San Javier: arte, naturaleza y aventura muy cerca del cielo

En la cumbre del cerro, las opciones son variadas para los visitantes que llegan en familia con la idea de descubrir la ciudad desde las alturas

12 Ene 2016
4

PARA EL RECUERDO. Con niebla, igual se disfruta la cumbre del cerro durante una visita al Cristo Bendicente. la gaceta / fotos de florencia zurita

Las diferentes tonadas se mezclan en la cumbre del cerro. Los turistas bajan presurosos de sus vehículos y enfilan hacia el Cristo Bendicente. Es usual verlos con sus cámaras y sus celulares listos para tomar selfies y otros recuerdos con la ciudad de San Miguel de Tucumán de fondo. 


Javier Díaz llega desde Córdoba con su pequeña hija, Martina. La nena corre por el césped, sube y baja los escalones, y pide que le tomen más fotos. Como si fuese una modelo, ella posa entre los demás turistas que avanzan por la escalerilla. Debajo de la famosa escultura está la puerta de acceso al museo temático (mayores $ 10 y menores $ 8).

“Papá sacame una foto”, grita Martina, unos metros antes de entrar al Centro de Interpretación de San Javier. Otros visitantes bajan luego de haber tomado sus propias imágenes de recuerdo. Los vendedores de dulces caseros y artesanías esperan “hacer su primavera” antes de la siesta. Otros visitantes llegan en auto. Son tucumanos y esperan un rato a que baje la niebla para ver la ciudad desde las alturas.

Fabián Werner, encargado del museo temático, dice que la mayoría de los turistas que llegaron en los primeros días del año son de Buenos Aires. “Desde el 2 de enero empezó el movimiento de visitas”, asegura.

La niebla se corre como si fuese una cortina natural y deja ver la inmensidad del paisaje. Todos se desesperan por tomar las mejores fotos. Es el momento ideal. Horacio Quiñaresi (Río Negro) mira las artesanías del museo. Quiere llevarse un recuerdo y elige una pieza en forma de cerámica con una frase típica para turistas: “Tucumán visité, en ti pensé y este recuerdo te compré”.

Una escapada a San Javier es una buena opción para pasar el día. Aunque el cielo esté nublado, las opciones son variadas para un contacto directo con la naturaleza. Paseos, cabalgatas, trekking, mountain bike, vuelos biplaza en parapente, un almuerzo en una terraza al aire libre o una merienda sobre el césped antes del atardecer se incluyen en el mejor plan para tucumanos y visitantes foráneos.

Bajo presupuesto para una visita al parque sierra de San Javier de la UNT 

La enorme mole de hierro y hormigón puede verse desde la ruta provincial 340. Lo que iba a ser la ciudad universitaria quedó a medio camino y es uno de los puntos de ingreso al Parque Sierra de San Javier. El costo por persona es de $ 15, pero no se permite la entrada con mascotas. Un lago rodeado de verde puede descubrirse al fondo del añejo edificio. El predio es una invitación a disfrutar de las caminatas al aire libre para descubrir la abundante flora del lugar.

Un balcón al cielo

Apenas llegan al Cristo, lo primero que hace la mayoría de los turistas es registrar imágenes con celulares. La vista imponente de la ciudad atrae las miradas. Algunos llegan con binoculares para descubrir la belleza de la yunga tucumana. El verde de la montaña se disfruta inclusive en los días nublados. Por los senderos del cerro, a veces, puede verse a los bikers entrenándose en grupos. Una caminata a través de la selva por las estribaciones de la montaña es una tentación.

Artesanías y recuerdos

Entre las 9 y las 18, los visitantes (porteños, cordobeses, riojanos, entre otros turistas) se entrecruzan en los pasillos del Centro de Interpretación. En la sala hay información para conocer la obra del escultor Juan Carlos Iramain y se exhiben distintas estatuas de Cristo que existen alrededor del mundo.  

Un vuelo en parapente desde loma bola para los más aventureros

Sentir la adrenalina en un paseo por las nubes suena tentador para los más osados. El vuelo biplaza (compartiendo el equipo con un instructor) tiene un costo de $ 1.150 (con entrega de fotos) y $ 1.500 (con video). En Loma Bola, el estacionamiento cuesta $ 20 los fines de semana. De lunes a viernes no se paga nada. Hay un bar con terraza al aire libre.

Paseos cercanos

- El camino a San Javier se disfruta a pleno. En auto, desde la plaza Independencia, el recorrido puede durar una hora y 10 minutos.

- El trayecto por Yerba Buena ofrece la brisa fresca que regala la ciudad jardín. El parque Percy Hill es una opción para descubrir.

- La Reserva de Horco Molle puede resultar un sitio ideal para visitar con los chicos y tener contacto con animales en su hábitat natural.

- Una visita al ex ingenio San Pablo permite conocer el ostentoso edificio de la industria azucarera (sede la Universidad San PabloT).

- Llegar a Villa Nougués es una obligación para enamorarse del paisaje con aires suizos repleto de hortensias al borde del camino.

- Para llegar a la cascada del río Noque hay que bajar por un sendero (bien señalizado). La caminata puede llevar unos 40 minutos.

En ómnibus hasta la cumbre

1.200 metros sobre el nivel del mar es la altura en la cumbre del cerro San Javier.

170 kilómetros cuadrados es la superficie de la Sierra.

28 metros mide el Cristo Bendicente del artista Juan Carlos Iramain.

3 kilómetros hay desde San Javier al funicular.

118 es la línea que sube al cerro a partir de las 8. Cuesta $ 18.

Comentarios