La mitad de los adolescentes sostiene que es fácil conseguir drogas y que no pasa nada si las consumen

Así lo indica el Estudio de Consumo de Sustancias elaborado por la Sedronar. Se triplicó el uso de cocaína en niños y adolescentes

01 Jul 2017
1

Todo comienza con un porro que circula de mano en mano, entre risas, en una plaza, en una calle cualquiera. Ellos dicen que es natural, que hace menos daño que el tabaco, que tiene efectos curativos. Y así la marihuana va ganando cada vez más espacios. A tal punto que el informe que acaba de publicar el Gobierno indica que en los últimos siete años se ha duplicado el consumo de esta sustancia entre los adolescentes. En toda la población en general, aumentó al doble el uso de drogas ilegales.

El Estudio de Consumo de Sustancias en población de 12 a 65 años fue presentado oficialmente el jueves a la noche. Otro de los datos más llamativos también tiene que ver con la marihuana: el 21,3% de los niños y adolescentes (12 a 17 años) considera que no es riesgoso fumar esta sustancia. Esta cifra duplica la de 2010, cuando un 11,4% opinaba lo mismo.

El cannabis es, por lejos, la droga ilegal más usada en Argentina: el número de encuestados que admitió haberla fumado al menos una vez en el último mes pasó de 2,3% a 5,4% entre 2010 y 2017. Los jóvenes de 18 a 24 años son quienes más consumen drogas ilegales: 3 de cada 10 ya lo hicieron alguna vez.

Entre los 12 y 17 años el consumo de sustancias aumentó exponencialmente. En comparación al 2010, se triplicó el uso de cocaína entre los niños y adolescentes. La ingesta de éxtasis aumentó un 200%. La edad de inicio para esta droga era los 16 años y ahora es a los 14.

Según este trabajo, realizado en todo el país por la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), el consumo de alguna droga ilícita en niños y adolescentes aumentó un 146%.

Más de la mitad de los chicos (54%) aseguran que es fácil conseguir droga en cualquier lado, en la esquina de sus casas, y que no les pasa nada si la usan. Además, el 25% dijo que tiene dos o más amigos que usan sustancias ilegales.

El análisis

“Según este estudio, la población en la que más creció el consumo es en menores de 17 años. Esto es un reflejo del avance de la problemática, y en Tucumán desde hace dos años registramos que la edad de inicio es a los 10 años en los barrios donde trabajamos”, expresó Emilio Mustafá, psicólogo que se desempeña en el Programa de Abordaje Comunitario de las Adicciones en las comunidades más vulnerables de la provincia.

Según comentó Mustafá, un fenómeno que están viendo es la naturalización del narcotráfico y de las adicciones. “Se ha vuelto un paisaje cotidiano ver jóvenes consumiendo sustancias en barrios. También se está legitimizando esta cuestión de que los vecinos vendan drogas porque no hay trabajo. Esta situación alimenta la resignación ante la corrupción e impunidad a niveles de la fuerza de seguridad y de la estructura política financiera y estatal”, sostiene.

La sociedad está perdiendo la capacidad de sorpresa y de reacción, evalúa Mustafá, mientras el narcotráfico aprovecha y se afianza.

Ramiro Hernández, director del PUNA (Programa Universitario para el Estudio de las Adicciones), senaló que uno de los datos que genera más preocupación es cómo ven los jóvenes las sustancias. “Ha bajado de manera notoria la percepción del daño que producen la mayoría de los estupefacientes, en especial sobre los usos de marihuana y alcohol. Estos consumos se han ido masificando pero lo que es más grave es que parecen haberse naturalizado en toda la sociedad”, analizó.

Luego se refirió al aumento significativo de la postura que aboga por la legalización de la marihuana, aduciendo principalmente que contiene propiedades medicinales. En ese sentido, Hernández hizo una diferencia con el cannabis medicinal “Es necesario aclarar que fumar marihuana es absolutamente dañino para los pulmones, como así también a nivel neurológico, hormonal e inmunológico y los usos médicos de la misma nada tiene que ver con la práctica de fumar”, especificó.

Otro de los mitos a derribar, según el experto, es que el consumo de cigarrillos es más dañino que la marihuana: “nada que ver. La marihuana contiene sustancias químicas que causan cáncer al igual que el humo del tabaco”.

> Así consumimos droga los argentinos

- 12 años es la edad de inicio del consumo de drogas.

- Alcohol: uno de cada dos adolescentes toma alcohol hasta emborracharse.

- Tabaco: también aumentó el consumo entre los jóvenes, un 31,8% en los últimos siete años.

- El 54% de los chicos dice que es fácil conseguir marihuana.

- 14 años: es la edad en que empiezan a consumir drogas de diseño.

- el 12% de los chicos tiene curiosidad de probar droga.

- 8,6 de los menores de 17 años ya han consumido sustancias ilegales (en 2010 eran el 3,5%).

- El 18% de la población (de 12 a 65 años) consumió marihuana en los últimos 12 meses.

- 1 de cada 3 personas que usan cocaína tienen dependencia.

- El 40% de los chicos tienen familiares o amigos que se emborrachan.

- Del total de personas que presentan un consumo problemático de sustancias sólo un 18,8% está en tratamiento. La mayoría son hombres.


> "Acompañar y contener, no castigar"

Ayer terminó la semana de la prevención de las adicciones. En la provincia se realizaron varias actividades organizadas por el Programa Universitario para el Estudio de las Adicciones (PUNA), perteneciente a la Secretaria de Extensión Universitaria de la UNT.

Este año el lema mundial elegido fue “Acompañe, No Castigue”. La campaña promueve políticas que prioricen la salud pública y los derechos humanos, y a la vez propone una reforma de las políticas sobre drogas, ya que hasta ahora el sistema de fiscalización ha fracasado.

“La exclusión social y el entorno de muchas zonas hacen al hábito y al negocio”, opinó Ramiro Hernández, director del Puna. “En los sectores más vulnerables se debe hacer un fuerte trabajo de recuperación de la sociedad, sobre todo para que exista un horizonte en los jóvenes. De lo contrario, si seguimos con las mismas soluciones, la problemática se va a amplificar, con sus correspondientes secuelas: mayor cantidad de problemas de salud, mayor delito y mayor corrupción”, opinó. Agregó que es necesario romper con los prejuicios establecidos sobre las sustancias y las personas que las consumen. “Es hora de acompañar y contener, no de castigar a las personas que consumen”, advirtió.

Estrategia

El psicólogo Emilio Mustafá también hizo un balance sobre las acciones preventivas que se realizan en la actualidad: “todo lo que se hace es valioso y aporta, pero es insuficiente. Necesitamos una estrategia metodológica de mayor profundidad y no una mirada simplista o superficial de la problemática; es decir, se requiere un abordaje integral. Para esto, está haciendo falta una discusión y planificación profesional y científica en la elaboración de programas preventivos, para que sean efectivos”.

PIDEN LEYES MÁS DURAS, PERO A LA VEZ CRECE EL APOYO A LA LEGALIZACIÓN DE LA MARIHUANA
Tres de cada 10 argentinos conocen lugares o personas que venden drogas. El dato surge de un informe elaborado este año por la Fundación UADE y Voices, titulado “Opiniones y percepciones sobre el narcotráfico en Argentina”. 
El estudio muestra cómo con el tiempo ha bajado de manera notoria la percepción del daño que produce la mayoría de los estupefacientes, pero muy especialmente de los tranquilizantes (que baja del 72% en 2015 al 54% en 2017) y de la marihuana (que cede del 73% al 61% respectivamente).
También se observa un aumento significativo de la postura que aboga por la legalización de la marihuana: 4 de cada 10 argentinos contestaron estar a favor de esa medida (en 2015 un 27% opinaba eso), aduciendo principalmente que contiene propiedades medicinales (63%). 
En cuanto a qué medidas son más adecuadas para combatir el narcotráfico y las adicciones, la educación queda entre las opciones menos seleccionadas. Los encuestados pidieron mayoritariamente leyes más duras, mayor control fronterizo y más capacitación de las fuerzas de seguridad. 

> Informe
Piden leyes más duras, pero a la vez crece el apoyo a la legalización de la marihuana

Tres de cada 10 argentinos conocen lugares o personas que venden drogas. El dato surge de un informe elaborado este año por la Fundación UADE y Voices, titulado “Opiniones y percepciones sobre el narcotráfico en Argentina”. 
El estudio muestra cómo con el tiempo ha bajado de manera notoria la percepción del daño que produce la mayoría de los estupefacientes, pero muy especialmente de los tranquilizantes (que baja del 72% en 2015 al 54% en 2017) y de la marihuana (que cede del 73% al 61% respectivamente).
También se observa un aumento significativo de la postura que aboga por la legalización de la marihuana: 4 de cada 10 argentinos contestaron estar a favor de esa medida (en 2015 un 27% opinaba eso), aduciendo principalmente que contiene propiedades medicinales (63%). 
En cuanto a qué medidas son más adecuadas para combatir el narcotráfico y las adicciones, la educación queda entre las opciones menos seleccionadas. Los encuestados pidieron mayoritariamente leyes más duras, mayor control fronterizo y más capacitación de las fuerzas de seguridad. 

Comentarios