›› Cartas de lectores - LA GACETA Tucumán

›› Cartas de lectores

18 May 2015
2

DFDFDFDFDFDFDF

Trabajo no registrado

Leí las propuestas de los candidatos a gobernador para luchar contra el trabajo no registrado. Sin ánimo de polemizar y con intención de generar un debate más profundo, considero que todos sabemos, y no es ninguna novedad, que debemos intensificar los controles, que los impuestos son altos, que los empleados tenemos derechos, que es importante definir incentivos por contratar jóvenes, que son importantes los premios y los castigos, etcétera. Es lo que todos proclaman van a resolver; no queda claro por qué debería creerles a algunos sí y a otros no. Estimados, lo digo con el mayor de los respetos. Lo único que se hace es satanizar a los empresarios o al Estado por el nivel de precariedad laboral que existe. Considero que es un tema muy importante y deberíamos profundizarlo; quizás retomando este debate el próximo fin de semana. No estoy juzgando, no digo que está bien o que está mal, lo que quiero expresar es que debemos apuntar a que cada día debemos estar un poco mejor, en una línea de trabajo que sí debería estar muy bien marcada. En el orden público o privado, cuando alguien planifica debe hacerlo para el corto plazo por un lado y para el mediano y largo plazo por otro. En donde, para no caer en un círculo vicioso las acciones de corto, deben conducirnos a resolver el largo plazo. Sugiero tener en cuenta al momento de profundizar en las propuestas, que el Estado debe generar las condiciones para que su sector privado se eduque, se capacite, crezca, invierta, gestione, cree empresas, etcétera. Hasta convertir a nuestra provincia en modelo de referencia en lo que a trabajo registrado se refiere y que el sector privado protagonice con más entusiasmo la búsqueda de ese modelo de provincia. Me hubiese gustado leer que vamos a generar competitividad en el sector privado, que vamos a desarrollar un plan para que Tucumán se convierta verdaderamente en un polo productivo, comercial y de servicios; donde duplicaremos o triplicaremos la oferta laboral privada, donde generaremos más empresas, mejoraremos las actuales y en consecuencia disminuirá la precarización laboral. Me hubiese gustado leer acerca de crear un polo educacional empresario para generar ciudadanos motivados y capacitados para generar más y mejores empleos. Me hubiese gustado que se comprometan a explicar con más detalle en unos días cual será el plan para generar la provincia que todos buscamos.

Domingo Colombres [email protected]

Comparación

Entra un médico furioso a la escuela donde concurre su hijo y solicita a los gritos hablar con la directora. Esta lo hace pasar, le pide calma y le pregunta cuál es el motivo de su reclamo. Este padre le relata que estaba muy molesto con una docente de su hijo porque ésta les “solicitaba a sus alumnos la colaboración de 10 pesos a cada uno por cada clase” a lo cual exigía una inmediata explicación. La directora, atónita por tal situación, hace llamar a la docente, a quien este hombre increpa desde que ella pisa el umbral de la dirección: ¿Usted qué se cree? ¿Por qué tiene que pedirles colaboración a los alumnos? ¿Acaso no le paga el Estado un sueldo? ¿Si no está conforme con lo que gana, por qué no busca otro trabajo? La “seño”, con la mirada tranquila y fijándola en los ojos del exaltado padre (a quien conocía) le responde con calma: tiene toda la razón en lo que dice, señor; lo mismo sentí yo el otro día cuando concurrí a su consultorio y su secretaría me pidió además de la orden de consulta, la suma de 100 pesos en concepto de “plus médico”.

Juan José Soria
[email protected]

Acto en Educación


Bochornoso y lamentable fue lo que hicieron con los docentes el día 9 de mayo en Central Córdoba. Con la excusa de encuentros denominados “Patria Educativa” , una capacitación “obligatoria”, donde las coordinadoras, o mejor dicho las “operadoras territoriales” nombradas a dedo por el gobierno, intimaron a los directivos de cada escuela a mandar la nómina de docentes con su número de documento para que asistan al evento. Ante esta situación y presionadas se presentaron a las 8.30 hs, siendo las 10.30 hs. y sin que nadie de las autoridades se mostrara, los docentes empezaron a impacientarse , pero, ?¡sorpresa!, después de unos minutos se presentaron el ministro de Educación de la Nación Alberto Sileoni, la ministra de la Provincia, Silvia de Temkin, y todo el entorno de gobierno (Manzur, Jaldo, Yedlin, Rojkés de Alperovich), y empezó el mitin político y partidario, con miras a las elecciones de agosto. Llenaron Central Córdoba, sin ningún costo para las arcas del Gobierno, con personas engañadas en su buena fe. Una vergüenza, lo cual no sólo violentó la libertad de los docentes, sino que fueron rehenes para sus intereses de campaña. Es triste ver cómo fueron “arriadas” con falsas expectativas - debatir asuntos relacionados con la tarea educativa-. Que esto nos sirva para estar alertas; nadie puede presionarlos, ni amenazarlos con quitarles su trabajo; si las coordinadoras, capacitadoras u operadoras territoriales, les dicen lo contrario, mienten. Ellas sí fueron puestas por amiguismo; ustedes fueron nombradas por una Junta. El Estatuto del Docente, Decreto 505 y anexos, el 119 y otros, son sus aliados; deben asesorarse para que no vuelva a ocurrir. Docentes, ustedes son muy importantes en esta pirámide de la cultura y no pueden estar a la altura de un bolsón, tetrabrik o o sándwiches. De ustedes. mismos depende su lugar, dignidad y respeto, ante esta sociedad venida a menos.

María Eugenia Ezquer
[email protected]

Acto en Educación II

El evento educativo, oficialista, denominado “Encuentro Patria Educativa Tucumán”, en Central Córdoba, contó con la presencia, según sus organizadores, de 7.000 docentes. Se lo convocó como una capacitación docente obligatoria, pero, extrañamente, estuvieron presentes los candidatos políticos de Alperovich, Juan Manzur y Osvaldo Jaldo. ¿Fue una capacitación o un acto político? ¿Qué pueden hacer por la educación los que dejaron hace poco tiempo librados a su suerte a los inundados? Un partido político tiene derecho a dar su opinión sobre educación, pero usando recursos propios, no del Estado, para financiar sus eventos. Los docentes no fueron engañados. Los que concurrieron, como los que no lo hicieron, tuvieron variadas motivaciones: sociales, obligatoriedad, capacitación, acuerdos e incluso desacuerdos con la política educativa. Además de educadores, son adultos, y plenamente conscientes de sus actos. Lo fundamental es que la democratización plena de la vida educacional, dirección democrática de la comunidad educativa, con mayoría de docentes y estudiantes, elegibilidad de autoridades, directores y supervisores en todos los niveles del sistema educativos, junto a la satisfacción de los reclamos docentes, puede dar una salida a la crisis educativa, un planteo bastante alejado de los mentores políticos del acto-congreso.

Pedro Pablo Verasaluse
[email protected]

Malas y buenas ondas


Respetuosamente quiero decirle al lector Oscar A. Beltrán (carta “Malas y buenas ondas”, 11/5) que no sólo de una radio vive el hombre. Escucho la 99.9, también la 107.1, entre otras que pasan únicamente linda música. A nivel local escucho a periodistas y locutores como Carrizo, Rojkés, Nóblega y algunos otros que me informan el tiempo, Números de Oro, agenda del gobernador, en fin. Por supuesto que me encanta saber de periodistas a nivel nacional que tienen otra visión, llámense Magdalena, Lanata, Longobardi, Nelson Castro, Leuco, Fernández Díaz, entre otros. Asimismo, leo a columnistas de LA GACETA y de otros diarios. Puedo hacerlo, me lo brinda la democracia, lo aprovecho. Como verá, mi cabeza es un lindo “mambo”; pero no se aflija, señor Beltrán, soy grande, mi cabecita está bien, para nada quemado mi espíritu y mucho menos amargado de la vida; al contrario, pienso que todo sirve para poder hacer una buena elección.

Fernando R. Franco
Pasaje Einstein 1.015
San Miguel de Tucumán

Enseñar a los políticos

Han transcurrido 32 años del retorno a la vida democrática en nuestro país y, con ello, la vigencia del orden institucional. Esto permitió el pleno ejercicio de múltiples elecciones constitucionales, tanto en el ámbito nacional como provincial y municipal. Pero poco y nada hemos avanzado sobre los conocimientos y su aplicación, tanto en los votantes como en los elegidos. Los primeros no sabemos por y para qué elegimos y, lo que es peor, los elegidos no saben o dicen no saber para qué fueron elegidos. A propósito, este año tenemos tres elecciones y con posibilidades de una cuarta si hubiera balotaje. Contiendas electorales que confunden aún más a la ciudadanía, dada la cantidad de partidos y agrupaciones que competirán. Es sabido que más de un votante concurre al comicio a los efectos de contar con el comprobante de la mesa electoral para evitar alguna sanción. Además, está visto que a la gente le preocupa quién la gobernará en lo sucesivo, a nivel nacional y provincial, desconociendo que los demás cargos electivos (diputados, senadores, legisladores y concejales) son quienes nos representan durante cuatro años, obedeciendo al precepto de “el pueblo no gobierna ni delibera, sino que lo hace por intermedio de sus representantes”. Mientras que muchos de los elegidos, para cumplir con esta fundamental misión, se lavan las manos, aduciendo que todo depende del Poder Ejecutivo. Las recientes inundaciones pusieron en evidencia esta realidad, toda vez que los miembros del oficialismo declaraban públicamente que los representantes de la oposición no hacían nada en favor de los necesitados, ni procuraban reparar los daños ocasionados, cuando en realidad son hechos y deberes que le corresponde al poder gobernante. Otro tanto ocurre con el constante reclamo de la población por falta de seguridad, donde nuestros representantes aducen que no les compete. Ante esta situación y a sabiendas de que nadie nace legislador o concejal, se debieran dictar cursos y charlas con asistencia obligatoria (tiempo les sobra) a todos los que resulten electos para tamaña responsabilidad, instruyéndolos para el buen ejercicio de sus mandatos. Ya es tiempo de que salgamos de este letargo. ¡Despeguemos de una buena vez si queremos tener una democracia creíble y duradera.

Ysmael Díaz
Mario Bravo 247
Banda del Río Salí

Obedecer a la naturaleza

¡Qué verde era mi valle! Un famoso filme del realizador John Ford (1941) es hoy un lejano y nostálgico recuerdo de los pobladores de la pujante y soleada California. Una colosal sequía de larga data ha puesto a este estado en una situación de emergencia hídrica. El artículo publicado por LA GACETA el 10 de mayo es una descripción fantasmagórica de una existencia que sobrecoge. La otrora California, un predio de sembradío de frutales, variedad de paisajes y tierra de promisión de cineastas para su filmografía por sus bondades climáticas (luminosidad natural, escasas nubes y poca lluvia durante el año); hoy la realidad ha superado a la ficción del celuloide sobre catástrofes naturales. Los desequilibrios atmosféricos se han globalizado, el efecto invernadero y sus secuelas es una respuesta y advertencia de la naturaleza al ensañamiento agresivo y depredador del hombre que ha arrasado la Tierra hasta dejarla exhausta. Agobiada y lacerada en sus entrañas por el maltrato, se ha convertido en un espectral páramo. Inmerso en una ambición sin límites y obnubilado en su afán de poder, se continúa asfixiando el suelo, trocando el verde de los prados por un tapizado gris de concreto, destruyendo lo que la generosa y sabia creación le ha concedido como hábitat. California alberga la esperanza que la preeminencia de su ingenio e imaginación de la cual se precia, pueda revertir lo que ya es una insoslayable realidad. Cuánta vigencia reúne el categórico axioma que aplicó a la naturaleza el filósofo Francis Bacon (1561-1626): ¡No se la vence sino obedeciéndola!

Alfonso Giacobbe
24 de Septiembre 290
San Miguel de Tucumán

Feria de Villa Luján


Evidentemente los derechos ciudadanos en cualquier parte de este bendito país, y especialmente en Tucumán, están legislados en forma virtual. A esta conclusión llegamos los vecinos de Villa Luján, ya que nuestros reclamos legítimos de los derechos que nos asisten respecto a las violaciones al derecho a la propiedad privada y a las leyes municipales, por el desarrollo comercial de la feria que se realiza todos los viernes en el perímetro de la plaza 1° de Mayo (Villa Luján), no son tenidos en cuenta por el intendente Domingo Amaya y el gobernador José Alperovich. ¿Querrán que nos enfrentemos en una lucha cuerpo a cuerpo con los feriantes y ocurra una desgracia, insalvable. ya que -lo reiteramos- estamos amenazados por estas personas? Aunque existan intereses o compromisos económicos y políticos, creemos en la justicia, a pesar de su lentitud, para resolver este grave problema. Pero todo esfuerzo tiene su tolerancia. No vamos a parar de defender nuestros derechos. Por favor señor intendente, necesitamos que nos escuche antes de que la situación nos supere..

Héctor Fernando Díaz [email protected]

La Aguadita


Tres gobiernos participaron en el dique la Aguadita, desde su construcción hasta su inauguración. Tiene 115 años de existencia pero estuvo más de 30 colmatado por barro, áridos y enormes plantas que crecieron en su presa, por haber sido abandonado por los gobiernos de turno que pasaron. En esta sección se publicó el 17/10/92 la carta de un lector que advertía sobre la situación de este dique. Rambién mi padre, Ramón R. Herrera, a través de dos cartas (el 2/12/99 y el 20/4/01) planteaba el anhelo y la necesidad de que las autoridades recuperaran el embalse. Hoy pongo en conocimiento de los tucumanos que el dique la Aguadita fue limpiado, luce bello y hermoso, se respira agua. Les hago un pedido a las autoridades comunales: que consideren la necesidad de limpiar los alrededores e instalar merenderos para servicio de quienes concurren a diario a pasar momentos de esparcimiento. El popular cantante español Dyango vino varias veces a nuestra provincia. Una tarde fue a conocer la Aguadita, se bañó y quedó maravillado por lo apacible de este lugar.

Silvana P. Herrera
Ruta 305 Km 12,6
Granja Modelo

Azucareros a los 62 años


Los trabajadores de la industria del azúcar y sus derivados son personas que desde muy corta edad ingresaron a trabajar en las fábricas y muchos ya superan más de 35 y 40 años de aportes para su jubilación. Se debería crear una ley provincial con la que estos trabajadores tengan la opción de jubilarse a los 62 años, siempre y cuando tengan los aportes necesarios. Porque en algunos casos no llegan a los 65 años de vida, dadas las condiciones de trabajo a las que se exponen en una fábrica en producción; están expuestos a accidentes (en algunos casos, fatales), ruidos de máquinas y turbinas, vapores, bagacillos, cenizas, polvillo de azúcar, etcétera. Todo esto, por ejemplo, no lo vive un trabajador del Estado u otro rubro parecido, sin desmerecer sus labores, claro está; pero llega de mejor manera a los 65 años. Sería bueno que las entidades provinciales pudieran estudiar el caso y brindar esta opción jubilatoria para este pequeño grupo de trabajadores del azúcar.

Ángel Sebastián Suárez
Barrio Pedro Parra
Ingenio Leales

Cambios de domicilio


Quisiera referirme a una publicación dominical en la que se denunció los cambios de domicilio que se realizan en algunas comunas, tal como ocurre en la nuestra (La Madrid). Se trata de gente que no es de la zona y que hace su cambio de domicilio para poder recibir un plan social. De esta manera, se incrementa cada vez más el padrón. De hecho, en las elecciones de 2011 tuvimos gente de Termas de Río Hondo y de otras localidades de Santiago del Estero votando en nuestra jurisdicción a cambio de planes sociales que, al parecer, existen en abundacia para repartir en épocas electorales. ¿Por qué existe una repartición del Estado que las distribuye y luego no tiene la responsabilidad de controlar cómo son utilizados por algunos dirigentes políticos? Me gustaría saber cómo se controla esa entrega de planes. Es el gran interrogante de nuestra ciudad. .

Héctor Soria Chanta
La Madrid
Graneros

El accidente del parque en 1927


Yo, Miguel Roque Gallo, hijo de Domingo Miguel Gallo, una de las víctimas del accidente de 1927 en el que se desplomó un tanque en el el parque 9 de Julio, agradezco haber publicado un artículo al respecto en la sección “Tu Historia” del sábado 16/5. En aquella oportunidad, mi padre, que tenía 18 años, fue uno de los gravemente heridos, y su primo, el mencionado Ramón Bono, fue el único fallecido. Recuerdo con profunda emoción los relatos de mi padre sobre ese accidente en el que casi pierde su pierna izquierda, la cual resultó fracturada en múltiples secciones, y que gracias a la intervención de los médicos y enfermeros que lo atendieron, entre ellos, Alipio Santucho, se evitó la amputación. Recuerdo también haber conocido al señor Villa, a quien le amputaron su pie izquierdo, por lo que sus padres le hicieron colocar un pie ortopédico con el que se manejó hasta su muerte.

Miguel Roque Gallo
Paraguay 3.312
San Miguel de Tucumán

Escaba desbordado


He leído en LA GACETA las reflexiones del señor Gastón A. Buitrago, director de la Región Norte del Organismo Regulador de Seguridad de Presas (Orsep). Nos hace saber que la vida y los bienes de los seres humanos que viven aguas abajo del dique Escaba dependen de una persona. Ahora bien: ¿El Orsep tuvo que esperar que ocurriera el desborde del dique y la posterior inundación, para recién enterarse de esto? Si es así, estamos frente a un grave problema. Teniendo en cuenta las declaraciones del funcionario, deduzco que: 1) No se hicieron simulacros de emergencias, con hipótesis similares o parecidas a lo que ocurrió. De haberse hecho, se hubieran detectado y corregido las falencias que declaran. 2) En este caso, la gestión de este organismo de control fue netamente reactiva. Las comunidades en los tiempos actuales necesitan entes de control proactivos. Si se hubieran realizado inspecciones y auditorías de seguridad y medio ambiente, en forma correcta, también se habrían detectado las falencias e implementado las medidas correctivas o preventivas adecuadas. Al analizar el Plan de Emergencia Provincial (instalado en internet), confeccionado por la Dirección de Defensa Civil de nuestra provincia, detectamos que no contempla los riesgos, ni las situaciones de emergencia de este dique, ni de las otras presas instaladas en el territorio tucumano (Celestino Gelsi, Los Pizarro, La Angostura, etcétera). A mi entender, deben ser incluidas en el Plan de Emergencia Provincial, para proveer una mejor gestión frente a las emergencias hídricas y sobre todo para mejorar la prevención. Espero que estos aportes sirvan para mejorar.

Juan Francisco Segura
[email protected]

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Comentarios