Murió la bailarina Maya Plisetskaya, símbolo de la danza clásica - LA GACETA Tucumán

Murió la bailarina Maya Plisetskaya, símbolo de la danza clásica

La artista falleció a los 89 años a causa de un infarto. Era considerada una de las más importantes bailarinas del siglo XX.

02 May 2015
1

Maya Plisetskaya / ARCHIVO

MUNICH.- La bailarina hispano rusa Maya Plisetskaya, una de los símbolos de la danza clásica, murió este sábado en Munich a causa de un infarto a los 89 años, informó la agencia EFE.

Plisetskaya, nacida en Moscú el 20 de noviembre de 1925, es considerada una de las más importantes bailarinas del siglo XX, fue primera bailarina del Ballet Bolshoi de Moscú y directora del Ballet Clásico Nacional de España.

Su fuerte carácter, una energía inusual y el rechazo de las convenciones academicistas en el ballet hicieron de ella un mito de la escena. Esta prima donna del ballet participó en la evolución y en los más importantes cambios coreográficos e interpretativos de la danza.

Hija de artistas relacionados con el teatro lírico y la danza (su madre era actriz dramática y estrella del cine mudo), comenzó a bailar a los tres años.

En 1934 ingresó en la escuela de danza de Moscú, donde estudió con Elizabeta Gerdt, y en 1941 entró a formar parte del Teatro Bolshoi.

Tras graduarse, debutó profesionalmente en 1944 y un año después ya actuó como solista del Bolshoi. Años más tarde, en 1948, pasó a ser bailarina titular tras sustituir a Galina Ulanova en El lago de los cisnes.

Plisetskaya se hizo mundialmente famosa con sus interpretaciones de El cisne, con música de Saint-Saens y coreografía de Mijaíl Fokin, y El Lago de los Cisnes, de Piotr Chaikovski.

Una de sus intervenciones más notables fue Carmen, con música de Bizet-Schedrin, estrenada en 1967.

En 1972 asumió por primera vez la labor del director escénico y fue la coreógrafa de su personaje, Anna Karenina, la novela homónima de León Tolstoi, sobre una partitura de su marido, el compositor Rodión Schedrín. Luego, junto con él puso en escena obras de la talla de Carmen, La Gaviota y La Dama con el Perro.

Durante la época comunista, fue una de las pocas estrellas a las que las autoridades de la Unión Soviética permitían actuar en el extranjero para hacer "propaganda del arte soviético".

En 1994 fundó el Ballet Imperial. Ha sido distinguida con la medalla de oro de las Bellas Artes en 1991, con la Orden al Mérito de Rusia en 2000 y con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2005.

En los últimos años se había dedicado con mayor profusión a impartir clases y recibir homenajes, con excepcionales actuaciones.
Comentarios