Tucumán desaparecede la agenda

El Turismo Deportivo es una utopía en la provincia

28 Feb 2015 Por Gustavo Rodríguez
1

EJEMPLO. El trasmontaña es una de las pocas pruebas con sello tucumano. la gaceta / foto de antonio ferroni (archivo)

“A Tucumán ya no viene nadie”, se lamenta Alfredo Cozzitorti, uno de los dirigentes tucumanos que reniega hasta el cansancio por la falta de infraestructura. “Somos una aldea comparada con otras provincias”, agrega. Y “Pichi”, como es conocido en el ambiente deportivo, no se equivoca. Estas tierras quedaron fuera de la agenda de espectáculos regionales, nacionales e internacionales por lo que el llamado Turismo Deportivo casi no existe.

Santiago del Estero, Salta, Catamarca, Córdoba, San Luis, San Juan, Mendoza y Chaco, por sólo citar algunas provincias, saben muy bien de qué se trata ese fenómeno. Entendieron que con infraestructura (llámese estadios abiertos y cerrados o autódromos) pueden convocar a miles de personas, y por ende, generar millones de pesos en ingresos, instalar sus atractivos a nivel nacional e internacional y fomentar el desarrollo de algunas actividades.

Las autoridades tucumanas se enorgullecen cuando hablan de las pruebas que tienen el sello tucumano. Ellas son las carreras de mountain bike (especialmente el Trasmontaña), el parapentismo (tiene a Loma Bola como epicentro), alguna prueba del Rally Nacional (que no es una fija de todos los años), el paso del Rally Dakar y pare de contar.

Todas estas competencias tienen un denominador común: se desarrollan en espacios naturales aprovechando las características geográficas. No cuenta al estadio de hockey que, después del bombazo que significó haber sido escenario de la Champion Trophy en 2013, ese gigante prácticamente no fue utilizado más y hasta hubo una larga disputa porque Natación y Gimnasia cobraba alquiler a los seleccionados tucumanos de la categoría para entrenar. Es más, las finales del campeonato femenino, que más gente moviliza, se disputaron en Tucumán Rugby, que no cuenta con tantas comodidades.

Puros lamentos

Federico Lanati, empresario del sector turístico y dirigente empresarial de años, utiliza como símbolo el pozo que quedó en La Hoya para hablar del tema. “Esa obra que quedó inconclusa hace casi 40 años debería ser considerada como un monumento a la inoperancia de nuestros dirigentes que no supieron crear una infraestructura acorde para recibir espectáculos deportivos. Hemos involucionado y hace tiempo dejamos de ser plaza principal de espectáculos deportivos a nivel regional”, explica.

Lanati también se lamenta por las oportunidades desperdiciadas. “(Horacio) Muratore, en el basquet y (Luis) Castillo, en el rugby, ocuparon y ocupan lugares importantísimos, pero no pudieron hacer nada para ayudar a su provincia. Desde hace 30 años que sufrimos este problema y no se hizo nada para solucionarlo”, agrega.

Fernando Martoni, presidente de la Unión de Rugby de Tucumán, no sólo se pone la camiseta de su deporte, sino que habla a nivel general. “En los últimos cinco años hubo un crecimiento importante en capacidad y calidad hotelera, pero no estuvo acompañado por infraestructura. La provincia se pierde mucho por no tener infraestructura. Evidentemente el Gobierno tiene otras prioridades y no está dispuesto a hacer una inversión importante, pese a que generará grandes importantes en el futuro”, comenta.

Puras dudas

La Secretaría de Deportes, a lo largo de la gestión de José Banegas -quien no respondió a los llamados de LG Deportiva-, apostó al aspecto social. Esta estrategia consiste en entregar camisetas y pelotas, fomentar la práctica de algunas disciplinas y apoyar a algunas figuras y sus deportes. En otras palabras, fue como hacer cordón cuneta y no pavimentar las calles.

“No hay una decisión política para cambiar las cosas. Y eso es lo que falta. Sí hubo para hacer el estadio de Hockey. Se lo hizo rápido, aunque ahora no se sepa bien cuál es su utilidad”, analiza Cozzitorti.

Los tucumanos se ilusionaron con la llegada de Bernardo Racedo Aragón, el especialista que logró el milagro turístico salteño. Bajo su gestión, en la “Linda” se construyó el estadio mundialista “Padre Fray Martearena”, se dejó como nuevo al autódromo “Martín Miguel de Güemes” -hoy paralizado por una pelea entre los dirigentes- y apoyó todas las medidas para fomentar la pesca; hoy Salta tiene prestigio internacional. Pero en esta provincia nada de eso se hizo.

“Las condiciones no estaban dadas en su momento, pero ahora será un tema de agenda obligada en el futuro”, aclara el funcionario en una charla con LG Deportiva. (ver en página 6 la entrevista completa)

“A veces podés traer o sumar al mejor hombre en el área que tenga muchísimos proyectos, pero si no cuenta con el apoyo político no sirve de nada”, opina Martoni.

Lanati reconoce que hubo cambios, pero insiste que con eso no alcanza. “Tengo la esperanza que la provincia tenga un posicionamiento importante. Reconozco que los dirigentes no fuimos lo suficientemente convincentes con las autoridades que no escuchan los reclamos y no tienen la visión de los grandes estadistas de hacer obras que quedan para siempre. Aunque quede poco, me gustaría que para el Bicentenario tengamos la infraestructura que tanto necesitamos”, concluye.

Comentarios