Ahora hay carteles de alerta antes del puente trágico

“En caso de tormenta prohibido circular”, señalan los letreros colocados en San Martín y Marco Avellaneda y en la esquina de 24 de Septiembre y San Luis.

LA GACETA / FOTO DE FLORENCIA ZURITA.  LA GACETA / FOTO DE FLORENCIA ZURITA.
10 Diciembre 2015
La tragedia del santacruceño Hipólito Brozoski, quien perdió la vida ahogado el viernes pasado a la noche cuando su camioneta quedó sumergida bajo el puente Central Córdoba (24 de Septiembre y Bernabé Aráoz), fue el penoso sacudón que necesitaron las autoridades municipales para reaccionar. Ahora comenzaron a solucionar el antiguo problema de inundación que sufre el sector durante las tormentas. Ayer colocaron carteles preventivos para evitar la circulación de vehículos los días de lluvia y, además, iniciaron un relevamiento para llegar a una resolución más de fondo.

“En caso de tormenta prohibido circular”, dicen los carteles reflectivos colocados en San Martín y Marco Avellaneda y en la esquina de 24 de Septiembre y San Luis. Esa fue la primera de las medidas preventivas, aunque la Municipalidad se comprometió a montar operativos con personal de la Dirección de Tránsito durante las tormentas. El primero de los carteles previene a los conductores que suben por San Martín y giran a la izquierda para encarar 24 de Septiembre-avenida Mate de Luna en dirección al cerro; el segundo, buscará disuadir a los vehículos que avancen por la avenida en dirección al centro.

Además de los carteles, en la zona del puente ferroviario se vieron ayer operarios tomando medidas de nivel. “Parece que van a hacer que la calle pase por encima del puente”, se escuchaba decir entre los curiosos. Nada de eso: por el momento, solamente se está relevando el terreno para, con esos datos, armar uno o más proyectos de solución. “Tomar niveles es uno de los relevamientos que estamos haciendo. También vamos a estudiar si es que los canales que pasan debajo de la calle San Luis-Suipacha y 24 de Septiembre pueden transportar más agua de la que escurren ahora; de eso depende que podamos hacer más bocas de tormentas”, le explicó ayer a LA GACETA Walter Berarducci, secretario de Gobierno capitalino. Otra de las alternativas que se evalúan es la construcción de fosas de captación a la altura de Suipacha-San Luis para evitar que el agua llegue hasta debajo del puente, donde se acumula y se convierte en una pileta.

Tamaño texto
Comentarios