“Yo también iré a la Justicia”, le advierte Serra a Carrillo

El intendente y la ex diputada pugnan por un edificio de Monteros.

03 Julio 2016
La disputa oficialista por la tenencia de un edificio en Monteros promete varios capítulos más.

El intendente Francisco Serra acusó a su antecesor, Alberto Olea, y a la esposa de este, la secretaria de Estado de la Mujer, María del Carmen Carrillo, de haber actuado “con malicia” en la cesión de un inmueble por 10 años, a través de un comodato, a favor de la Red de Mujeres Solidarias de Monteros, que tiene entre sus referentes a la ex diputada. “(El contrato) fue celebrado en circunstancias que lo hacen nulo. No sólo porque (el bien) no podía ser entregado en comodato, sino porque los papeles fueron firmados 15 días antes de que Olea terminara su gestión, cuando yo ya había sido electo”, afirmó el jefe municipal.

Luego, aseguró que no le preocupa la decisión de Carrillo, de llevar a los tribunales la disputa por el inmueble ubicado en avenida Avellaneda al 100 de esa localidad. “Yo también voy a ir a la Justicia. Me tiene sin cuidado que ella lo haga, porque yo estoy en los carriles que corresponden, que es la defensa del municipio. Y en ese sentido, también vamos a investigar todas las acciones que se hicieron en el Ejecutivo municipal, para que no nos demos más sorpresas como esta. Estamos trabajando para desarticular todo lo que esté mal y se lo llevará a la Justicia”, advirtió.

Serra resultó electo el año pasado a través del partido Acción Regional, un acople liderado por el peronista Juan Antonio Ruiz Olivares. También cuenta con el apoyo del ministro de Gobierno, Justicia y Seguridad, Regino Amado. Carrillo, quien fue postulante por la lista oficial del FPV, asumió este año como secretaria de Estado de la Mujer del PE. Su esposo, Olea, es funcionario del Ministerio del Interior, que conduce Miguel Acevedo. Ambos están alineados al vicegobernador Osvaldo Jaldo.

Carrillo sostiene que hace siete la Red de Mujeres Solidarias de Monteros trabaja en el edificio en cuestión. Según ella, la mitad del inmueble es del Gobierno nacional. Aseguró que la construcción de los salones fue solventada con fondos ajenos al municipio. Y advirtió que, en realidad, Serra emitió el decreto ordenando la restitución de la propiedad “por razones políticas”. El lunes, la ex diputada encabezó un abrazo simbólico frente al edificio. “No vamos a permitir un atropello como este”, afirmó Carrillo, que trabaja en línea con la ex senadora Beatriz Rojkés.

Serra sostuvo ayer que la decisión del Ejecutivo municipal “está en el marco del respeto”. Y garantizó que las actividades y servicios prestados en ese inmueble seguirán en pie. “Tenemos el criterio de cuidar el patrimonio de la Municipalidad. “Nunca dijimos que el lugar va a ser cerrado. Al contrario, vamos a mejorarlo para que sea para toda la comunidad, y que no sea en un lugar para que se haga política”, afirmó el intendente.

Añadió que si no se retiran de la propiedad “va a iniciar acciones judiciales”. “Ya que la ex diputada mencionó la Justicia, nosotros también vamos a revisar algunas cuestiones que tienen que ver con el gobierno anterior. Políticamente, el único vínculo que me une con Carrillo y con Olea es que nos sometimos al voto popular trabajando para el gobierno provincial de Juan Manzur. Más allá de eso, no me unen vínculos, respeto su forma de hacer política, pero no la comparto”, sostuvo Serra.

Comentarios