Abogados de adolescentes aplaudieron el fallo de la Cámara

Profesionales aseguran que la resolución que ordenó el egreso del menor del Roca es correcto y que da mayor celeridad en las causas.

25 Jun 2017

Los defensores de menores recibieron con beneplácito el fallo de la Cámara de Apelaciones en el caso del menor que está acusado de haber atropellado a Paula Argañaraz.

“El fallo se encuentra acorde a derecho y a las garantías consagradas en las convenciones internacionales sobre los Derechos del Niño. Si bien soy consciente que es un tema muy delicado y que la conducta tanto de la madre como del menor en el marco de la investigación fue inapropiada, no es menos cierto que los fundamentos (peligrosidad procesal y entorpecimiento de la investigación) que se tuvieron en cuenta para disponer la internación del menor no son correctos, ya que los mismos no rigen para menores de edad y si, para el caso de adultos”, aseguró José Molina.

Su colega Patricio Char comentó: “el fallo me parece acertado y justo. Antes de hablar de bajar la imputabilidad de los menores, deberían los legisladores trabajar para que nuestros niños tengan un debido proceso con todas las garantías que tienen los adultos. No deben quedar a la decisión arbitraria de los jueces que fallan con el diario en la mano, según el reclamo social. Y lo peor de todo, es hasta el reclamo social se encuentra parcializado, porque solo se oye al sector social más pudiente, siendo los sectores más vulnerables totalmente invisibles”.

José del Río, otro abogado que normalmente defiende a menores, también opinó del tema. “Este fallo viene a fijar un criterio rector. La justicia penal de menores debe resolver en menor tiempo la situación tutelar del involucrado en el conflicto. El régimen Penal juvenil no establece plazos de tal modo que el menor se encuentra en desventaja si se compara la situación con el régimen de los adulto”.

Julieta Jorrat, en cambio que existe un problema mucho mayor detrás de esta situación que tanto debate genera en la sociedad. “Hay muchos menores que no tienen los recursos necesarios para contratar a un abogado, por lo que sólo les queda acudir a los defensores oficiales, por lo que deben afrontar una verdadera peregrinación para conseguir que las personas salgan del Roca, que tampoco está preparado para recibir a los chicos que están en conflicto con la Ley”, destacó en una charla con LA GACETA.

Del Río también dijo que “debe modificarse el régimen y adecuarlo a la realidad actual y sobre todo a las directrices que fija la Convención de los Derechos del Niño. Una ley adecuada evitaría tantas discusiones jurisprudenciales y otorgaría seguridad jurídica a los involucrados en el conflicto penal”.

“Antes de resolver los problemas judiciales, entre los que se incluye la falta de jueces de Menores, debería debatirse en la provincia la conveniencia de contar con un lugar donde los menores que tienen problemas legales puedan cambiar de vida. Si eso realmente no se consigue, es en vano esta discusión. Esos centros de internación deben funcionar para lograr la reinserción social de los chicos”, concluyó Jorrat.

Comentarios