“Con el derecho de hablar, con apego al derecho”

05 Jul 2017

3 de julio, día del locutor y del dirigente de empresa. Escribo estas líneas porque me llamó la atención, el lunes pasado, que las organizaciones relacionadas con ambos sectores, fundamentales para la sociedad, no lo hayan recordado públicamente. Además creo que es una impensada oportunidad de mostrar la complementación existente entre el dirigente de empresa y el locutor, para lograr que las acciones, mensajes y fines de los líderes de las empresas lleguen a la sociedad. Tengo especial afecto por los locutores, no sólo por haber sido presidente fundador de Canal 8 Tucumán, miembro fundador y consejero de APA (Agrupación de Productoras Argentinas) base de la fundación de Telefe y ser miembro de la Academia Argentina de Artes y Ciencias de la Comunicación, sino por valorar su capacidad de transmitir e informar a la sociedad o a parte de ella.

El título del artículo “Con el derecho de hablar, con apego al derecho” es la expresión con la que se presenta la Asociación de Locutores de México. Cuando la descubrí en una placa de la mencionada organización, en una plaza del DF, me impresionó por ser una profunda expresión de la libertad personal.

Como sabemos, la sociedad se conforma con tres sectores: el Estado, las empresas y la sociedad civil sin fines de Lucro. El Estado sólo puede hacer lo que le está permitido y las empresas y la sociedad civil todo lo que no les esté prohibido. Esto es una ley básica para que el tejido social de una comunidad sea sano y fuerte y su ciudadanía, moralmente transparente. El dirigente de empresa es el mayor líder del sector empresario; tiene la gran responsabilidad de promover las relaciones sociales libres, creadoras y solidarias entre los hombres y su principal misión es lograr que las empresas cumplan con el “acuerdo tácito” existente entre el ciudadano corporativo y el ciudadano habitante. Un ejemplo positivo a nivel global, de los últimos cinco años, son las acciones para atacar la pobreza en ciertas regiones, países, provincias, municipios y cantones del mundo. Esto se ha conseguido por la alianza de los tres sectores de la sociedad de manera transparente y articulados en red.

Por lo expresado, se ha logrado que el desarrollo económico sea exitoso y sostenible en el tiempo, porque junto y simultáneamente genera progreso social y ambiental. En contraposición, un ejemplo negativo es cuando los “líderes” del Estado y de las empresas constructoras acuerdan condiciones, precios y sistemas de pago de obras públicas. Esto naturalmente genera corrupción y mayores costos, que los paga la sociedad.

Volviendo al primer párrafo y focalizando en Argentina la comunicación social, es fundamental para informar, motivar y transmitir señales a los tres aliados de la sociedad, que comparten tradiciones, costumbres y que sienten la necesidad de desarrollar acciones para atacar la pobreza. La comunicación interpersonal o por los medios masivos es necesaria porque los argentinos debemos tomar conciencia de que vencer a la pobreza es una responsabilidad de todos.

En las diferentes formas de comunicar, el locutor es un factor fundamental para cualquier mensaje que se quiera transmitir. En el ejemplo mencionado de la lucha contra la pobreza en Argentina, tiene fines múltiples; es necesaria para concientizar a los líderes de la sociedad de sus responsabilidades, facilitar a los sectores más postergados de la sociedad a percibir rápidamente las grandes diferencias con los sectores de mayores ingresos y para que ambos sepan que existen en el mundo métodos, experiencias exitosas y organizaciones capacitadas para colaborar a replicarlas en Argentina, en su lucha contra el flagelo de la pobreza.

Comentarios