El objetivo era evitar que se dispersara el temario de la sesión.

Entusiasmo, concentración y disciplina para argumentar sus criterios es lo que mostraron los chicos durante las deliberaciomes.

“El Modelo de Cámara de Senadores de la Nación” es un simulacro del funcionamiento de dicha cámara. En comisiones se decidió el temario de interés federal y los alumnos del nivel secundario debatieron proyectos de ley de su propia autoría, siguiendo la dinámica que realiza verdaderamente la Cámara Alta. Los participantes tomaron el rol de senador de cada provincia, y por medio del diálogo y el consenso buscaron que durante la sesión se desarrolle un proyecto de ley que intente solucionar las problemáticas federales planteadas.

Comentarios