Bafici: El cine independiente se da cita en Argentina

“El cielo del centauro”, la película que el argentino Hugo Santiago filmó en Buenos Aires luego de 43 años de ausencia, abre el festival.

15 Abr 2015
1

LA ELEGIDA PARA LA PRIMERA NOCHE. “El cielo del centauro” fue filmada por Hugo Santiago, con Malik Zidi como protagonista.

Es un mito viviente dentro de la cinematografía argentina desde su debut en 1969 con “Invasión”, la película que coescribió con Jorge Luis Borges. Ausente con aviso del país y radicado en Francia desde entonces, Hugo Santiago es referencia de una apuesta que va por fuera de los circuitos comerciales y que se adentra en la búsqueda de formas de contar las historias que no respondan a las construcciones previsibles de los estudios de Hollywood.

Haberlo elegido para que hoy, con su nuevo filme “El cielo del centauro”, abra el Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (Bafici) confirma el perfil de esta competencia de citar a directores con un estilo propio, sin olvidar a los consagrados por su trabajo de décadas.

El Bafici cerrará el telón el 25, con el anuncio de los premios en las distintas categorías en disputa. Hasta tanto, se habrán proyectado más de 420 filmes y concretado decenas de actividades especiales. En su edición 17, está consolidado como uno de los encuentros con el cine de autor más importantes del mundo, y el principal en América Latina. Esta vez no habrá presencia tucumana.

“En Buenos Aires sólo filmé una vez: aquel primer largometraje, ‘Invasión’. Ahora, 43 años más tarde, una necesidad clara se me apareció de repente, la de precipitarme ya mismo sobre mi ciudad y filmarla otra vez, apasionadamente”, afirma Santiago sobre su nueva película, que algunos podrán ver como una semibiografía. El protagonista es un francés que está de paso por la Capital Federal y la recorre sorprendido, como el propio director, que la redescubre tras su larga ausencia.

El guión fue elaborado con Mariano Llinás, y Santiago lo define como una trama en la pura tradición del cuento fantástico argentino; una suerte de homenaje a cierto tipo de relato que no se parece a ningún otro.

Todo, imposible
Claro está que la monumental (por lo menos, en cantidad) propuesta artística del festival impide ver todo, aunque se trate del público más fanático que pueda existir. Hay 13 sedes, que incluyen (por primera vez) el uso del célebre Teatro Colón, donde se realizará la clausura con “La calle de los pianistas”, el filme de Mariano Nante sobre la especial relación entre tres generaciones de mujeres de una familia de pianistas: Lyl Tiempo, Karin Lechner y Natasha Binder.

Este año, el invitado especial será Francia, lo que permite el desembarco de una estrella de alto nivel, algo inhabitual para el Bafici: la actriz Isabelle Huppert no sólo estará presente en carne y hueso sino que también en la pantalla, porque se le dedicará una retrospectiva.

La competencia internacional estará integrada por 18 títulos llegados de Austria, China, Brasil, Estados Unidos, Francia, India, Irán, Israel, Jordania, Suiza, España y la Argentina, con cuatro candidatas: “Días extraños”, de Juan Quebrada, en coproducción con Colombia; “El incendio”, de Juan Schnitman; “La mujer de los perros”, de Laura Citarella, protagonizada por Verónica Llinás; y “La obra del siglo”, de Carlos Quintela, coproducida con Cuba.

En la disputa a la mejor producción argentina hay 16 películas anotadas, entre las que figuran “La princesa de Francia”, de Matías Piñeiro; “Victoria”, de Juan Villegas; “Lulú”, de Luis Ortega; y “Placer y martirio”, de José Campusano, padre del “cine bruto”.

La tercera sección competitiva fue creada hace dos años. “Vanguardia y género” está reservada a los filmes experimentales y difíciles de clasificar, y recibirá en esta edición productos de Brasil, Chile, Japón, España, Estados Unidos y Etiopía, entre otros. Se destaca el largometraje “35 y soltera”, de la argentina radicada en Nueva York Paula Schargorodsky, cuya versión en corto causó furor en Internet y llegó incluso a la web del The New York Times.

Habrá una sección dedicada a los niños (el Baficito); otra a la música en el cine; la “Panorama”, donde se proyectarán filmes reconocidos en festivales internacionales (ver “Una ganadora...”) y varias retrospectivas, como la dedicada al Cine de Weimar, la escuela que funcionó en la república alemana entre 1919 y 1933, antes de la llegada del nazismo al poder.

Una ganadora del Oscar
La historia de Edward Snowden se refleja en el premiado “Citizenfour”

El Bafici recibirá, en su sección Panorama, a “Citizenfour” (foto), el documental de Laura Poitras sobre el ex empleado de la NSA Edward Snowden (con entradas ya agotadas), quien develó la trama de megaespionaje mundial de Estados Unidos. La película obtuvo el Oscar a mejor documental en la entrega de los premios de la Academia de este año, lo que la constituye en una rareza en el festival porteño. En el mismo segmento se verán “Eisenstein en Guanajuato”, de Peter Greenaway y “El botón de nácar”, del chileno Patricio Guzmán (ambas compitieron en la última Berlinale); “Hermosa juventud”, del español Jaime Rosales; “Hill of freedom”, de Hong Sangsoo; “National Gallery”, de Frederick Wiseman, y “Nymphomaniac”, de Lars Von Trier, entre otras.

Tiempo de vampiros
Un subgénero del terror con amplia presencia en la fiesta


El cine de terror tiene en las historias de vampiros un subgénero con gran cantidad de seguidores. Al respecto, en el Bafici habrá películas sobre los chupasangre. En la competencia sobre Vanguardia y Género, estará el largometraje debut de la iraní Ana Lily Amirpour, “A girl walks home alone at night”, filmada en Estados Unidos y producida por Elijah Wood. También se verá “Casa vampiro”, de Taika Waititi y con Jemaine Clement como protagonista (una parodia de un supuesto documental); “Summer of blood”, de Onur Tukel; “Only lovers left alive”, de Jim Jarmusch, y la clásica “El ansia” (foto), filmada en la mejor etapa de Tony Scott como director (en los 80), con la doble presencia estelar del gran maestre de la androginia, David Bowie, y Catherine Deneuve.

Una mirada sobre Rocky
Las propuestas clásicas salen de la televisión y vuelven a la gran pantalla

“Rocky IV: le coup de poing american” (foto), es un filme documental que ofrece una mirada sobre la cuarta película que protagonizó Sylvester Stallone en el personaje del boxeador y su enfrentamiento con Iván Drago (Dolph Lundgren), un luchador que encarnaba a una insensible máquina de asesinar. La propuesta de Dimitri Kourtchine presenta al filme de 1985 como un anticipo propagandista de la caída de la Unión Soviética. En la sección de clásicas, llegan dos propuestas que suelen tener su espacio en los canales de televisión paga: “Rescate en el Barrio Chino”, que dirigió en 1986 John Carpenter y con Kurt Russell en el rol principal; y la brillante comedia “Hechizo del tiempo”, responsabilidad de Harold Ramis de 1992, con Bill Murray como el meteorólogo que siempre vive el mismo día.

Comentarios