Los sospechosos del crimen de Albornoz Piccinetti podrían volver a sus casas

Los defensores pidieron que se les permita salir del Roca y ser entregados a sus padres “Hay una presión social”, sostuvieron los abogados. Los tres menores dijeron que no tuvieron nada que ver con el homicidio.

24 May 2017
1

LA ESCENA DEL CRIMEN. El adolescente recibió una puñalada en el corazón, en la calle Santiago del Estero al 400. Murió algunas horas después. la gaceta / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO

Los sospechosos de haber atacado a puñaladas a los estudiantes del Gymnasium Matías Albornoz Piccinetti y F.E. podrían regresar hoy a sus hogares. Los abogados de dos de los tres adolescentes le solicitaron a la jueza de Menores Judith Solórzano que les permita salir del Instituto Roca y ser entregados a sus padres.

Los tres son menores de edad: tienen 14, 15 y 16 años. De acuerdo con el Código Procesal Penal vigente, sólo el último de ellos es imputable. En este caso se trata de un chico que cursa el secundario en el Centro de Altos Estudios Cenait y que fue imputado por la coautoría del homicidio de Piccinetti. “Fue forzada la acusación”, protestó su abogado, José del Río.

“El solo hecho de que estuviera ahí no es suficiente para acusarlo. Lo que pasa es que hay una necesidad de darle respuestas a la sociedad; pero este no es el modo, es arbitrario”, insistió el letrado. Según del Río, el grado de participación en el hecho de su cliente “es cero”. “Él no conocía a las víctimas ni había participado del baile anterior. Mi cliente también está pidiendo justicia parta él”, advirtió.

El abogado aclaró que el joven al que representa sí estuvo involucrado en la pelea que antecedió a la muerte de Piccinetti. Sin embargo, aseguró: “no tuvo una participación activa en el trágico desenlace. Al que señalan los testigos es al de 15”. Con ese argumento, del Río le solicitó al Juzgado de Menores que su cliente sea restituido a sus padres con la mayor brevedad posible.

“Tranquilo”

En cuanto al adolescente de 15 años, está representado por el abogado Pablo Cisneros. “Mi cliente está más complicado por la sociedad que por la Justicia”, se quejó este letrado. “Desde las actuaciones policiales, se divulgaron sus datos filiatorios tanto en las redes sociales como en algunos medios gráficos y en la televisión”, denunció.

Cisneros sostuvo que si bien el jovencito es inimputable, “lo que lo salva es su inocencia, no su minoría de edad. Su inocencia lo tiene tranquilo espiritualmente”. El letrado también le pidió a la magistrada Solórzano que saque al adolescente del Roca y lo entregue a sus padres. “Tenemos entendido que la jueza está trabajando la causa personalmente y este miércoles podría haber alguna resolución al respecto”, adelantó. De acuerdo con su mirada, “no hay forma alguna de que la resolución de la jueza sea otra. En caso contrario, el fallo será recurrido de inmediato”.

Al igual que del Río, Cisneros advirtió que existe una presión social para que los jóvenes sean juzgados. “Hay presión social, pero esto se tendrá que evaluar porque mi cliente es inimputable y no tendría por qué estar privado de su libertad”, afirmó. Por último, aseguró que el adolescente tampoco conocía a las víctimas. “Ni siquiera había participado de la pelea. Ese día se dejó conducir por la Policía porque se sentía resguardado. Ojalá que se investigue a fondo y se dé con el verdadero responsable de los hechos”, expresó.

El tercer sospechoso, que también está en el Roca, cursa el 2° año en el colegio Guido Spano. Según fuentes judiciales, tenía un abogado particular pero este renunció a la defensa. Un miembro del equipo de investigación le comentó a LA GACETA que, después de cotejar las declaraciones de testigos, este sería el menos comprometido.

Los tres menores declararon el sábado a la tarde y aseguraron que son inocentes. Están alojados en el Roca desde el viernes, cuando se produjo una pelea en la esquina de calles 25 de Mayo y Santiago del Estero, donde resultaron apuñalados dos adolescentes: Piccinetti, que falleció horas después, y F.E., que todavía está hospitalizado.

Punto de vista 

“HAY TODA UNA CULTURA DE LA VIOLENCIA”
“La violencia entre los jóvenes es un tema muy investigado por la sociología, que puede abordarse desde diferentes teorías y paradigmas, como desde las representaciones sociales, indagando cómo construimos nuestros valores morales, opiniones, creencias: nuestra realidad social y sentido común”, sostuvo Ezequiel Cano, sociólogo y docente en la Universidad San Pablo-T. “La violencia entre diferentes grupos existe y actualmente adquiere nuevos códigos de manifestación. El trasfondo de la violencia es el miedo. El sentido de pertenencia a un grupo nos brinda seguridad y reafirma nuestro sentido identitario como individuo parte del mismo pero también nos permite actuar de maneras que solos no lo haríamos, buscando responder a un pensamiento de grupo”, agregó. Según Cano, “hay una idea tergiversada de respeto. El hacerse respetar se traduce en un tipo de poder dominante, con una lógica verticalista y violenta. Hacen falta más por favor, perdón y gracias”. Por último, el profesional concluyó: “la base de la violencia está en el miedo y cabe pensar cuán funcional este puede ser a algunos sectores. Hay toda una cultura de la violencia; lo vimos en los saqueos de 2013, en las quemas de urnas de las últimas elecciones. El mismo Tucumán se representa en muchos casos desde una nota violenta”.

En Esta Nota

GymnasiumViolencia
Comentarios