El Consejo de la Magistratura cierra un concurso clave para el fuero penal

A partir de esta semana, Alperovich podrá cubrir la vacante de la Cámara de Apelaciones.

26 Abr 2015

El gobernador José Alperovich podrá designar un vocal de la estratégica Cámara de Apelaciones en lo Penal de Instrucción antes de concluir su mandato. Sucede que el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) cerró este miércoles el concurso que había abierto a comienzos de 2013 y que estuvo paralizado por el juicio que inició Guillermo Acosta, postulante y juez de Instrucción en Concepción. Pese a que ese candidato ganó el litigio en la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, el cumplimiento de la sentencia -la revisión de la calificación asignada a una consigna de la prueba escrita de Acosta- no surtió efectos sobre la terna que había confeccionado el CAM y el juez terminó desistiendo. En definitiva, los consejeros dijeron en la última sesión que el viernes que pasó iban a elevar a la Casa de Gobierno el terceto integrado por Juan Carlos Nacul, Gustavo Romagnoli y Enrique Pedicone.

El tratamiento de este tema arrancó comentarios amargos y dulces entre las autoridades del CAM. Martín Tello (abogados del Sur) lamentó la dilación que supuso la judicialización promovida por Acosta. Con él coincidió Eudoro Albo (jueces de la Capital), que se expresó como miembro del estrado en cuestión porque recordó que estaba excusado en el concurso. Previamente, Marcela Ruiz (suplente de Albo) hizo una reseña cronológica de los avatares del proceso; en ese informe, detalló que el jurado suplente (Alicia Freidenberg, Ana Lía Castillo de Ayusa y Diego Lammoglia) asignó 10 puntos sobre 20 posibles a Acosta, es decir, 8 unidades más que las que había obtenido por parte del jurado titular (Daniel Obligado, Adrián Norberto Martín y Ángel Paliza). El consejero Antonio Bustamante (abogados de la Capital) pidió incorporar la reseña de Ruiz a la memoria anual. Claudia Sbdar, presidenta del CAM, adhirió a esa idea, e insistió en el dispendio jurisdiccional y los costos de toda clase que implicó la judicialización del concurso.

La naturaleza única de la Cámara de Apelaciones -un estrado con tres vocales a cargo de revisar las investigaciones penales de toda la provincia-, convierte a este proceso de preselección de camarista en el más delicado de la breve pero prolífica historia del CAM fundado en 2009. El cargo en vías de cobertura quedó vacante por la jubilación de Elva Jiménez, hermana del ministro público y ex ministro político Edmundo Jiménez. De hecho fue este funcionario quien diseñó el tribunal en la época en la que Alperovich se preparaba para asumir la gobernación de la provincia.

A juzgar por los vetos reiterados de Nacul y Romagnoli, el cargo de Jiménez sería para Pedicone, que fue intendente de Monteros y legislador por el Partido Justicialista, y tiene cercanía con el parlamentario ultraoficialista Sisto Terán.

Sumario en pausa

Tello y Albo informaron el miércoles, al término de la sesión del CAM, que no hubo avances en el sumario administrativo iniciado a comienzos de este año como consecuencia de la pérdida de carátulas en el concurso “conjurado” de la Cámara de Familia de esta capital. Los consejeros-instructores manifestaron que aguardaban el resultado de las peritaciones técnicas pedidas por Guillermo Herrera, el fiscal encargado de investigar el asunto en sede penal.

Comentarios