Es hora de que la alfombra roja tenga su premio

27 Feb 2017
Es lo primero que se ve y por la importancia que se le brinda, en espacio y en tiempo, la alfombra roja merecería su propio premio en los Oscar. No obstante, las redes y los medios le han dado su lugar, hasta con subcategorías. Y es por ello que nadie pasa inadvertido ante los ojos del mundo en ese camino carmesí que conduce al Dolby Theatre de Los Ángeles.

La decisión de quién fue la mejor vestida tiene explicación: volvió de la mejor manera, con un imponente vestido bordado que le quedaba como una segunda piel de cristales. Nicole Kidman llegó de la mano de su marido, Keith Urban, con un diseño al cuerpo, con perlas y piedras, de Armani Privé y -es para destacar- con labios rojos. Nadie luce el color nude como ella.

No se quedaron muy atrás Viola Davis (quien le ganó a Kidman en la categoría Mejor Actriz de Reparto), con un vestido rojo, también de Armani Privé; Emma Stone, dorada como el Oscar, con flecos y bordados; y la siempre sexy Taraji Henson, que vistió un vestido aterciopelado azul, con un escote calado, tajo y una espectacular gargantilla de diamantes.

Quienes más críticas -y hasta memes- recibieron fueron Dakota Johnson (por su look excesivamente vintage, con un enorme moño en el frente) y Leslie Mann (la compararon con Bella, del filme animado “La bella y la bestia”). Por el recargado diseño de Elie Saab, Janelle Monáe se unió a este grupo: su look fue comparado con el de una de las meninas del pintor español Velázquez.

En cuanto a los colores, siempre predominan los clásicos y esta vez no hubo cambios: como el rojo y el negro. Pero el blanco ganó la partida: lo usaron Priyanka Chopra, Isabelle Huppert, Karlie Kloss (parecido a un vestido que usó Gwyneth Paltrow en los Oscar 2012), Hailee Steinfeld, Chrissy Teigen y Olivia Culpo (ambas con bordados dignos de una obra de arte), entre otras.

El premio al look más polémico fue totalmente inesperado: Karl Lagerfeld, modisto de Chanel, acusó a Meryl Streep de rechazar, “por tener que pagarlo”, un vestido suyo hecho a medida para los Oscar. La actriz, al final, lució un diseño azul (foto de arriba) de Elie Saab.

Comentarios