El obispo Rossi criticó al Gobierno por la inseguridad

1

JOSÉ MARÍA ROSSI. Obispo de Concepción. ARCHIVO

“Esta problemática responde a la pobreza, la falta de trabajo y el poco compromiso de los gobernantes”, opinó el prelado de Concepción

29 Jun 2017

El obispo de la Diócesis de la Santísima Concepción, monseñor José María Rossi, demandó a las autoridades del Gobierno un tratamiento serio de la crisis de inseguridad que se vive a nivel local y en el país. Según advirtió, “la profundización de esta problemática responde a la pobreza, la falta de trabajo y el poco compromiso de los gobernantes en aplicar políticas claras”.

“Creo que los programas de seguridad que existen a nivel nacional y provincial no abordan en profundidad la inseguridad, ya que se piensa mucho en la presencia de la policía en las calles, y eso no es todo”, dijo el prelado en declaraciones a la prensa. En ese sentido, sostuvo: “se deben realizar mesas de debate sobre el tema donde participe toda la ciudadanía, y al mismo tiempo trabajar sin tregua contra la pobreza”.

El obispo observó que la inseguridad, al menos en Concepción, llegó a un límite: “está presente a cualquier hora y en pleno centro de la ciudad”.

Rossi recordó que el papa Francisco “es bien claro al sostener que si la gente no tiene trabajo, o no tiene plata para llevarles un plato de comida a sus hijos, la tentación de robar un celular o lo que fuere, siempre está presente”.

Además, insistió en plantear la necesidad de que el Estado en todos sus niveles desarrolle políticas tendientes a que “la gente pueda vivir dignamente de su trabajo y esfuerzo. En este país, que ha sido bendecido por Dios materialmente, no puede suceder que haya un 20% de desocupados, un 40% de empleados en negro y más de un 30% de pobres. Es algo realmente increíble”, planteó.

Rossi había abordado en varias ocasiones el tema de la inseguridad, y ahora lo hizo de nuevo a partir del asalto que sufrió el sacerdote Fabián Brito, párroco de la catedral de la Inmaculada Concepción. El episodio ocurrió el viernes pasado en el microcentro de la ciudad, cuando Brito retornaba del barrio Clínica tras participar de los rituales de la noche de San Juan. Cuando el cura caminaba por la calle Diego de Villarroel, fue agredido para despojarlo de su celular y recibió puntazos que no le causaron lesiones graves, gracias a que vestía una gruesa campera. “Por suerte Fabián se encuentra bien. Por supuesto, queda esa sensación horrible que deja este tipo de hechos, porque no sólo afecta en lo físico, sino también en lo psicológico” comentó Rossi. El prelado, sin brindar precisiones, confesó que él también sufrió hechos de inseguridad. Mientras tanto, ayer el fiscal Edgardo Sánchez, que interviene en la causa, informó que fue aprehendido un joven de 23 años reconocido como uno de los dos sujetos que asaltaron al sacerdote.

“Se están adoptando distintas medidas para dar con el restante hombre que participó de este hecho. Creemos que el caso, gracias a la intervención rápida de la policía, está casi totalmente resuelto” concluyó el representante del Ministerio Público.

Comentarios