Andreas Lubitz ocultó un certificado que le impedía volar el día que estrelló el avión de Germanwings - LA GACETA Tucumán

Andreas Lubitz ocultó un certificado que le impedía volar el día que estrelló el avión de Germanwings

El diario alemán "Bild" asegura que el copiloto padeció de un grave episodio depresivo, antes de terminar con su formación.

27 Mar 2015
3

REUTERS

BERLIN, Alemania.- El copiloto de Germanwings que según la fiscalía francesa estrelló el martes de forma voluntaria el Airbus A320 contra los Alpes y mató a 150 personas, entre ellas tres argentinos, estuvo seis meses bajo tratamiento psiquiátrico antes de completar su formación, afirmó hoy el diario alemán "Bild". Además, se confirmó que tenía un certificado médico de baja por enfermedad psiquiátrica que había roto y ocultado a la empresa, vigente para el día del siniestro.

De acuerdo con ese medio, que cita "círculos de Lufthansa", las razones por las que Andreas Lubitz, de 27 años, interrumpió su formación en 2009 se debieron a una grave depresión. La edición digital del semanario "Der Spiegel" afirmó, además, que en los registros realizados ayer durante horas en las dos viviendas del copiloto -la de sus padres y la propia, en Düsseldorf- se incautaron informes que respaldan la tesis de los trastornos psíquicos.

El "grave episodio depresivo" al que se refiere el "Bild" quedó constatado, según la publicación, en el acta sobre el copiloto del departamento de tráfico aéreo alemán bajo el código "SIC", que se refiere a la necesidad de que el afectado se someta a "revisiones médicas regulares.

La interrupción prolongada del copiloto durante su formación fue reconocida ayer por el presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, aunque no ahondó en la información. Esto desató rápidamente las especulaciones en distintos medios, apuntando a una depresión o "burnout", el síndrome del 'quemado' por estrés laboral.

Los investigadores de la caída del Airbus A230 de la empresa Germanwings creen que el copiloto rechazó abrir la puerta de la cabina al comandante y accionó el descenso del avión "con voluntad de destruirlo" por razones que se desconocen.

Así lo informó ayer el fiscal de Marsella encargado del caso, Brice Robin, que, basado en el audio de caja negra que se recuperó, comentó que el copiloto aprovechó que el comandante deja la cabina -presumiblemente para ir a hacer sus necesidades- para encerrarse allí y tomar el mando.
Pese a esto aseguró que "en este momento, nada permite decir que se trata de un atentado terrorista", comentó el funcionario judicial.


El avión de Germanwinds, que se dirigía de Barcelona (España) a Düsseldorf (Alemania) se estrelló el martes lo que provocó la muerte de 150 personas, entre ellos tres argentinos: Juan Armando Pomo, Gabriela Maumus y Sebastián Grecco.

Los trabajos para recuperar elementos del fuselaje que puedan ayudar a la investigación se retomaron hoy en cercanías de la localidad francesa de Seyne-les-Alpes, entre ellos la segunda caja negra que todavía no fue hallada, consignó la agencia Reuters.
Comentarios