Estefanía Arias es una embajadora de dos estilos musicales

Nació en Chubut, vive en Tucumán y lleva el folclore de cada uno de esos sitios al otro.

06 Jul 2017
1

DESDE PEQUEÑA. Estefanía Arias comenzó a tocar la guitarra a los 12 años.

ACTÚA HOY

• A las 21.30 en el el teatro municipal Rosita Avila (Las Piedras al 1.500).

“Mi canto” es el nombre del primer disco de Estefanía Arias, y de alguna manera el título resume esa mixtura de culturas que vive. Es que la folclorista nació en Chubut de padre salteño y madre santiagueña, y desde hace más de tres años vive en Tucumán.

Esos orígenes y esa itinerancia hacen que se reconozca como una embajadora de culturas y de estilos folclóricos distintos, como son los del norte y los del sur. Su propio disco debut es ejemplo de ello, con temas que van desde clásicos de Manuel J. Castilla y Daniel Toro (con su “Zamba para tu adiós” grabó su primer video clip, rodado en el bar Oliverio) hasta composiciones de Marcelo Berbel y de Rubén Patagonia.

“Es un trabajo muy mezclado, con autores que admiro mucho de cada lugar. Hay tanto zambas como ritmos patagónicos, porque mi proyecto es mostrar de dónde soy, de dónde vengo y dónde vivo. Son estilos diferentes, pero que dialogan muy bien. En el NOA no se escucha mucho la música del sur, pero hace falta porque es muy hermosa y merece ser conocida. En cada presentación muestro lo que aporta el otro lugar, un poco de todo como debe ser”, sostiene.

El recital será esta noche en el teatro municipal Rosita Avila (en el ex Abasto), con la presencia de Las 4 Cuerdas, Belén Herrera, Lamento Solco, el Ballet Ashpa Sumaj y la Academia José Hernández como invitados.

Su familia está metida en los sonidos, mundo en el cual ella lleva sumergida media vida de sus 25 años. Sus tíos integran el grupo Los Hermanos Arias, y sus primos, el Dúo Aruma. Pero sus padres no se dedicaron profesionalmente a la música: “ellos sólo cantaban en las reuniones, pero siempre estaba presente el folclore norteño en la radio prendida, es lo que escuché desde niña”.

“No sólo es mi primer CD; es también mi primer teatro, así que estoy muy ansiosa. Antes fueron peñas y festivales, pero llegar a una sala es emocionante, porque irán quienes me apoyan en mi sueño de que la música una a la gente. Será un recital íntimo, donde voy a poder mostrar lo que soy. Es un esfuerzo muy grande, pero estoy contenta con todo lo que está pasando”, explica.

Su cambio de clima se debió a que en el sur faltan eventos, lo que complica seguir creciendo. “Mientras que en el norte hay festivales y peñas por todos lados y se siente más el folclore”, apunta. En ese camino de aprendizaje tiene un nuevo mojón esta noche, con el lanzamiento de “Mi canto”.


Comentarios