La lluvia impidió pulverizar y avanzó el “picudo negro”

En La Virginia, el grano perdió calidad

PREOCUPACIÓN. Los productores deben intensificar la lucha contra esta plaga archivo PREOCUPACIÓN. Los productores deben intensificar la lucha contra esta plaga archivo
08 Mayo 2015
Luis Bernardo Frau, vicepresidente de la Cooperativa Unión y Trabajo, de La Ramada (Burruyacu), dialogó con nuestro diario sobre la evolución de la presente campaña de granos gruesos.

“La cosecha de soja -el productor trabaja en dos campos: uno en La Virginia y, otro en Tala Pozo- avanza lentamente por las lluvias, por el mal tiempo, porque el piso de los campos está muy blando. Por eso, el avance de la cosecha de soja en Tucumán es de un 15%, aproximadamente”, describió.

La calidad de los granos recogidos es muy variable. “Hay lotes que están muy afectados por el picudo, muy dañados; pero también hay otros lotes que están muy bien, que se transformarán en lotes semilleros para la próxima campaña”, señaló.

Plaga dañina

En cuanto a los lotes dañados, Frau dijo que pertenecen a los campos que tuvieron dos semanas con lluvias permanentes, que impidieron que se hagan las aplicaciones necesarias contra el ‘picudo negro’. “Esto posibilitó que el picudo comiera el brote y la vaina de la planta de soja, provocando graves daños en las semillas”.

Como acción refleja, la presencia de la plaga incidió en el rendimiento obtenido en los distintos lotes. “En Virginia llovió mucho, por lo que los rindes fueron menores; la altura de las plantas oscilaron entre los 40 cm y 50 cm. Mientras que en Tala Pozo cayó menos agua y los rindes son mejores”, describió.

En promedio, el productor cooperativista dijo que, en la zona donde él desarrolla su actividad, los rindes están en 2.400 kg/ha, pero reconoció que hay campos con 2.000 kg/ha, y otros con 3.000 kg/ha.

Frau incluyó en su análisis un comentario sobre las malezas.

“El productor debe tener en cuenta que, el cosechar, aparecen las ‘malezas de invierno’ que manchan el grano, como ‘nabo’, ‘trigo guacho’ y ‘avena’, como resultado de la conjunción entre sol y agua, que favorecen el desarrollo de dichas malezas”, dijo.

Temas Virginia
Tamaño texto
Comentarios