Un día movidito

Hubo actividad en el complejo y arreglaron la cancha.

14 Dic 2016
El proyecto deportivo de Atlético abarca un sinfín de metas que superan ampliamente a lo estrictamente futbolístico. De cara a su participación en la Copa Libertadores 2017, los “Decanos” ya comenzaron a trabajar pensando en dejar una buena imagen.

En lo estructural, porque puede decirse que el plantel está metido en su despedida en cancha de Tigre, el lunes a las 21.15 (dirige Diego Abal). Justo en cancha de Tigre, donde Atlético cayó 5-0 en su última visita a casa del “Matador”.

“Eso es parte del pasado, pasó en otro torneo. No nos salió nada aquella noche. Ya está”, minimiza el recuerdo de la goleada Leandro González, después de haberse entrenado durante poco más de dos horas en el gimnasio del complejo de Ojo de Agua. “LG” y el resto de los que fueron titulares en el 3-0 sobre Quilmes no se movieron de la sala de máquinas.

Sí lo hizo el resto, llámese suplentes, no convocados e invitados de otras divisiones. Pablo Lavallén redujo el campo en su máxima expresión, en ese afán de poder encontrar precisión y serenidad en el pase forzado al límite. En el famoso pase sorpresa.

Fue una tarde intensa y movida, que se acopló a una jornada de novedades. Por ejemplo: ayer mismo los encargados de cuidar el césped del Monumental encararon un plan de mantenimiento y mejoras. Últimamente hubo quejas por la cantidad de pozos que tenía el campo. El objetivo es que para la Copa se encuentre en plenas condiciones. No será la única mejora que se hará dentro del estadio.

Atlético planea la reubicación y reconstrucción de un espacio dedicado a la prensa. Habrá pupitres nuevos, zonas de trabajo y también cabinas de transmisión.

Los materiales están, resta darles forma y avanzar con las obras, las mismas que en el “José Salmoiraghi” están a pleno.

La cancha de césped sintético entró en su fase tres, la decisiva. Ya quedó en orden todo lo referido al drenaje que, a su vez se conectará a la de la cancha de hockey que también se está construyendo. Lo único que quedó en veremos es el nuevo vestuario del plantel superior. Esa obra no se cumplirá en tiempo y forma, pero se hará más adelante.

Pero los jugadores piensan en Tigre, no en las obras. “Queremos ganar, traernos un buen resultado de allá. Terminar el año con 21 puntos sería importante, después de haber comenzando siendo bastante irregulares”, señaló González.

Comentarios