Quedó en coma tras enfrentar a la Policía

La Justicia ordenó su detención, ya que lo denunciaron por robo. Recibió un balazo de goma en la cabeza.

27 Dic 2016
Un muchacho de 24 años, se encuentra en coma en un sanatorio de la capital tucumana luego de recibir un balazo de goma en la cabeza en un presunto enfrentamiento contra la Policía en San Cayetano, el sábado.

Fuentes judiciales aseguraron a LA GACETA que el joven herido, al que todos conocen como “Reyes”, había sido denunciado minutos antes en la comisaría 4° por dos empleados de una empresa que brinda televisión por cable. Según esta presentación, ambos habían sido asaltados por el muchacho, quien les habría quitado un celular y algunas herramientas.

Desde esa seccional se irradió una circular y personal del 911 salió a buscarlo con las referencias que les habían dado los empleados. Según las fuentes, al encontrarlo, los policías le dieron la voz de alto pero el muchacho salió corriendo y se metió a su casa.

Según las fuentes policiales, allí salieron varios vecinos y familiares para evitar que los aprehendieran. También dijeron que una mujer forcejeó con uno de los agentes y que allí se produjo el disparo. Los familiares, por otra parte, increparon a los policías y los acusaron de disparar sin mediar ningún enfrentamiento, según un video que trascendió ayer y que puede verse en la página online de LA GACETA.

Lo cierto es que el balazo de goma dio en la frente del muchacho al que estaban persiguiendo y lo dejó inconsciente. En las imágenes se puede ver la desesperación de todas las personas alrededor suyo, mientras los efectivos intentan reanimarlo y llaman a una ambulancia.

El joven fue llevado hasta el hospital Padilla, donde los médicos que lo recibieron lo indujeron al coma. Poco después, sus familiares lo trasladaron hasta un sanatorio privado de la capital tucumana.

El caso recayó en la fiscalía X°, que se encuentra subrogada por Adriana Reinoso Cuello. Desde allí partió la orden de aprehenderlo, por lo que, pese a estar sin conocimiento, tiene una custodia policial en su habitación. Poco después, al chequearse que había una denuncia por robo agravado en su contra, quedó directamente detenido.

Desde la Justicia también se ordenó el secuestro de la escopeta y se le tomó declaración al Policía sindicado como el autor del disparo. Por el momento, no se tomaron medidas privativas de la libertad en su contra, pero se explicó que la investigación continúa.

Comentarios