Monseñor Zecca instó a una mayor apertura religiosa

Unas 200 personas de distintos credos se unieron en el primer congreso nacional para intercambiar ideas en busca de una sociedad más pacífica

15 Agosto 2016
Musulmanes con sus típicos atuendos, judíos, cristianos de distintas iglesias, incluida la católica y budistas comparten en Tucumán como hermanos. En el Congreso Nacional de Diálogo Interreligioso, que se celebra en el hotel Catalinas Park, unas 200 personas venidas de 12 provincias intercambian su modo de relacionarse con Dios, sus experiencias en distintas mesas de diálogo interreligioso y sus ideas sobre cómo lograr una sociedad más justa y con más diálogo para llegar a la ansiada paz social.

“Buscando juntos la paz como expresión armónica de la pluralidad religiosa” es el lema que reúne tanto a laicos como a consagrados. El sábado, la apertura estuvo a cargo de monseñor Alfredo Zecca, obispo de Tucumán, el rabino Salomón Nussbaum, el obispo Habib Chamieh de la comunidad católica maronita y el presidente de la Asociación Pan Islámica de Tucumán, Héctor B. Mohammad. El encuentro concluirá hoy con una proclama en la Casa Histórica.

“En el actual momento histórico la misión cristiana tiene que aprender a entender y acoger las religiones de manera mucho más profunda de lo que lo había hecho hasta ahora. Y, a su vez, las religiones deben mirar con interés al cristianismo. Si buscáramos una verdad común encontraríamos más puntos comunes del cristianismo con las antiguas culturas de la humanidad que con el mundo relativista y racionalista”, afirmó monseñor Zecca al dar la bienvenida. El cardenal monseñor Luis Villalba también estuvo en el congreso.

Comentarios