Occidente boicotea los actos del Día de la Victoria

Un impresionante desfile militar ruso en la Plaza Roja de Moscú para conmemorar el triunfo soviético sobre la Alemania de Hitler No estuvieron presentes los principales líderes con los que Putin está enfrentado por el conflicto militar en Ucrania. En la tribuna

10 May 2015
1

EN LA CAPITAL DE RUSIA. Soldados de una columna de infantería desfilan en la Plaza Roja, en medios de imágenes emotivas de los años de la guerra. REUTERS

MOSCÚ.- Rusia conmemoró hoy el 70° aniversario de la rendición de la Alemania nazi ante el Ejército Rojo, en la Segunda Guerra Mundial, con un imponente desfile en el que exhibió todo su poderío militar y que estuvo marcado por la ausencia de los principales líderes occidentales que rechazaron asistir en apoyo a Ucrania.

En el acto por el Día de la Victoria, unos 16.000 soldados y cerca de 200 piezas de artillería desfilaron a lo largo de la emblemática Plaza Roja, en la capital del país, mientras que unos 140 aviones y helicópteros de combate sobrevolaron la ciudad dejando atrás una estela con los colores de la bandera tricolor rusa.

El desfile de este año fue el más importante desde la caída de la Unión Soviética en 1989 y el Kremlin aprovechó la ocasión para exhibir sus nuevas y modernas máquinas de guerra, que según habían anticipado medios rusos, obligarían al resto de los países a renovar sus equipos.

El Día de la Victoria es la fiesta secular más importante de Rusia, en la que se destaca tanto la victoria del emblemático Ejército Rojo sobre la Alemania de Adolf Hitler así como también el papel de las fuerzas rusas como garantes de la paz y la seguridad.

En un discurso frente a los soldados y veteranos del conflicto, el presidente Vladimir Putin, consideró que “la carnicería de la guerra” puso en evidencia la necesidad de la cooperación internacional pese a que “en las últimas décadas hubo intentos de crear un mundo unipolar”, en referencia a Estados Unidos.

Si bien Rusia considera que el pueblo soviético y el Ejército Rojo fueron los que frenaron a los nazis, Putin agradeció la contribución de la coalición aliada a la victoria.

La victoria “siempre seguirá siendo la cumbre heroica de la historia de nuestro país, pero recordamos también a nuestros aliados en la coalición antihitleriana. Agradecemos a los pueblos de Reino Unido, Francia y Estados Unidos su contribución a la victoria”, señaló Putin.

Tras el desfile, unas 300.000 personas caminaron por las calles de Moscú portando fotos de quienes combatieron la “Gran Guerra Patria” contra el nazismo.

Al frente del llamado “Regimiento Inmortal”, iba el presidente con un retrato de su padre, veterano naval.

“Soy muy feliz, ya que mi padre está conmigo, pues tengo su retrato en mis manos, y cientos de soldados pueden acudir hoy a la Plaza Roja, aunque sea en fotos de la mano de sus familiares”, aseguró Putin.

Las celebraciones estuvieron marcadas por la ausencia de los líderes occidentales, principalmente de la canciller alemana, Ángela Merkel, quien no obstante, acudirá hoy a Moscú y depositará, junto a Putin, una ofrenda floral en la tumba del soldado desconocido.

La frialdad y el boicot de la mayoría de los gobiernos occidentales se entiende como una protesta por el conflicto en Ucrania, donde desde marzo de 2014 las regiones orientales se levantaron en armas contra las autoridades surgidas de un golpe de Estado, y luego constituida por el voto popular, pero que Occidente ha acusado a Rusia de apoyar a los rebeldes con grandes cantidades de armas.

El jefe del Kremlin estuvo flanqueado en la tribuna montada sobre el Mausoleo de Lenin por los presidentes de China, Xi Jinping, y Kazajistán, Nursultán Nazarbáyev, además de los líderes de Cuba, Raúl Castro; Venezuela, Nicolás Maduro, de Egipto, Abdel Fattah al Sisi, de India, Narendra Modi, de Sudáfrica, Jacob Zuma, así como el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, entre otras personalidades. (Télam-DPA)

Comentarios