El dinero del fútbol es para pocos

Los clubes y ligas del interior se ven perjudicadas por la distribución de los fondos de los derechos televisivos

28 Mar 2015 Por Gustavo Rodríguez
Han pasado casi seis años de la creación del programa Fútbol Para Todos y la igualdad que se buscaba para los clubes está lejos de ser alcanzada. Es más, pese al aumento de casi el 40 % que decidió otorgar el Gobierno a la AFA por derechos televisivos generó aún más desigualdad. Y esa diferencia movilizó a los dirigentes del interior que se sienten desprotegidos ante este panorama.

La desigualdad, que en muchos casos es obscena, en vez de unir, divide. Días atrás se filtró el borrador de lo que será la nueva distribución de los fondos que paga el Gobierno. Los datos que se publicaron en la página “Ascenso del Interior” desnudaron una dura realidad. La AFA, como lo hace desde que nació, prioriza a los clubes directamente afiliados en desmedro de los del interior.

Ejemplo 1: San Martín, Concepción FC y San Jorge, que juegan en el Federal A, perciben $ 100.000 mensuales. Los equipos de la Primera B que también es de la tercera categoría del fútbol argentino, cobra $ 300.000 mensuales, es decir, tres veces más. ¿Almagro o Acasuso son más importantes que el “santo”? Ejemplo 2: Amalia, Atlético Concepción, Bella Vista, Deportivo Aguilares y Lastenia, que juegan el Federal B, no reciben ni una moneda, pero sus hermanos de Primera C, cobran $ 60.000. Ejemplo 3: tampoco hay ni un centavo para los del Federal C, pero los de Primera D, reciben $ 25.000 cada 30 días.

Atlético, que juega en la B Nacional, es en teoría el club tucumano menos perjudicado. Recibe $ 600.000, un 40% menos que los 10 clubes que ascendieron a Primera. Sin embargo, equipos como Belgrano, Olimpo, Arsenal, Godoy Cruz, Rafaela, Defensa y Justicia, Quilmes y Tigre reciben $ 2,9 millones mensuales, casi cinco veces más. Otra vez la misma pregunta: ¿cualquiera de esos clubes son más que el “decano”? Sí, es cierto, son de Primera, pero eso no justifica la desigualdad. “La plata entra por ellos, no por las otras categorías”, responde un directivo de la AFA con los tapones de punta.

En el máximo nivel del fútbol argentino Boca y River se llevan la mayor cantidad de los ingresos que genera Fútbol Para Todos. Al año, cada uno se lleva $ 62,4 millones. Los de segunda línea (Racing, Independiente, San Lorenzo y Vélez) $ 46,8, los de tercera (Central, Newell’s, Lanús, Tigre, Banfield, Belgrano, Godoy Cruz, Defensa, Quilmes, Gimnasia (La Plata), Estudiantes, Olimpo y Rafaela) $ 34, 8 y los de la cuarta (integrado por los 10 equipos que ascendieron) $ 12.

Argentina siempre está contra la corriente. Este panorama se presenta cuando en el mundo entero hay una discusión generaliza por la equidad de en el reparto de los fondos por derechos televisivos. Es más, en España se intervino para que los clubes de las dos principales categorías no pararan el fútbol al considerar exagerado el monto que se les paga a Real Madrid y a Barcelona.

Esos números realmente son indecentes si se tiene en cuenta lo que cobran los del interior. Y no sólo los clubes. Las Ligas, que supuestamente son las formadoras de jugadores para todas las categorías, perciben entre $ 3.000 y $ 19.000 según la cantidad de equipos que tengan en las competencias nacionales. Eso sí, no son acumulativas.

Cómo sigue

“La única alternativa que existe es que todos los clubes del interior se terminen uniendo para reclamar que el reparto de los fondos sea más justo”, asegura Darío Zamoratte, presidente de la Liga Tucumana de Fútbol. “No hay dudas de que este no es un sistema justo para todos, sin contar cómo es la forma de pago”, agrega.

Esas palabras sirven para explicar que los clubes no reciben todo el dinero. De esa cifra la AFA y el Consejo Federal les va descontando los gastos por viajes -en el caso de Atlético-, trámites administrativos y gastos de funcionamiento. Aunque no es el caso de los tucumanos, muchas entidades piden adelantos para saldar las deudas que tienen, por lo que muchas veces terminan hipotecando su futuro.

Oscar Mirkin, presidente de San Martín, fue uno de los directivos que se presentó en Buenos Aires para solicitar que se le entregue más dinero. Consiguió el objetivo de que le incrementarán de $ 22.000 a $ 100.000. “Lo hicimos porque creemos que la redistribución siempre fue injusta para los clubes del interior”, explica Claudio De Camilo que invita a los directivos del interior a ocupar espacios y debatir diferentes temas. “Si no lo hacemos, a las decisiones las toman en AFA y en el Consejo Federal personas de Buenos Aires, y siempre a su favor”, explicó el vice “santo”.

“La verdad es que esperábamos recibir dinero del Fútbol Para Todos. Pero otra vez nos dijeron que no. Queremos estar en las mismas condiciones que los clubes de la Primera C, que reciben $ 60.000 al mes. Aclaro que este no sólo es un tema que debe interesar a los directivos tucumanos, sino a los de toda la región. Tenemos que trabajar para cumplir con ese objetivo”, asegura Javier Arias, presidente de Deportivo Aguilares.

“Ahora vamos por más”, asegura De Camilo. “La idea es hacer una presentación para que San Martín y los otros equipos del Federal A sean homologados como clubes de la tercera categoría del país. Pretendemos gozar de los mismos beneficios impositivos que la Primera B”, anuncia en una charla con LG Deportiva.

La otra cara

Desde Buenos Aires aseguran que el Federal A y el B no cuenta con los mismos recursos por la cantidad de equipos que participan. “El haber aumentado el número de participantes tuvo su costo. En este caso tiene que ver con la cantidad de dinero que se distribuye”, explica el vocero desde la Capital.

Y en algo tienen razón. Ascender, en lo que se refiere a derechos televisivos, es una especie de castigo. En Primera el equipo que debuta en el torneo cobra cinco veces menos que el que más dinero recibe en la B Nacional (al más de un 30 % menos). En el Federal A, en principio, los nuevos clubes podrían recibir un descuento. “Por todas estas razones este puede ser un buen momento para sentarnos y debatir qué hacer con torneos deficitarios como el Federal B”, comenta Zamoratte. No hay dudas de que llegó la hora de debatir.

Comentarios