Legisladores K quieren investigar en el Congreso el estado psicofísico de Fayt

Nueva embestida oficialista contra el magistrado de 97 años. La comisión también tratará los reclamos de juicio político contra Boudou y la destitución de Gils Carbó La comisión de Juicio Político es la caja de resonancia en la que impactará la pelea institucional interpoderes

12 May 2015
1

PASO AL COSTADO. Miembros del Gobierno piden al juez Fayt que deje el cargo, “por el bien de la Justicia”. dyn (archivo)

BUENOS AIRES.- La embestida oficialista contra el juez de la Corte Suprema, Carlos Fayt, sumó otro capítulo con distintas opiniones respecto de su salida del cargo y capacidad de discernimiento. Pero sin duda la caja de resonancia será la comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados, que se reunirá hoy bajo la presidencia de la camporista Anabel Fernández Sagasti, con el fin de considerar la solicitud del kirchnerismo para iniciar un “proceso investigativo” que determine la “capacidad psicofísica” del magistrado, de 97 años de edad.

Sin embargo, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, negó con sarcasmo que haya un hostigamiento por parte del Gobierno hacia el juez decano de la Corte Suprema, al expresar que no fueron “a la casa de Fayt con una corneta” para acosarlo, al tiempo que instó a que ese tribunal vuelva a tener “hombres y mujeres en condiciones de trabajar todos los días”.

Advirtió que “deberían dejar de torturarlo” sus colegas del máximo tribunal y criticó que a “un hombre de 97 años” se lo someta “todos los días a un tironeo innecesario, de estas características”.

“Les importa un comino la vida de Fayt, a quien están sometiendo a situaciones indecorosas ciento por cien; lo están obligando a hacer cosas que seguramente en otro momento no estaría de acuerdo”, señaló el ministro, al ingresar ayer a la Casa de Gobierno.

Además, el jefe de ministros comparó que “de aquella Corte (impulsada por Néstor Kirchner) que nos daba orgullo, saliera para donde saliera el fallo, sólo quedan migajas, no queda nada, y por eso hay que encontrar una solución lo más rápido posible; reemplazando lo que se tenga que reemplazar, para volver a encontrar hombres y mujeres de estatura y en condiciones de trabajar todos los días”.

Por su parte, el ministro de Defensa y precandidato presidencial kirchnerista, Agustín Rossi, cuestionó la permanencia de Fayt en la Corte, por lo que remarcó que “lo mejor que podría hacer es, con 97 años, retirarse” por “el bien” del máximo tribunal y “del Poder Judicial”.

Rossi le pidió al magistrado que deje su cargo “y que su retirada sea lo digno que fue su paso por la Corte, al menos hasta la firma de aquella acordada” que habilitó su permanencia en el máximo tribunal luego de los 75 años, el límite que fija la reforma de la Constitución de 1994.

Luego precisó que esta polémica con Fayt “tiene un mayor peso relativo en el marco del achicamiento de los miembros de la Corte” (pasó de 7 a 4 miembros en un año), pero remarcó es “un cuestionamiento lógico”.

En tanto, el ministro de Educación, Alberto Sileoni, fue más allá. Sugirió que simplemente por una cuestión de edad el juez Fayt debería dar “un paso al costado” de su cargo en la Corte al considerar que, teniendo en cuenta que ese cuerpo hoy es “muy pequeño” en el país, requiere que “absolutamente todos sus integrantes tengan plenas capacidades”.

Tras aclarar que no desmerece la trayectoria del anciano juez, que consideró “enorme y extraordinaria” planteó que no se está discutiendo si “uno admira que una persona de 97 años esté en esas condiciones; de lo que se trata es que si, en esas condiciones, se puede ejercer de ministro de la Corte”.

El juez y Boudou

En este contexto, hoy a las 17 se reunirá la comisión de Juicio Político de Diputados para tratar el expediente impulsado en 2014 por el entonces senador Aníbal Fernández, en el que el kichnerismo solicita el inicio de un “proceso investigativo” que determine la “capacidad psicofísica” del juez de la Corte Suprema, “de 97 años de edad”.

Desde hace varios días distintos voceros del oficialismo, a los que se sumó el fin de semana la propia presidenta Cristina Fernández, vienen poniendo en duda las condiciones físicas e intelectuales del magistrado para seguir ejerciendo el cargo, luego que trascendiera que no estuvo presente en el acto en que fue reelecto Ricardo Lorenzetti como presidente del supremo tribunal.

En la reunión de hoy la comisión también puso en el temario pedidos de juicio político impulsados por la oposición contra el vicepresidente Amado Boudou (por mal desempeño); la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó (destitución) y el canciller Héctor Timerman (mal desempeño).

De los 30 miembros que integran la comisión de Juicio Político, 16 pertenecen al Frente para la Victoria, y 14 se reparten entre la UCR, la Unión PRO, el Frente Renovador, GEN, la Coalición Cívica-ARI y el Frente Cívico de Córdoba. (DyN)

Comentarios