Cartas de lectores

14 Mar 2015

Mujica y Avellaneda

No está en mi ánimo ofender, pero quiero referirme a la carta del 1/3 que habla del ex presidente uruguayo José Mujica. El lector, entre signos de admiración pregunta: “¿Qué gobernante como él podría posar esta noche la cabeza sobre su almohada con la digna satisfacción de haber servido a su patria...?” y quiero responderle que en nuestro país también hubo presidentes que la noche que dejaron el poder también durmieron “la digna satisfacción de haber servido a su patria “. Retrocediendo varías décadas, el doctor Nicolás Avellaneda, uno de los mejores presidentes que tuvo el país, era tucumano y no pertenecía a banda guerrillera alguna. No tenía la seducción de un caudillo, tampoco debía su prestigio al brillo de las armas, pues no sabía usarlas. Cuando al final de su mandato le preguntaron qué opinaba de la alta función que dejaba, contestó: “no hablaré, que a mi gestión la juzgue el pueblo”. Depositó sobre los brazos de su amada esposa la banda presidencial diciendo: “La defendí con honor”, con el honor y la humildad de los grandes hombres que no necesitan vanagloriarse de ello. Además, repito, sin intención de ofender, ni polemizar, deben acompañar al presidente de una nación la presencia física, el aseo personal, sobre todo en actos oficiales ante su pueblo que merece, por respeto, su buena presencia. El desaliño y la falta de higiene personal no significan estar más cerca de los pobres ni identificarse con ellos; tampoco parecer más humilde. No olvidemos: “La humildad es una virtud, pobreza, una adversidad.”

Constanza M.Terán de Colombres

[email protected]


Policías heroicos

Esta nota de felicitación va dedicada a los dos agentes de la Policía que anteayer rescataron a personas de un edificio que se incendiaba y a todos los bomberos que continuamente están presentes arriesgando su integridad ante estas emergencias. La hago extensiva también a toda la maravillosa gente solidaria que está ayudando y a los que se incorporarán con sus contribuciones para nuestros hermanos que están sufriendo estas inundaciones devastadoras. ¿Quién dijo que todo está perdido...?, como dice la canción. A todos ellos, que Dios los bendiga.

Gabriel Orce

[email protected]


Radiografías

Lules, con sus zonas aledañas, tiene unos 40.000 habitantes; cuesta creer que esa numerosa población no cuente con servicio de radiografías privado, que asista a particulares y a quienes posean obras sociales. El hospital local cubre ese rubro, pero lógicamente es insuficiente para satisfacer tanta demanda. Por este medio y atento a lo que cotidianamente escucho de la gente sobre el tema, intereso a algún profesional de esa especialidad para que analice la conveniencia de instalarse en esta ciudad. Será bienvenido, por cuanto cubriría una parte fundamental de la ciencia de curar. Quizás haya problemas de bajos aranceles que liquidan las prestadoras. De ser así, son sus afiliados los que deben reclamar para que esa práctica médica sea remunerada como corresponde y aceptablemente redituable para su efector.

Ramón Humberto Acosta

San Martín 303

Lules


GUÍA TELEFÓNICA

Los señores de Telecom quizás desconocen lo que nos aqueja a los usuarios de la calle Jujuy al 900 de Tafí Viejo: después de esperar infructuosamente, la guía telefónica no nos fue entregada, a pesar de que somos usuarios de dicha empresa y abonamos en tiempo y forma. Los números de la guía que no obtuvimos, y que nos corresponden por ley, son: 461-6219; 461-5688; 461-367 y 461-8126. Esperamos que la empresa subsane este inconveniente y envíe lo más pronto posible la necesaria guía.

Rosario Agustina Canseco

Jujuy 933

Tafí Viejo


Policía en Lastenia

A fines del mes pasado, una conocida delincuente, a plena luz del día, pretendía ingresar a mi domicilio armada con piedras y un arma blanca (hace dos años la misma delincuente allanó mi casa, me robó dinero, rompió mi led, mi computadora, etcétera). Llamé a la comisaría de Lastenia (15 llamados); al famoso 911, a la Unidad Regional Este, a la Dirección de Investigaciones, y en todos los casos me contestaban que no tenían moviles. No sé si me tomaban el pelo, pero me decían que el único móvil tenía las gomas desinfladas y que había una sola moto que en esos momentos estaba prestando servicio en Famaillá. El 10/3 otros delincuentes ingresaron a la casa de mi suegra y robaron unas cuantas cosas valiosas que se encontraban en una habitación que sirve de depósito. Observamos que prepararon algunas cosas para volver a robar. Se llamó a la Policía y no había moviles. Ayer los ladrones se llevaron lo que habían preparado, a pesar de que como pudimos habíamos asegurado la casa. Rompieron ventanas, se tomaron el trabajo de volver a preparar más cosas para sustraer, recorrieron el patio, entraron a un baño, sacaron desde los champúes hasta la pasta dental. ¿La Policía? No tiene móviles. Al Gobernador le digo que mande móviles para Lastenia, que tiene más de 50.000 habitantes.

Graciela Ronveaux

Balcarce 1ª cuadra

Lastenia


Policía y Justicia

El próximo 16 cumpliré un año del importante robo del que fuera objeto en mi domicilio, del que se informó en LA GACETA del 18/3/14. Durante tres meses posteriores, concurrí a la Brigada de Investigaciones, comunicándome con su jefe, ansioso por conocer el avance de la investigación, aportar averiguaciones y nuevos datos surgidos de mi propia pesquisa. Me acuciaba la lógica premura con que entendí que se debía actuar para acrecentar las posibilidades de éxito, ya que los ladrones habían seleccionado el botín –en un 90% dinero y joyas-, bienes muy fáciles de incorporar al mercado del hampa. A los pocos días, la Policía se encontró fortuitamente con un informante al que no investigó en profundidad; la justicia demoró tres meses en ordenar un allanamiento. Hasta que ello ocurrió, el sospechoso y sus cómplices habían sido beneficiados con la adjudicación de una vivienda y el traslado desde el asentamiento ubicado al oeste de la ciudad. Al comienzo, las dudas que se me presentaron fueron: 1) ¿Por qué no nos tomaron huellas a los moradores, sólo para comparar? 2) ¿Por qué, tratándose el sospechoso de un “viejo conocido”, no se recurrió a hacer la comparación con el programa Sibios (huellas dactilares)? 3) ¿Por qué no se interrogó a los testigos? 4) ¿Por qué el oficial supuestamente a cargo no aportó elementos relevantes? 5) ¿Por qué la fiscalía V hizo tan poco? “Para que los malos ganen, hace falta que los buenos no hagan nada”. ¿Me equivoqué al no escuchar os consejos de la calle? ¿Un incentivo era fundamental? Los resultados de la inacción, incapacidad y hasta el engaño, son el complemento ideal de la delincuencia. En mi caso, en casi un año, resultado final: cero..

Roberto A. Ahmad

[email protected]


Falta compromiso ambiental

Las tormentas acaecidas en Tucumán y sus consecuencias ambientales, sociales y patrimoniales deben ser el generador de nuestra exigencia a los candidatos a gobernantes municipales y provinciales en Tucumán: deberán presentarnos un programa de sustentabilidad ambiental que incluya un plan de cumplimiento de la ley de Bosques.

Leonor Montovio

[email protected]


Lo que cuesta no prevenir

Las principales causas son las faltas de obras de envergadura como el dique Potrero de las Tablas, proyectado hace varios años, y el mantenimiento de ríos y canales de desagüe -incluso construyendo nuevos- antes de llegar a las poblaciones; la segunda causa es la desforestación descontrolada de los bosques del pedemonte para la agricultura y construir countries; y la tercera, el cambio climático. Además hay que agregar la destrucción de defensas por gente inconsciente para comercializarlas. Todo esto es consecuencia de la falta de control a los organismos del Gobierno, como la Secretaría de Obras Públicas o la Dirección de Bosques. Incluso las municipalidades son responsables y deben dar explicaciones a la sociedad del cumplimiento de sus deberes de funcionarios públicos y cómo gastaron tanto dinero del Estado. En 2005, después de una gran inundación se anunció el plan Prelluvia, al que se asignaron millones de pesos y sin embargo se repitieron estos anegamientos durante seis años más; y ahora en 2015 con lluvias más intensas se desató el desastre. Tuvieron 10 años para realizar estas obras y dieron prioridad a otras de menor importancia como el nuevo edificio de la Legislatura y los túneles del ferrocarril, que no se sabe cuánto costarán. Dejaron de lado una obra de suma necesidad como la construcción de una nueva cárcel porque la actual está colmada en su capacidad y no da seguridad. Respecto a las poblaciones inundadas con gran cantidad de evacuados, los más afectados son los que menos tienen, los que siempre sufren. Tucumán ocupa el cuarto lugar de pobreza en el país, a pesar de que reciben del gobierno un plan de ayuda con el que subsisten. Ahora aparecen los politicos abrazando y besando a los damnificados, prometiendo que la Nación enviará los millones suficientes para reparar los daños ocasionados por el temporal. Pobre Argentina, todo le cuesta el doble por algunos funcionarios que no saben lo que es prevención.

Francisco Sánchez

[email protected]


El hombre, lobo del hombre

El ser humano se autodestruye. En su afán desmedido de lucro, atenta contra la naturaleza, por acción u omisión. La ampliación de la frontera agropecuaria y la urbanización descontrolada está acabando con los bosques nativos, regulador hídrico que evita la acción destructiva de los torrentes que descienden de los cerros. En este ciclo excepcional de lluvias intensas, vuestro diario ha destacado permanentemente esta situación. No en vano el Papa Francisco eligió la ecología y el cuidado de la creación para su primera encíclica que se conocerá este año. Desde su asunción puso de manifiesto su preocupación por el futuro de la humanidad que exige compromiso y respeto en la preservación del medio ambiente, advirtiendo sabiamente que: “Dios perdona siempre, los hombres a veces, la naturaleza, nunca”. Esta combinación letal de irresponsabilidad empresaria y tibieza de los organismos de control, son los responsables directos de los desastres que hoy asuelan nuestra provincia. Hasta el agudo “humor” de Calliera se ocupó del tema con su sentencia: “El que tala bosques cosechará inundaciones”. Por último, una perlita de Eduardo Galeano: “Los bosques nativos abren paso a los bosques artificiales. El orden, orden militar, orden industrial, triunfa sobre el caos natural. Parecen soldados en fila los pinos y los eucaliptos de exportación que marchan rumbo al mercado internacional. Fast food, fast wood: los bosques artificiales crecen en un ratito y se venden en un santiamén…(…)…estos criaderos de madera resecan la tierra y arruinan los suelos. En ellos no cantan los pájaros. La gente los llama los bosques del silencio. Señores empresarios, funcionarios del Estado: cumplan y hagan cumplir la ley 8.304/10 y su Decreto Reglamentario 1.550/13 de protección del bosque nativo.

Luis Evaristo Saez

[email protected]


Ayudar y rezar

“Lo que ya no uses, no es tuyo, es de aquel que lo necesita”, dijo una persona que practicó la solidaridad y la ayuda al prójimo y las convirti{o en una forma de vida. Gracias a Dios el pueblo tucumano ha mostrado sensibilidad y acci{on ante el desastre y no ha dudado en desocupar placares y alacenas y llevar ayuda para aliviar a los hermanos del sur de la provincia devastados por las inundaciones que les llevaron el trabajo de años. ¿El fin del mundo tendrá forma de diluvio universal? ¿Será que es tiempo de rezar, acordarse de que Dios existe y es el rey de la naturaleza? Por las dudas, con una mano no nos soltemos de la suya y con la otra ayudemos al que está en desgracia.

Francisco Amable Díaz

Pedro G. Sal 1.180

Barrio 20 de Junio

San Miguel de Tucumán


¿DE QUÉ SIRVE EL MALHUMOR?

No entiendo qué quiere decir nuestra Presidenta acerca del malhumor de su hijo Máximo cuando sufre cortes de luz en su residencia a principios de enero de 2015, cuando Buenos Aires se vio afectada por prolongados cortes de electricidad. Nosotros los tucumanos estamos padeciendo terribles inundaciones: gran cantidad de pueblos aislados, rutas intransitables, puentes arrastrados por las tormentas, canales que desbordan sembrando pánico. Diariamente despertamos mirando al cielo y rogando a Dios que no llueva. Lo sucedido no sólo es producto de ciclos climáticos, de la tala indiscriminada; también está la falta de mantenimiento y de obras para evitar tanto desastre y dolor al pueblo tucumanos. Mis nietos del Boulevard 9 de Julio y Alfredo Guzmán vivieron en carne propia, la fatídica noche del pasado 6 de marzo y puedo asegurara que lo recordarán siempre como un hecho doloroso que nunca debió haber sucedido de haber habido una planificación adecuada. Tenían 60 centímetros de agua dentro de la casa. ¿De qué les serviría el “malhumor”? Urgen soluciones efectivas.

María Eugenia Posse de Pidutti

Mendoza 1.161

San Miguel de Tucumán

Comentarios