Cayó el jefe narco más buscado del continente

“Cabeça Branca” eludía a Interpol haciéndose cirugías estéticas. La organización que lidera tiene sucursales en Colombia, Paraguay, Perú y Bolivia. Producía, transportaba y vendía

02 Jul 2017
1

EN MATO GROSSO. El narco, que antes era canoso, tenía el pelo negro.

BRASILIA.- Ni las cirugías ni su presupuesto ilimitado lo ayudaron esta vez a escapar. El brasileño Luiz Carlos da Rocha, considerado uno de los capos del narcotráfico del país y uno de los traficantes más buscados de Sudamérica, fue detenido ayer en una pequeña localidad del estado de Mato Grosso, en el centro de ese país.

Conocido popularmente como “Cabeça Branca” (cabeza blanca), era buscado por las autoridades policiales y la Interpol desde hacía tres décadas. Sus condenas por diferentes delitos suman más de 50 años.

Fue descubierto gracias a la comparación de fotografías. Los agentes determinaron que Luiz Carlos da Rocha y Vitor Luiz de Moraes, su nueva identidad, eran la misma persona.

“Empresarial”

La policía brasilera detalló que el grupo narco que lo tenía a la cabeza operaba como una estructura empresarial, que controlaba desde la producción en regiones inhóspitas de las selvas de Bolivia, Perú y Colombia, hasta la logística de transporte, distribución y manutención en enclaves situados entre Brasil y Paraguay.

La red también se establecía en áreas estratégicas próximas a los principales puertos del país y en los grandes centros de consumo, para exportar posteriormente la droga a Estados Unidos y a países de Europa.

Al parecer, Da Rocha era también uno de los principales proveedores de cocaína de las facciones criminales de San Pablo y Río de Janeiro y se calcula que introducía por mes en Brasil unas cinco toneladas de esa droga, señaló la agencia EFE.

En avión y camión

La cocaína era transportada en aviones de pequeño tamaño que salían de los países productores (Colombia, Perú y Bolivia) y utilizaban espacio aéreo venezolano para llegar a haciendas de los estados brasileños de Pará y Mato Grosso, desde donde era llevada en camiones a San Pablo para girarla desde allí al exterior.

Durante la operación, bautizada “Spectrum”, la policía se apropió de inmuebles, objetos y terrenos valorados en más de 10 millones de dólares.

Con la colaboración de Paraguay, se concretarán allanamientos en diferentes propiedades. Se sospecha que el traficante era propietario de varias haciendas en ese país, donde producía y efectuaba operaciones comerciales.

Las autoridades estiman que el patrimonio de da Rocha suma más de 100 millones de dólares. (Télam)

En Esta Nota

Brasil
Comentarios