Cartas de lectores - LA GACETA Tucumán

Cartas de lectores

23 Abr 2015
2

la gaceta / foto de Osvaldo Ripoll

GRASS Y EL NAZISMO

“Nadie olvida que Grass, como Céline o Pound, fue hitleriano: nazi” constata Fabián Soberón en su artículo “Pasado, presente y futuro” (LA GACETA Literaria, del 19 de abril) para plantear después la pregunta acerca de la distinción entre el autor de carne y hueso y su pieza literaria. Esa duda legítima fue abordada, entre otros, por Umberto Eco quien aseveró que un texto literario puede ser leído y entendido independientemente de las intenciones del autor de carne y hueso. La segunda pregunta es si la obra de Günter Grass precisa ser salvada del autor de carne y hueso, una necesidad que lo uniría con los filonazis Louis-Ferdinand Céline y Ezra Pound. A diferencia de aquellos literatos que nunca se distanciaron de su ideología fascista-antisemita, Grass dedicó sus creaciones artísticas (además de escritor, también era escultor, pintor y gráfico) y sus intervenciones públicas a la democratización y la memoria de los crímenes nazi. A modo de ejemplo, vale recordar que el ciudadano de honor de Gdansk (su Danzig natal) era muy reconocido por su trabajo a favor de la reconciliación con Polonia, uno de los países más devastados por el nazismo. También queda en la memoria colectiva su militancia a favor del partido socialdemócrata desde de los años sesenta incomodando a una sociedad conservadora y poco dispuesta a enfrentarse con su pasado nazi. En síntesis, el revuelo causado por la publicación de “Pelando la cebolla” en 2006, cuando Grass reveló su afiliación a la SS (su membresía en las Juventudes Hitlerianas y el ejército eran conocidas) solo se entiende considerando la gran autoridad moral que había adquirido como autor e intelectual. Federico Abel ya recordó en LA GACETA Literaria que Grass mismo no se perdonó y nadie lo puede exculpar. Sin embargo, no se merece integrar una tríada junto a Céline y Pound: mientras que los dos últimos seguían cultivando su odio antisemita en la posguerra, Grass -con todos sus aciertos y errores- abogó fervientemente por la reconstrucción de la memoria y los valores humanistas. Un lector que recuerda un joven Grass, admirador de Hitler habrá que agregar esas facetas a la biografía del premio nobel de literatura. Vayan mis felicitaciones al Patio Lorca por haber homenajeado a Günter Grass en vida con la proyección de la película El tambor de hojalata.

Katharina Motzkau
[email protected]


PUENTE EN LA DIAGONAL

En la antigua traza de la Diagonal a Tafí Viejo, existe un pequeño puente que fue construido por personas nacidas en el siglo XIX. Es estrecho, sin mucha tecnología y, al parecer, fue construido para cruce del arroyo Tafí por los antiguos quinteros de la zona. Sobre este mismo arroyo, pasa también la moderna Diagonal recientemente construida e inaugurada “con bombos y platillos”. Pero ocurre un problema, los nuevos puentes están comenzando a ceder, porque pareciera que les falló la tecnología, o no respetaron las normas, o el material no fue suficiente. El hecho es que requieren urgentemente una solución. Deberían tomar como modelo aquel centenario puente, que aún permanece incólume, para cien años más. Está ahí nomás, a la margen de la Diagonal.

Enrique Julio Ortega
[email protected]


NIÑEZ E IDENTIDAD

Cómo se ha naturalizado la sustitución de identidad. Para las novelas, para la ficción, es un elemento trágico más ese secreto oculto de un pasado vergonzoso. Para la tele, el show, es el escándalo mediático que genera rating. En el caso que alimenta todos los programas referidos a la farándula, se habla del secreto de la pareja, el acuerdo. Y esto termina transformando en estrella al supuesto padre biológico. ¿Qué pasa con el niño? ¿Quién defiende el interés superior del niño? Nadie. Todo se reduce al escándalo y a sacar rédito de él. En un principio algunos levantaron la bandera del Derecho a la Identidad, pero este terminó devorado por el escándalo y el rating. Ahora, esto no solo es responsabilidad de los mercaderes del negocio televisivo: el rating lo construimos entre todos. Nadie mira, pero el rating dice lo contrario. Todo esto le quita seriedad a una problemática que sufrimos muchísimos argentinos. Y alimenta la “cosificación” del niño, como un paquete que llegó a nuestras vidas: se tacha, remarca, se regala, se reclama de nuevo, se vende, se compra. Y al quitarle seriedad a las consecuencias que sufrimos los que tenemos sustracción de identidad, el Estado aprovecha y no lo reconoce como problemática social, sino como casos aislados que deben solucionarse en el ámbito privado. La Constitución es clarísima y tenemos que hacerla valer. Reclamamos políticas públicas necesarias para que las búsquedas puedan realizarse en un marco de confidencialidad y respeto. Que se reivindiquen los derechos humanos porque nosotros también sufrimos “la herencia de la duda”. Todo esto debe acompañarse con una conducta, de la recuperación de valores. Cuando llega un niño a nuestras vidas, los adultos debemos dejar los egoísmos e intereses personales de lado y asumir la responsabilidad que nos corresponde. Recuperemos el respeto, los valores.

Graciela Palma Arizaga
[email protected]


Cochera bloqueada

Vivo en el edificio de Balcarce 451; lamentablemente perdimos el derecho de entrar y salir de nuestra cochera, atento a que siempre hay autos estacionados en doble fila. Frente al edificio hay un centro privado de rehabilitación, por lo que autos particulares y ambulancias estacionan para el ascenso y descenso de pacientes. Pido a la Dirección de Tránsito de la Municipalidad una urgente solución. Si se prohibiera el estacionamiento de autos particulares en esa cuadra, tal vez el espacio para ascenso y descenso de enfermos, sea suficiente y no deban estacionar en doble fila, privándonos a quienes vivimos en los edificios de esa cuadra, de nuestro derecho de entrar y salir sin problema con nuestros vehículos.

Adriana Cecilia
[email protected]


ALFREDO PALACIOS

Mi total y fervorosa adhesión al homenaje al doctor Alfredo Palacios, en el aniversario de su desaparición física, que efectuó Rodolfo Succar en LA GACETA del lunes 20/4. Tuve el honor de conocer el aula de Ciencias Económicas donde Palacios dictaba su cátedra, históricamente preservada tal cual era, como una biblioteca especializada. Entre las citas del artículo, señala que el primer diputado socialista de América, como constituyente de la Convención de 1956/57, fue impulsor del art. 14 bis incorporado al texto de 1853 en esa Asamblea, que quedó sin quórum y finalizó. Con el ánimo de ampliar el homenaje y aclarar para justa recordación, el galardón de haber propuesto el texto del 14 bis, le corresponde a Crisólogo Larralde, entonces presidente del Comité Nacional de la UCRP quien redactó de puño y letra el texto. Larralde, sin ser convencional constituyente, dirigía el bloque radical desde el palco y colaboró estrechamente con el miembro informante radical Luis María Jaureguiberry, quien “defendió ardorosamente el proyecto”. Decía Larralde que había que dotar al país en su Carta Fundamental, de los principios del constitucionalismo social, por cierto no previsto en la de 1853. Nacido en un conventillo, su madre inmigrante empleada doméstica y su padre obrero carrero, conoció la extrema pobreza. Murió, como soñaría hacerlo un político de raza: en la tribuna partidaria en febrero de 1962, a los 60 años de edad, en la campaña como candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires. “Cayó fulminado como por un rayo”, como señalaría el dirigente conservador Emilio Yofré, en sentido homenaje a los 50 años de su fallecimiento. En diversas encíclicas, la Iglesia Católica señalaría, sin pretender ahondar por no ser experto en este tema, esta necesidad señalada por el 14, bis, por ser fundamento de su doctrina social. Sin dudar del apoyo sin condicionamientos que el doctor Palacios dio al proyecto radical, me pareció oportuno recordar estas circunstancias, por aquello de “Dad al César lo que es del César”.

Mario Alberto Marigliano

[email protected]


LA NATURALEZA Y EL GOBIERNO

Lo que más golpeó al Gobierno fue la naturaleza, quedando a las claras que no solo hay que hacer las cosas que se ven, como inaugurar cordones cuneta, un par de módulos habitacionales o ver al señor gobernador entregando una cocina o una heladera, como si ello fuera relevante para una gestión. Desde mi humilde opinión, como ciudadano pude ver que de las obras que se hicieron, que fueron muchas, en su gran mayoría carecieron de calidad en la materia prima y criterio en la ejecución, si no de ninguna manera podríamos haber sufrido estas consecuencias de la naturaleza. Solo basta recorrer un poco la ciudad y su interior, para darse cuenta que los canales, puentes y rutas fueron derrumbados porque atrás de estos proyectos estuvieron profesionales inoperantes. Tampoco se explica cuando se veían los ríos secos que no hayan sido dragados para que siguieran su cauce natural, o las inmensas extensiones de deforestación. Y como si esto fuera poco en medio del caos, nuestra primera dama fue víctima de un ataque de sinceridad, donde mostró su desprecio hacia los pobres; quedó a las claras que estos son usados, y son víctimas del clientelismo político. De todo esto y estando tan cerca de las elecciones, los tucumanos deberíamos poner fin a este feudalismo que estamos viviendo y darnos cuenta que un bolsón o cualquier cosa que se nos ofrezcan es pan para hoy y hambre para mañana.

Gustavo Villagra
[email protected]


SEMÁFOROS

No se entiende la forma indiscrimidada en que se están colocando semáforos por todas partes sin necesidad, como ser en calles de poca circulación de vehículos, como Santiago del Estero y Sargento Cabral, Santiago del Estero y Necochea, donde aparte de lomos de burros colocados en su momento, ahora hay semáforos. Me gustaría que alguien explicara la lógica pensada para esto, en qué se basaron para su colocación, porque que yo sepa, pasan muy pocos vehículos por ahí, por no decir casi ninguno. También en Lavalle y Coronel Zelaya, Lavalle y Constitución, se colocaron semáforos de manera consecutiva, totalmente innecesarios, lo único que provocan es más caos y demoras. También se están colocando en avenida América y México, donde el tránsito es tranquilo, controlado. La verdad, no entiendo cómo hacen estos semejantes gastos e innecesarios, que traen más problemas en la vía pública, pudiendo invertir en otras cosas, como ser los arreglos de las calles que están destruidas, en levantar los basurales que están por todas partes, cortar los pastos largos sobre las platabandas de las avenidas, reparar canales que quedaron deteriorados después de las tormentas, etcétera. Estas son cosas totalmente necesarias para hacer, y y efectuar una tremenda inversión en la instalación de semáforos. No se a quién le corresponde esta función, supongo que a la Municipalidad, entonces si es así, señor intendente, controle estas cosas, para hacer de la ciudad algo un poco mejor.

Paula García
Manuel Estrada 3.603
San Miguel de Tucumán


EL DIQUE DE ESCABA

He leído las declaraciones de Ricardo Páranos, responsable de Relaciones Institucionales y Comunicación del Organismo de Regulación de Seguridad de Presas (17/4). No las comparto, por lo siguiente: 1) Tuvieron que esperar que ocurriera el desborde del dique, para recién evaluar el desempeño de la concesionaria, frente a una emergencia de origen hídrico. Todo este fracaso pone en evidencia que nunca se deben haber realizado simulacros de emergencia en forma adecuada y con hipótesis lo más reales posibles. 2) Los simulacros sirven fundamentalmente para evaluar el comportamiento de una organización ante una emergencia, detectar errores, necesidades de capacitación y las oportunidades de mejora en todos los aspectos organizacionales y operativos. No tiene sentido tener un plan de emergencia si no es probado periódicamente, actualizado y difundido entre los interesados e involucrados y los posibles afectados por una emergencia. 3) La capacitación y el entrenamiento para atender y comportarse durante una emergencia hídrica es imprescindible y debe involucrar al personal propio de la organización, como a terceros: vecinos y pobladores residentes aguas abajo, Defensa Civil, Policía, Bomberos. 4) El control de que estas acciones y gestiones se realicen en tiempo y forma, es responsabilidad de quien otorgó la licencia (el Estado nacional en primer lugar y el provincial como copartícipe necesario, ya que las instalaciones están en territorio provincial). Visto lo sucedido, en mi opinión, el Orsep no cumplió cabalmente con sus funciones y si realizó algunas acciones con anterioridad (inspecciones, auditorias, etcétera), de nada sirvieron, ya que no impidieron el desborde del dique y las inundaciones que ocurrieron. Corresponde que la Justicia investigue estos hechos. El daño producido es enorme y afecta la credibilidad de las instituciones de la república.

Juan Francisco Segura
[email protected]


LA FERIA DE VILLA LUJÁN

Fui totalmente inocente al creer que con la remodelación de la plaza de Villa Luján, la feria había desaparecido. La carta del 22/4 con la firma de más de 50 vecinos, expresa la impotencia de ver que sus derechos están siendo vulnerados, tanto que se instalaron en las veredas de sus casas. ¿Dónde están las autoridades y los responsables para que se respeten los derechos de los ciudadanos? ¿Y los responsables de la recaudación de impuestos que agobian a los trabajadores? Se informa que el trabajo informal lleva a que el Estado deja de recaudar anualmente $3.700 millones y me pregunto si esta feria no es un trabajo informal. Si luego de invertir $6 millones en remodelar la plaza que los feriantes destrozaron, ¿estos se instalarán de nuevo? ¿Quiénes pagarán los destrozos e inconvenientes de la libre circulación de los habitantes de las casas que ahora son usadas por los feriantes? ¿No existe una ley para aquellos que impiden la libre circulación de los ciudadanos? Ahora me explico el olor nauseabundo que hay por las calles vecinas a la plaza ya que las cloacas siempre están perdiendo por tirar en ellas aceite, grasa y por la utilización del lugar público como un baño a cielo abierto. Señor intendente, cuando inaugure la plaza hágalo un viernes para que, por lo menos, un día los feriantes no invadan nuestros derechos, y se evite que dejen un espacio público como los privados totalmente mugrientos. Me pregunto si ningún funcionario pasa por el lugar los viernes y sábados y cómo las escuelas pueden dar clases con semejante situación.

María Beatriz Sánchez de Comas
[email protected]


EL BICENTENARIO (I)

Me sumo a las cartas enviadas por la Junta de Estudios Históricos de Tucumán y del lector Adolfo Poliche (cartas del 21/4), no repito sus argumentos que en general comparto, propongo un pronunciamiento de todas las organizaciones patrióticas no solo de Tucumán, de rechazo al congreso anunciado por el funcionario del gobierno nacional, Ricardo Forster. Para nosotros no hay nada que debatir sobre la declaración de la Independencia, ocurrida el 9 de julio de 1816, fecha fundacional de las Provincias Unidas de Sud-América, y del agregado posterior por los mismos congresistas: “y de toda otra dominación extranjera”, en respuesta a aquellos que aún abrigaban ambiciones de dependencia de Inglaterra, como Alvear y Rivadavia. Si no era necesaria la declaración de Independencia, por qué San Martín daba instrucciones terminantes a Godoy Cruz? “¿Cuándo empiezan ustedes a reunirse? Por lo más sagrado les suplico hagan cuantos esfuerzos quepan en lo humano para asegurar nuestra suerte. Todas las Provincias están en expectación esperando las decisiones de ese Congreso”. El 12 de abril exclamaba: “¡Hasta cuándo esperamos declarar nuestra independencia! ¿No le parece a usted una cosa bien ridícula acuñar monedas, tener el pabellón y cucarda nacional, y por último, hacer la guerra al soberano de quien en el día se cree dependemos?” El 24 de Mayo agrega: “ Veo lo que usted me indica sobre el punto de que la Independencia no es soplar y hacer botellas. Yo respondo que es más fácil hacerla que el que haya un solo americano que haga una sola (botella)”. Y ya exultante al llegarle la gran noticia el 16 de julio de 1816, exclamaba jubiloso: “La maldita suerte no ha querido que yo me hallase en nuestro pueblo para el día de la declaración de la Independencia. Crea usted que hubiera echado la casa por la ventana”. En el mismo sentido presionaba el general Belgrano presente en el Congreso. Es una afrenta para los patriotas esta iniciativa del Gobierno Nacional y más grave lo es el apoyo del gobierno tucumano y la UNT.

Miguel Galván
[email protected]


El Bicentenario (II)

Estoy persuadido de que los comentarios que Ricardo Forster volcó en un reportaje de LA GACETA, debieran alertarnos que como país, estamos llegando al último grado del límite que nos conserve como República Argentina. Organizar un foro entre el 2 al 4 de julio próximo para debatir que el bicentenario de la independencia se cuenta desde el 25 de Mayo de 1810 y no desde un 9 de Julio de 1816, es tocar la fibra y las circunstancias más íntimas de nuestra historia. Foro al que adhieren la UNT y la Universidad San Pablo T. No debe sorprendernos este último intento de reinventar nuestro legítimo relato histórico. Desde hace un tiempo, lo pusieron a Kirchner al lado del sublime pedestal donde están San Martín y Belgrano; repudiaron a Roca endilgándole crímenes de lesa humanidad; descartaron el gorro frigio de la Libertad colocando sobre su cabeza un pañuelo blanco; exaltaron la figura de un ignoto gaucho cimarrón como Rivero; descartaron a Colón de su emplazamiento, etcétera. Al respecto me adhiero profundamente a los contenidos de las cartas de la Junta de Estudios Históricos de Tucumán y de Adolfo Poliche (21/4) y me incluyo en la reacción a la que nos invita la lectora María Milagros Lastra Lobo en su carta del 21/4. Desde las entrañas deseo y quiero seguir siendo argentino; que se respeten los valores republicanos, honrar el pedestal de nuestros héroes patrióticos, vivir en los valores humanos profundamente éticos que nos legó la Revolución Francesa; tener siempre a Dios como fuente de toda razón y justicia, como lo proclamamos en el Preámbulo de nuestra Constitución Nacional. Recuperemos nuestra historia. Desde el advenimiento de la democracia en 1983, el 75% de este tiempo nos gobernaron los que se apropiaron de la imagen de Perón pero no de su doctrina. Ha llegado la hora de cambiar.

Luis Vides Almonacid
[email protected]


Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Comentarios