“No son claros los cambios que implica” - LA GACETA Tucumán

“No son claros los cambios que implica”

La secretaria Académica de la UNT dijo que al principio generó alarma.

16 Ene 2017
La secretaria Académica de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), Marta Tuza, planteó algunas dudas sobre este Sistema Nacional de Reconocimiento Académico que, hasta el momento, no quedan del todo claras.

1. ¿Cuál es el alcance que le quieren dar? ¿Qué pasa con el nivel superior no universitario?

2. ¿Cómo se evitará la especulación de cursar un poco en cada universidad?

3. ¿Desde qué concepción pedagógica se lo va a abordar? ¿Esto implicará un cambio en los criterios de evaluación?

“Todavía no son muy claros los cambios que implica este proceso. La primera etapa fue la de ir viendo si tenía acogida entre la universidades. Ahora comienza la segunda etapa y, según la secretaria académica, aquí se podrá medir el éxito o no de la propuesta. “Solo se verá la posibilidad de que los alumnos puedan moverse por familia de esas carreras. El ejemplo que nos daban a nosotros al principio era: ‘vos hacés Matemáticas en Bioquímica y te tiene que servir para Ciencias Exactas. Eso era muy amplio y generó cierta alarma en los docentes”, reconoció Tuza.

Su mirada es, hasta el momento, bastante crítica. Duda de que este sea el mecanismo para revertir la deserción universitaria.

“Creo que no se llega a conocer en profundidad cuáles son las causas de desgranamiento y la cantidad de años que le demanda a un alumno egresar. Lo que se ve, en realidad, es que la atracción por las carreras tradicionales sigue existiendo y son pocos los que se vuelcan hacia las nuevas”, analizó.

Cuando se planteó el tema se lo comparó con el modelo europeo. Tuza explicó que allá el paso se da entre carreras acreditadas internacionalmente por agencias (aquí las acreditaciones las da Coneau). “Allá es más común porque se confía en los conocimientos que imparte cada institución, muy distinto a lo que pasa aquí”, precisó.

La acreditación de los trayectos universitarios será, según Tuza, otro motivo de debate porque habrá que definir “bajo qué condiciones se dan las acreditaciones de un lado para que sean reconocidas en otro”.

Por otra parte, subyace el reclamo de que las carreras sean más cortas y que luego se adquieran conocimientos específicos en especializaciones de posgrado. “Se recomienda que no dure más de cuatro años la formación de base. Lo que hay que comprender es que en menos tiempo no podés darle la misma cantidad de contenido que tienen los alumnos hoy”, agregó Tuza.

Hoy la tendencia -explicó- es que la mayor parte de las materias sean cuatrimestrales y ahora las están llevando a bimestrales para tener más cantidad de materias, mas conocimiento. “Eso te lleva a la fragmentación porque el alumno necesita tiempo para estudiar y rendir. Es una falacia que vos le pongas materias bimestrales porque no va a tener el tiempo material para solidificar esos conocimientos y poder progresar en la carrera”.

Desde su óptica, el sistema educativo tiene que bajar al nivel medio (secundario) para que el alumno “adquiera de verdad competencias para mirar hacia adelante porque si no el salto sigue siendo muy grande entre el nivel secundario y el superior”, dijo Tuza.

Comentarios