Un radical “diferente” que cumplió 60 años en política - LA GACETA Tucumán

Un radical “diferente” que cumplió 60 años en política

El dirigente cuestionó a la dirigencia de la UCR; “No tenemos Justicia”, consideró “Manzur debería poner más cuadros en los ministerios”, expresó Parajón en relación al actual Gobierno.

18 Abr 2016
1

EL SOMBRERO, SU SELLO. Parajón comentó que tiene cinco sombreros y que los usa de acuerdo a la ocasión. la gaceta / foto de FLORENCIA ZURITA

“Por el radicalismo sufrí, me metieron preso, no me recibí, me apuñalaron... ¡Cómo no voy a ser radical!”. Gumersindo Parajón lleva 60 años militando en política, la mayor parte en el radicalismo. Tiene 74 años, cinco hijos y una esposa con la que lleva más de 50 años. Tiene cinco sombreros. Tiene cuatro candidaturas a gobernador y otros tantos anuncios de que no será más candidato. Tiene también una voz ronca producto de sus años de fumador y de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que padece. En una charla con LA GACETA, recordó sus orígenes, criticó a la UCR y afirmó que se quiere morir en la calle militando y luchando.

El afiliado que no fue

Afirmó que ese día estaba emocionado. Tenía 14 años. “El 16 de abril de 1956 mi padre me llevó al local de la UCR. Yo quería ser radical. No me pude afiliar, no era mayor de edad, me pusieron adherente en un libro que tenían. Ahí comenzó todo. Vengo de familia radical. Me afilié porque es un partido nacionalista, popular y revolucionario”, caracterizó. Comentó que a la misma edad en la que entró en política comenzó a trabajar de mensajero en Tribunales (se jubiló como empleado judicial) y que, tiempo después, lo expulsaron del Colegio Nacional por sacar a sus compañeros a una marcha. “Mi padre lamentó que no haya terminado 5° año, lloró. El anhelaba que yo fuera abogado”, lamentó conmovido. Reponiéndose, repasó velozmente que en 1975 lo apuñalaron durante un acto; que en 1976 estuvo secuestrado y fue torturado y que en 1983 lo balearon en la plaza Independencia festejando el triunfo de Alfonsín.

Su salida del partido

Con el retorno de la democracia, durante el Gobierno de Raúl Alfonsín, Parajón decidió abandonar el partido. “Ya no era para mi. Me fui por las claudicaciones de Alfonsín. No puedo concebir, por ejemplo, que si juzgamos a una Junta Militar después haya venido la Obediencia Debida y el Punto Final. Los genocidas siguen en libertad. Mis maestros políticos fueron Ángel Pisarello y Sergio Karakachoff (asesinados en la Dictadura). No puedo hacer alianzas con los bussitas ni con la derecha. Sigo siendo radical, pero un radical diferente”, relató. Hace 15 años, fundó su propio partido, Pueblo Unido.

La UCR hoy

Parajón cuestionó duramente a la dirigencia nacional y provincial de la UCR. “Hipotecaron el partido con el macrismo a cambio de cargos. Hacen alianzas con los enemigos irreconciliables del radicalismo: los conservadores y la oligarquía. Por primera vez, en 2015 no se llevó fórmula presidencial”, lamentó. Enrostró a sus correlogionarios el no mantener las convicciones ideológicas. “El otro día escuche a la senadora Silvia Elías y me dio vergüenza. No conoce la historia del partido. Dijo que estaba contenta porque volvemos a tener los lazos carnales con el imperialismo”, afirmó y golpeó la mesa con el puño cerrado. “Se equivoca. El radicalismo tiene compromiso con los sectores populares. Illia fue derrocado por el imperialismo. Alfonsín también tuvo una posición antiimperialista. Reivindicamos a José Martí y Emiliano Zapata”, describió. Opinó que José Cano no supo conducir el partido.

El caso de la polenta

Parajón recordó que una de sus denuncias más resonantes fue cuando afirmó que bolsas polenta destinada a ayuda social era tirada a los animales en una finca. “La causa quedó en nada. Una noche, un empleado de Desarrollo Social me contó que a la polenta se la daban a los chanchos. A él lo dejaron cesante y yo casi voy preso por entrar a la finca sin permiso para verificar. No tenemos Justicia porque prefirieron archivar todo a investigar. Los jueces no deberían ser elegidos por el gobernador”, expresó.

Alperovich y Manzur

Parajón aseguró que nunca “estuvo políticamente con José Alperovich”, pero que lo respeta. Por otro lado, aseguró que el Gobierno de Juan Manzur depende de lo que pasa en la Nación. “Debería poner más cuadros en los ministerios”, opinó.

El futuro

¿Va a ser candidato en 2017? “Ya estoy viejo. No cierro ninguna puerta”, sonríe. “No sé si soy buen padre, buen esposo o buen abuelo. Pero de lo que estoy seguro es de soy buen político, porque soy honesto”, concluyó.

Lo que tiene Parajón, fundamentalmente, es ganas de seguir en política.

Comentarios