Las adicciones, razón de Estado

Solange Finkelstzein- Profesora investigadora de la Fundación UADE

02 Jul 2017

Un nuevo estudio nacional de opinión pública elaborado por el Centro de investigaciones sociales de la Fundación UADE y la consultora Voices!, reveló la percepción de la ciudadanía sobre distintos aspectos vinculados con el narcotráfico y el consumo de drogas en nuestro país. La investigación fue realizada en marzo de 2017, con entrevistas personales a la población de todo el territorio nacional mayor de 16 años.

Entre los principales resultados que surgen de esta investigación, se observa lo siguiente: La mayor parte de la ciudadanía considera la problemática del narcotráfico en la Argentina como un tema muy grave, y casi toda la población (97%) está convencida que la Argentina constituye un país “de consumo”. Ocho de cada diez añaden que nuestro país es también un país “de tránsito” (76%) y 7 de cada 10 lo ven como un país “productor” de droga.

El proceso de banalización del consumo, que se da en forma generalizada para todos los bienes y servicios, ha alcanzado también a las sustancias psicoactivas. El estudio revela una notoria y alarmante caída en la percepción del daño que producen la mayoría de los estupefacientes, pero muy especialmente de los tranquilizantes (que baja del 72% en 2015 al 54% en 2017) como de la marihuana (que cede del 73% al 61% respectivamente). Cigarrillos, marihuana, tranquilizantes y bebidas alcohólicas, son entre todas las sustancias psicoactivas, las percibidas como menos dañinas. Cuando se divide la población según la edad, los menores de 30 años tienen una menor percepción del daño, siendo la diferencia más significativa la que se produce en las bebidas alcohólicas (18%), la marihuana (17%) y los alucinógenos (11%).

Se observa además un aumento significativo de la postura que aboga por la legalización de la marihuana: casi 4 de cada 10 argentinos contestaron estar a favor de esa medida (37%), contra el 27% registrado en 2015, aduciendo principalmente que contiene propiedades medicinales (63%). Entre quienes están en desacuerdo, la principal razón esgrimida es que su legalización sería perjudicial para las personas y la sociedad en su conjunto (61%). Al considerar otro tipo de drogas, hay un alto nivel de desacuerdo en lo que respecta a su despenalización (83%).

Entre los entrevistados, tres de cada diez declaró conocer alguna persona o sitio donde se comercializa droga. Cuatro de cada 10 afirman que el consumo de drogas en sus barrios es alto, incrementándose las cifras en el Área Metropolitana de Buenos Aires: algo más de la mitad señaló que era alto el consumo en el barrio, vs. 40% en el interior del país). Crece también a medida que cae el nivel socioeconómico de la población, en las mujeres y en edades intermedias. Con este panorama, no es casual que las medidas que se consideran como las más adecuadas para combatir el narcotráfico sean leyes más duras y mayor control fronterizo (este último en aumento comparando con estudios anteriores)

En un escenario de violencia de todo tipo que se vive en la argentina, se consultó cuáles son las causas que los argentinos consideran como principales desencadenantes de violencia; y la droga fue de las más elegidas, juntamente con la falta de trabajo.

Con este panorama, es claro que la lucha contra el narcotráfico en la Argentina es un tema que requiere tratamiento y acción inmediata. Prevención, educación, y contención son tan claves como la lucha contra el narcotráfico proveniente de otros países y el control de los puntos de venta domésticos.

Cuán importante será concientizar a la población del daño que provocan los psicoactivos para no tener que seguir lamentándonos después. Debemos dar un mensaje claro a nuestra población y en especial a los jóvenes, porque una vez traspasado el umbral de las adicciones, estamos frente a un problema individual y colectivo. Individual, por el carácter de enfermedad crónica que tienen las adicciones; y colectivo, por las externalidades negativas que la temática provoca.

Comentarios